El pistacho triplica su superficie en Castilla y León

FEDEMCO 2020 1
Registro suscriptores
EFEAGRO.

El pistacho se ha afianzado como el cultivo alternativo leñoso con mayor crecimiento en Castilla y León al triplicar su superficie en los últimos años en la comunidad autónoma debido a la estabilidad en las cosechas, los precios de ese fruto seco y las condiciones climatológicas que requiere

frutos secos

El pistacho es el cultivo alternativo leñoso que más ha crecido.

El pistacho se ha afianzado como el cultivo alternativo leñoso con mayor crecimiento en Castilla y León, al triplicar su superficie en los últimos años en la comunidad autónoma debido a la estabilidad en las cosechas, la demanda y los precios de ese fruto seco y las condiciones climatológicas que requiere.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jesús Julio Carnero, que el viernes visitó la cooperativa de pistacheros Naturduero de Zamora y asistió a la recogida del fruto en la parcela de uno de sus socios, ha puesto de relieve el apoyo del Gobierno regional a ese fruto seco.

La superficie de cultivo se ha multiplicado en Castilla y León tres veces y media en los tres últimos años, pasando de 450 a 1.700 hectáreas. Estos datos destacan al compararlos con los de otros cultivos como el almendro, que ha pasado de 1.300 a 2.600 hectáreas; el nogal, de 300 a 460 hectáreas; y el avellano, de 2 a 5 hectáreas.

pistacho

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha visitado esta mañana el inicio de la cosecha de pistachos en Zamora. / JCYL

Jesús Julio Carnero ha explicado que el pistacho se aviene bien a las condiciones climatológicas de la comunidad autónoma y a las consecuencias que en ellas puede tener el cambio climático, motivo por el que la Junta de Castilla y León apuesta por él.

Este crecimiento del pistacho se debe fundamentalmente a que en España se consumen unas 15.000 toneladas de este producto al año, pero solo se producen 3.000 toneladas. En la Unión Europea existe un importante déficit de producción ya que se estima necesario el cultivo de 140.000 hectáreas y tan solo hay unas 30.000, centrándose su cultivo en España e Italia.

El abastecimiento del pistacho procede de los dos principales productores mundiales: Irán y Estados Unidos. Sin embargo, las potencialidades del cultivo en España son muy altas ya que se adapta bien a las condiciones de los secanos españoles al necesitar poca agua.

El pistacho es un árbol que necesita unos siete años para entrar en producción por eso en España, de las 30.000 hectáreas existentes, tan solo la tercera parte están actualmente en producción. En Castilla y León, de las 1.700 hectáreas, solo están en producción el 20%.

En Castilla y León el cultivo se distribuye de la siguiente manera: en Ávila 110 hectáreas, Burgos 66, León 2 hectáreas, Palencia 65, Salamanca 127 hectáreas, Segovia 130, Soria 21, Valladolid 623 y Zamora 545. El 70% de la superficie se concentra en las provincias de Valladolid y Zamora.

Es un cultivo alternativo muy interesante por el importante déficit para el abastecimiento del consumo tanto en España como en la Unión Europea pero también por la alta rentabilidad del cultivo, ya que sus ingresos, una vez entrado en producción, se sitúan entre 6.000 y 8.000 euros por hectárea. Eso sin entrar en otros procesos de transformación que permitirían incluso duplicar estos ingresos.

El consumo de pistachos se centra fundamentalmente en el pistacho tostado y salado en forma de aperitivo. Ese es el formato de consumo que actualmente gasta el 99% de la producción.

Sin embargo, está emergiendo una importante demanda de consumo ecológico garantizado, que hoy no se está explotando y también de consumo culinario de alto valor no salado ni tostado. Por ese motivo es importante entrar en producción en el mercado con esta diferenciación que hoy por hoy no está explotada.

El cooperativismo

Este cultivo necesita para su desarrollo organización, por ello es necesario agruparse. El ejemplo de la cooperativa Naturduero es claramente el camino a seguir: 45 socios de Zamora, Valladolid y Salamanca agrupados para concentrar la producción de unas 300 hectáreas.

Este grupo de agricultores han comprado este año una recogedora mecanizada de pistachos que cuenta con una peladora también mecanizada. El objetivo es cerrar el ciclo y envasar y comercializar directamente.