A la caza del “single” adulto: Compra un 62% más en el súper que la media

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO / LUCÍA RUIZ SIMÓN

Uno de cada cuatro hogares en España es unipersonal, un consumidor “single” que según va ganando en madurez se hace más atractivo para la industria alimentaria

Consumo y los adultos independientes

Los “adultos independientes” son personas que buscan el cuidado de la salud a través del “consumo intensivo” de frutas y patatas frescas, y en su dieta destacan los productos integrales, con fibra, desnatados y de control del colesterol, así como la miel y el pan. / PEXEL

Esta industria es consciente de un potencial que constatan los datos oficiales: compran 400 kilos más de alimentos al año que la media.

En el último informe de consumo alimentario -con datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para 2018- se refleja que, mientras que los españoles consumen de media 629,7 kilos de alimentos en casa, los “adultos independientes” compran 1.022 kilos.

Este panel analiza y compara los hábitos de compra de unos 12.500 hogares y considera “adultos independientes” a las personas que viven solas y tienen entre 45 y 65 años; en 2008, eran un 7,8% del total.

Entre las conclusiones de este estudio, señalan que se trata de personas que buscan el cuidado de la salud a través del “consumo intensivo” de frutas y patatas frescas, y en su dieta “destacan los productos integrales, con fibra, desnatados y de control del colesterol, así como la miel y el pan”. Además, incorporan a la cesta de la compra productos cárnicos ibéricos, aceite de oliva virgen extra y espumosos con Denominación de Origen Protegida (DOP).

Se trata del perfil poblacional que más ha aumentado su consumo en el 2018, un 6,22% y es un consumo “absolutamente diferente” al de los jóvenes independientes, cuya dieta se basa más en productos preparados -pizzas, cremas- o rápidos de cocinar como pastas, arroz, salsas o conservas de pescado.

La industria ya ha visto esta palanca de crecimiento y lo ha verbalizado; el consejero delegado de Nueva Pescanova, Ignacio González, aseguraba en junio, en un congreso sobre el futuro del gran consumo, que había que “dejar de mirar tanto a los ‘milenials’ para mirar más a los ‘viejenials’, porque son más, van a ser más y tienen un mayor poder adquisitivo”.

También apelan a este público los lanzamientos y campañas publicitarias “vintage”; como uno de los gigantes de la industria alimentaria, Calidad Pascual, que lanzó una edición limitada de su primer brik -hace 50 años- con la idea de “homenajear” a todos los consumidores que han crecido junto a la marca”. O Cola-Cao, que para celebrar sus 75 años ha explicado el origen de sus “grumitos” y ha lanzado dos productos dirigidos a un público adulto.

“El consumidor maduro, el mayor de 65 años, en lo que respecta al gran consumo tiene unas necesidades especiales y hay que adaptarse a ellos”, apunta la directora de desarrollo de clientes de la consultora Nielsen, Ángeles Zabaleta. Los informes de esta consultora dibujan un consumidor que prefiere la compra de proximidad y demandan atención por parte del personal, así como formatos más dosificados.

En términos generales y sin tener en cuenta la edad, un hogar single gasta de media, según los datos de esta consultora, 1.600 euros en alimentos, y lo “curioso es solo gasta un 33% menos” que un hogar con dos personas, indica la experta. La conveniencia y el delivery van muy ligados a estos hogares, apunta Nielsen, ya que en estos clientes “la hostelería y la alimentación son barreras que para el consumidor se difuminan cada vez más”.

De hecho, el auge de los “single” también empieza a cobrar importancia en la restauración, y como confirman desde la plataforma el Eltenedor.es el crecimiento de reservas de restaurantes para un solo comensal creció un 6% en el primer semestre del año.

En casa o en el restaurante, la economía se va adaptando para cubrir las necesidades de los que eligen o les toca vivir solos pero que consumen tanto o más que el resto y no quieren renunciar a nada, especialmente, cuando empiezan a peinar canas.