Las tormentas de pedrisco dañan 30.500 hectáreas aseguradas

Laiguant Prime
AGROPONIENTE MINDFUL
ENTRADAS FRUIT ATTRACTION
ETYGRAF WEB
ECOLOGIZATE CAECV

Álava (7.643 hectáreas) y Zaragoza (5.394 hectáreas) concentran la mayor parte de los daños, que también se extienden por La Rioja, Navarra, Burgos, Soria y Teruel

Esta situación es cada vez más habitual: tormentas extremadamente violentas, que descargan en zonas cada vez más amplias y sobre explotaciones de cultivos muy diferentes, provocando daños e indemnizaciones elevadas. / AGROSEGURO

Valencia Fruits. Redacción.

Las fuertes tormentas de pedrisco y lluvia registradas en el valle del Ebro el pasado jueves y viernes dejan siniestros en 30.059 hectáreas aseguradas, según los partes de siniestro recibidos por Agroseguro hasta el lunes 10 de julio, a las 10 de la mañana. Esta cifra es provisional, ya que los productores asegurados continuarán emitiendo partes de siniestro durante los próximos días, una vez el agua y el barro les permitan acceder a sus parcelas. Los daños se extienden por 7 provincias de 5 comunidades autónomas diferentes.

La provincia con mayor superficie siniestrada ha sido Álava, con 8.422 parcelas y 7.643 hectáreas. Los daños se concentran en las comarcas de Vitoria y la Llanada Alavesa, aunque el pedrisco también descargó con fuerza en municipios como Valdegovía, Añana, Kuartango o a los pies del Parque Natural de Izki, en Arraia-Maeztu o Apellániz-Apilaiz. La mayor parte de los siniestros corresponden a cereal de invierno (trigo, avena, cebada, centeno), aún sin cosechar debido a su carácter tardío. Además, la fuerza de las tormentas ha causado daños en colza, girasol, legumbres, patata, remolacha, maíz forrajero o uva de vino, con especial foco en explotaciones vitivinícolas de Labastida, en La Rioja Alavesa.

A continuación, en Zaragoza, los partes de siniestro ya superan las 5.900 parcelas siniestradas, que suman 5.520 hectáreas. El pedrisco descargó con fuerza en toda la zona occidental de la provincia, con daños que se reparten entre explotaciones de cereal de las Cinco Villas, Borja, Calatayud, La Almunia y la comarca de Zaragoza. Además, también se han registrado siniestros en viñedos situados en Fuendejalón, Tabuenca, Miedes de Aragón, Paniza o Cariñena y en la zona productora de cereza situada al sur del municipio de Codos.

El cultivo con mayores daños es el cereal de invierno, que, debido a su carácter tardío en las zonas afectadas, se encontraba aún sin cosechar, aunque se han registrado daños en otra veintena de producciones

En La Rioja se ha sufrido el impacto de dos tormentas consecutivas, el jueves y el viernes, con 6.843 parcelas y 5.350 hectáreas siniestradas. Los daños se concentran en explotaciones de cereal y viña del norte de la comarca de Rioja Alta, en los viñedos situados en la zona productora situada entre Navarrete, Fuenmayor y Entrena (Rioja Media), así como en explotaciones de pera de Rincón de Soto y viñedos de Ausejo, en la comarca de Rioja Baja.

La fuerza del pedrisco también ha dejado daños en 2.793 parcelas y 4.533 hectáreas aseguradas en Navarra (principalmente cereal de invierno). Las zonas más afectadas se sitúan en la franja situada entre Lezáun y Mendavia (Valle de Yerri, Estella, Arróniz), así como en municipios situados al este de Pamplona, como Unciti o Monreal. Además, también existe un tercer foco de daños en explotaciones de maíz de Milagro, en La Ribera.

Por último, las tormentas también han dejado siniestros en 2.945 hectáreas aseguradas de Burgos (principalmente cereal de invierno y girasol de La Bureba), 2.670 hectáreas de cereal de Soria (explotaciones que se encontraban en plena evaluación de daños por sequía en las comarcas de Campo de Gómara y Moncayo) y 2.006 hectáreas de Teruel, con daños en cereal de invierno y almendro en las comarcas de Bajo Martín y Bajo Aragón, así como en explotaciones de melocotón de Calanda, Alcañiz o Puig Moreno.

Esta situación es cada vez más habitual: tormentas extremadamente violentas, que descargan en zonas cada vez más amplias y sobre explotaciones de cultivos muy diferentes, provocando daños e indemnizaciones elevadas.