Soplan vientos de fusión para las grandes aceituneras españolas

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Las conversaciones, animadas por las ayudas públicas que ha comprometido el Gobierno español para potenciar las concentraciones entre cooperativas de más de una comunidad autónoma, avanzan a buen ritmo.

lineaapoyos

AceitunaSoplan vientos de fusión para las grandes aceituneras, unas conversaciones animadas por las ayudas públicas que ha comprometido el Gobierno para potenciar las concentraciones entre cooperativas de más de una comunidad autónoma, que “avanzan” a buen ritmo, al menos en algunos casos.

La Ley 13/2013 de 2 de agosto de fomento de la integración de cooperativas y de otras entidades asociativas de carácter agroalimentario, recoge la nueva figura de la Entidad Asociativa Prioritaria (EAP) —ámbito supraautonómico—, que tendrán fondos europeos al desarrollo rural para concentrar la atomizada oferta.

Los acuerdos entre Acenorca y Agrosevilla tendentes a obtener la calificación de EAP “se están avanzando”, explican fuentes conocedoras de los contactos bilaterales, unas conversaciones en las que han participado otras cooperativas sevillanas que, de gestarse, aportarían olivas de las variedades manzanilla y gordal al grupo. Estas últimas, complementarían la oferta de Agrosevilla, que cuenta actualmente con una potente oferta de aceituna “hojiblanca”.

Todo apunta a que, entre todas, superarían los 150 millones de euros, el umbral de facturación mínimo que exige el Magrama para reconocer a una EAP en el sector de la aceituna de mesa.

En un principio, participaba en este proyecto para tejer alianzas la también sevillana Oleoestepa, según las fuentes, en la confianza de que el Magrama aceptaría fusiones supra-autonómicas para el “olivar” en genérico (aceite + aceituna), con unas exigencias de facturación mínima más asequibles para la entidad resultante.

Finalmente el Gobierno ha regulado ambos sectores por separado y, para autorizar una EAP, obligará a una facturación de 150 millones para las cooperativas de aceituna fusionadas, 500 millones si son de aceite o 750 millones de euros para lograr un reconocimiento genérico (por la suma de diferentes productos comercializados).

Unas condiciones que habrían hecho que las intenciones de Oleoestepa —más centrada en el aceite de oliva, ya que buena parte de sus agricultores que obtienen también aceitunas de mesa son socios a su vez de Agrosevilla, a la que entregan sus olivas para la comercialización— se enfríen y que estén ahora “paradas”.

En este contexto, la unión Acenorca-Agrosevilla, ¿sería una fusión propiamente dicha o más bien una alianza comercial?

“Lo lógico es que haya un noviazgo previo para empezar”, aunque “está todo por decidir” y, así, serían las asambleas y consejos rectores de ambas cooperativas las que deberían tomar, en su caso, estas decisiones, apuntan fuentes consultadas por Efeagro.

Agrosevilla, que integra a 10 cooperativas, 3.500 agricultores y una producción anual de más de 65.000 toneladas, es el primer productor, envasador y exportador de aceituna del mundo, que coloca en más de 75 países de todo el mundo.

Acenorca exporta la mayor parte de su producción de aceituna a Rusia, Estados Unidos y varios países sudamericanos, mientras que sólo el 10% se destina al mercado nacional.

Manzanilla Olive también tiene mucho que decir en este baile: adhiere a 9 cooperativas de Carmona, Puebla de Cazalla, Arahal, Mairena del Alcor, Fuentes, La Campana, Pruna y Paradas, con 65.000 olivareros sevillanos, y una producción de 30 millones de kilos.

Preguntada si estaría interesada en unirse a otras cooperativas de aceituna de mesa de Sevilla y Extremadura para crear una EAP —el Ministerio les dará prioridad en las ayudas públicas para concentrar la oferta y hacerlas más fuertes—, fuentes de la firma dicen que “siempre estamos abiertos a escuchar y hablar” con otros operadores.

En concreto, sobre una eventual participación de Manzanilla Olive en una fusión con Acenorca y Agrosevilla, las fuentes comentan que “ya hemos tenido algún que otro contacto” en este sentido y “no han llegado a buen puerto”, por el momento: “no hay nada concreto”.

En todo caso, reconocen que “el futuro va por ahí” y que se necesita mayor volumen para ser competitivos, abordar los mercados de forma global y defender mejores precios en la negociación.

“Muchas veces son las personas que están al frente (de estas empresas) las que no hacen posible” los acuerdos, si bien, “siempre estamos dispuestos a escuchar y hablar”, pero desde una visión global y si son beneficiosos para todos y no sólo para una parte.

Mientras, Dcoop (Antequera, Málaga) —con una producción estimada para este año de 60 millones de kilos de aceituna hojiblanca, 22 cooperativas aceituneras socias, y una facturación de 85,5 millones de euros en este segmento— proyecta, tras integrar la sevillana Aceinaza, una nueva alianza estratégica con Jorge Gutiérrez.

Dcoop y la salmantina han colaborado en los últimos 20 años, pero ahora quieren dar un paso más mediante un acuerdo inminente.

Esta alianza, según las fuentes, no será una fusión propiamente dicha, pero permitirá aprovechar sinergias, ampliar variedades de comercialización y mercados y, entre otros aspectos, recogerá la explotación al 50% de las instalaciones de Aceinaza (Dos Hermanas).