Ximo Puig y el sector citrícola exigirán en Bruselas reciprocidad

DECCO MIX
Lainco Laiguant
Bioibérica CT

Una delegación de la Comunitat Valenciana se reunirá con Sandra Gallina para abordar la aplicación del ‘Cold Treatment’ a las importaciones de cítricos desde Sudáfrica a la UE

Ximo Puig viaja a Bruselas para reclamar un trato justo para los cítricos de la Comunitat Valenciana. / Raquel Fuertes

Raquel Fuertes / Óscar Orzanco.

Una delegación de la Comunitat Valenciana, encabezada por el president de la Generalitat, Ximo Puig, se reunirá mañana en Bruselas con Sandra Gallina, la directora general de Salud y Seguridad Alimentaria de la de la DG SANTE de la Comisión Europea, para exigir reciprocidad y un trato justo para los cítricos valencianos.

En la agenda del encuentro, y como tema prioritario, se abordará la aplicación del ‘Cold Treatment’ a las importaciones de cítricos procedentes Sudáfrica a la Unión Europea. A la reunión asistirán Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana; Mireia Mollà, consellera de Agricultura de la Generalitat Valenciana; Raúl Fuentes, Embajador Representante Permanente Adjunto de España ante la UE; Cristóbal Aguado, presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja); Carles Peris, secretario general de La Unió de Llauradors; Inmaculada Sanfeliu, presidenta de Intercitrus y del Comité de Gestión de Cítricos; José Vicente Andreu, presidente de Asaja Alicante; Ricardo Bayo, presidente de UPA; Cirilo Arnandis, presidente de Cooperativas Agroalimentarias; e Inmaculada Rodríguez-Piñero, eurodiputada del PSPV-PSOE y miembro de la Comisión de Comercio Internacional. Por parte de la Comisión Europea estarán presentes Sandra Gallina, la directora general de Salud y Seguridad Alimentaria de la de la DG SANTE de la CE y dos miembros de su equipo.

Un encuentro que se produce cuando este mismo jueves comienza a revisarse en Bruselas el Acuerdo de Asociación entre la UE y el África Meridional (Sudáfrica).

Respecto a los objetivos de la reunión con la delegación de la Comunitat Valenciana, Joan Calabuig, secretario autonómico de Relaciones con la UE, ha señalado que “la visita del president de la Generalitat, Ximo Puig, a Sandra Gallina, se inscribe dentro del conjunto de gestiones que se han realizado desde la propia Generalitat y el Parlamento para apoyar al sector agrícola. Y más específicamente para defender los cítricos valencianos ante las plagas que llegan debido a las insuficiencias de control de determinados productos, y en concreto las importaciones de naranjas de Sudáfrica. Estamos creando a través del president y los eurodiputados, particularmente Inmaculada Rodríguez-Piñero, un clima positivo en el sentido de que la Comisión va avanzando a la hora de plantear esas medidas de protección. Y en esta línea, lo que se plantea en esta reunión, desde el punto de vista fitosanitario, es la protección de nuestra citricultura exigiendo lo que a nosotros nos piden en otras partes del mundo cuando exportamos, es decir, el tratamiento en frío o ‘Cold Treatment’. Que cuando estos cítricos lleguen a las fronteras europeas hayan estado en el transporte a bajas temperaturas que impidan la llegada de plagas que puedan afectar a la agricultura europea, y en particular al sector citrícola valenciano. Creemos en los mercados abiertos, y para la Comunitat Valenciana esto es muy importante, pero queremos que exista reciprocidad. Y a eso vamos a Bruselas, a exigir esa reciprocidad para que las reglas sean iguales para todos. Sabemos que contamos con los mejores productos y los de máxima calidad, y esto nos proporciona la seguridad de que estamos bien posicionados en los mercados si las condiciones para competir son iguales para todos”.

“Por esto, —concluye Joan Calabuig— el president de la Generalitat viaja a Bruselas a plantear en esta reunión a la Comisión Europea que tenga en cuenta esta exigencia que se nos pide a nosotros a la hora de exportar nuestros cítricos a otras zonas del mundo. Esta reunión culmina por parte de Ximo Puig un conjunto de gestiones que se han realizado a todos los niveles en las instituciones europeas para pedir ese tratamiento justo y equilibrado para los cítricos de la Comunitat Valenciana”.

Por su parte, la eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero destacó en el pleno del Parlamento Europeo de este lunes que “Valencia es la principal exportadora de cítricos de la UE con una facturación de más de 2.000 millones de euros y dando trabajo a 250.000 familias” y ante la relevancia del sector para la economía española destacó la importancia de llegar a un acuerdo.

Tratamiento en frío

Las plagas y enfermedades que afectan a la citricultura española se han multiplicado en los últimos años. Son muchos los factores que han llevado a esta situación, desde la prohibición de ciertos pesticidas por parte de la normativa europea hasta la falta de controles fronterizos que garanticen unas importaciones 100% libre de plagas.

Como señaló Rodriguez-Piñero, “la UE no defiende a sus productores de cítricos cuando no exige el tratamiento en frío a las importaciones de Sudáfrica para impedir la entrada de la falsa polilla. Una de las plagas que más preocupan a los citricultores”.

Por este motivo, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha reclamado al Comité Permanente de Plantas, Animales y Piensos (SCoPAFF) que en la sesión del próximo viernes apruebe, tal como recomienda la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la obligatoriedad para que los cargamentos de cítricos procedentes de Sudáfrica con destino a la Unión Europea apliquen el tratamiento en frío o ‘Cold Treatment’.

En la misma línea que la patronal citrícola Intercitrus y el Comité de Gestión de Cítricos, AVA-Asaja advierte, a partir de un estudio de la propia EFSA, que el tratamiento en frío constituye una herramienta fundamental para evitar la entrada de la Thaumatotibia leucotreta (falsa polilla) en Europa.

La Falsa polilla es una de las enfermedades más temidas por los agricultures, ya que provocaría en los cítricos unas pérdidas medias de producción del 26%, pudiendo superar en el peor de los casos el 50%. Otros cultivos que podrían verse afectados por la introducción de esta plaga de cuarentena son los frutales, especialmente las frutas de hueso con pérdidas medias que alcanzarían el 19%, superando en el peor de los casos el 44%, o el aguacate que podría llegar a sufrir una disminución de producción del 21%.

La organización agraria también recoge un informe de Joint Research Centre (JRC) de la Unión Europea que concluye que Thaumatotibia leucotreta es la tercera plaga con mayor impacto global, situada por detrás de Xylella fastidiosa y Popillia japónica, y que tendría un impacto en la agricultura europea de 1.200 millones de pérdidas de producción, 1.900 millones de pérdidas en valor de las exportaciones y la destrucción de cerca de 27.000 puestos de trabajo directos (podadores, tratamientos fitosanitarios, etc.) así como centenares de miles de puestos de trabajos indirectos en la manipulación y confección, el transporte, el almacenamiento, etc.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, asegura que “después del dictamen de la EFSA no tendría ningún sentido que el SCoPAFF no diera luz verde al tratamiento en frío. Es, sin ir más lejos, lo que nos obligan a hacer a nosotros los otros países a los que exportamos cítricos. Seguir sin obligar a Sudáfrica a realizar esta medida fitosanitaria, a pesar de las numerosas detecciones de plagas en sus envíos, debilitaría a la Unión Europea, ya que daría a entender que unos pocos países del norte de Europa anteponen el comercio a costa de la seguridad sanitaria de la agricultura de la mayoría de los países europeos, y muy especialmente los del sur”.

Aranceles para las mandarinas

Esta semana comienza a revisarse en Bruselas el Acuerdo de Asociación entre la UE y el África Meridional (Sudáfrica). Si bien la necesidad del tratamiento en frío va a ser un tema protagonista, La Unió de Llauradors, por su parte, reclamará que las mandarinas se incluyan en este mismo acuerdo y que lo hagan con un arancel de precios desde septiembre, “tras comprobarse claramente que distorsionan la salida comercial de nuestras clementinas y mandarinas tempranas en el inicio de campaña. Las naranjas sí están dentro del acuerdo, pero no así las mandarinas que habría que regular pues gozan de plena libertad tanto en cupos como en aranceles”.

Las mandarinas tienen un gran potencial de crecimiento para Sudáfrica, sobre todo las variedades actualmente con royalties elevados en la citricultura española, como la Orri, Tang Gold, Nadorcott o Leanri, así como híbridos ampliamente implantados en la citricultura valenciana como la Clemenvilla. Las previsiones a futuro, en un estudio elaborado por La Unió, indican que las mandarinas de su segunda parte de campaña podrían entrar en cantidades elevadas a los mercados europeos, lo que dificultaría todavía más las ventas de nuestra cosecha de mandarinas más tempranas y de las clementinas.

La organización agraria considera que por una cuestión de proximidad y, por lo tanto, en aras a un menor impacto ambiental, es positivo mantener y proteger nuestras producciones de variedades tempranas, y que debido a ese solapamiento con la producción de Sudáfrica y a los problemas comerciales de las últimas campañas, han visto reducida su superficie y no sería bueno concentrar una sobreoferta en otros meses si se pierde el inicio de campaña. En este sentido Carles Peris, secretario general de La Unió, insiste en que “la Unión Europea debe ser capaz de regular y ordenar de forma específica la importación de productos agrícolas, en este caso cítricos, cuando el bloque europeo no sea deficitario y así no perjudicar con sus políticas los intereses de sus productores. De ahí que pidamos este cambio en el Acuerdo con las mandarinas”.

En ese estudio de La Unió se comprueba que es en septiembre cuando Sudáfrica aumenta los envíos de pequeños cítricos a los mercados europeos, con una media de 18.000 toneladas en ese mes durante las últimas campañas, subiendo a unas 25.000 t las dos últimas, y en un global de unas 64.000 t a lo largo de toda su campaña de exportación, con una media de unas 78.000 toneladas durante las dos últimas. En septiembre, justo cuando coincide con el inicio de nuestra campaña de comercialización, se produce casi el 27% de las importaciones de pequeños cítricos sudafricanos a la Unión Europea.

Las perspectivas futuras indican que Sudáfrica aumenta bastante su superficie de cultivo, con mayor intensidad y proporción en las variedades tardías o extratardías que están dirigidas fundamentalmente al mercado europeo. En los dos últimos años, su superficie de variedades de mandarina híbridas, fundamentalmente tardías, se ha incrementado en un 90%, la de limones un 78% y la de clementinas en un 57%. Los mayores incrementos se producen en el grupo de mandarinas híbridas tardías o extratardías como la Nadorcott, Tang Gold, Leanri o la Orri que en dos años han duplicado su extensión. De hecho, entre los diez plantones más vendidos en Sudáfrica en los últimos años, ocho corresponden a variedades tardías o extratardías y ese aumento coincide con la firma del Acuerdo con la UE en 2016 y con la ampliación de fechas de entrada.

Extrapolando los datos a los próximos 3 o 5 años, Sudáfrica tendrá un potencial exportador de más de 800.000 t de mandarinas fundamentalmente tardías, lo que supondrá duplicar el actual volumen de exportación que está sobre las 342.000 t. En limones el potencial exportador, debido fundamentalmente también a que más del 80% de las plantaciones tienen menos de ocho años, será del doble del actual. Suficientes argumentos para que la Comisión Europea defienda sus producciones con la petición de La Unió de incluir las mandarinas y gravarlas con un precio de entrada desde septiembre.

Además de esta novedosa petición, el secretario general de La Unió reclamará en la reunión de este miércoles en Bruselas la obligación de establecer el tratamiento en frío a las importaciones sudafricanas, para evitar la entrada de plagas tan dañinas como la Thaumatotibia leucotreta y su expansión en la citricultura europea.

“Ya tenemos suficiente con el Cotonet importado de Sudáfrica que estamos sufriendo en la mayor parte del territorio citrícola valenciano y que causa graves pérdidas económicas a los productores y un mayor esfuerzo inversor a las diversas Administraciones para su control y prevención. Un total de 157 interceptaciones en los años de vigencia del Acuerdo son demasiadas, ¿qué más debe pasar para que la Comisión Europea reaccione?”, señala Peris.