“Europa no debe dejar la alimentación en manos de otros, sino potenciar su soberanía alimentaria”

Anecoop noviembre frutas
Gregal otoño 2021
GONZALO GAYO. VALENCIA.

Para el presidente de AVA, Cristóbal Aguado, esta crisis sanitaria evidencia la necesidad de potenciar en Europa su soberanía alimentaria porque es la mayor garantía de salud

Cristóbal Aguado afirma que Intercitrus ocupará el lugar que le corresponde en esta nueva etapa. / GG

La pandemia ha disparado la demanda de cítricos y también las exportaciones. Para el presidente de AVA, Cristóbal Aguado, esta crisis sanitaria evidencia la necesidad de potenciar en Europa su soberanía alimentaria porque es la mayor garantía de salud. “Europa no debe dejar la alimentación en manos de otros”. Aguado denuncia que Bruselas ha discriminado sistemáticamente la agricultura mediterránea en cada una de las PAC, como demuestra el creciente abandono de tierras. Urge a las administraciones a apoyar a los agricultores y anuncia que Intercitrus ocupará el lugar que le corresponde.

Valencia Fruits. ¿Cómo definiría la actual campaña citrícola? ¿Y qué previsiones manejan en producción y exportaciones?

Cristóbal Aguado. Estamos ante una producción corta. Todos los aforos indican que será algo mayor al año pasado, pero sin llegar a una campaña normal. La anomalía climática y la incidencia récord de las plagas y enfermedades han dejado a muchos citricultores con importantes mermas de cosecha.

Los que tengan la suerte de contar con una producción suficiente, en cambio, esperamos que puedan aprovechar la fluidez del mercado y la mejoría de los precios, en torno al 15%, para aliviar las dificultades sufridas en años anteriores. Respecto a las exportaciones, están teniendo un excelente comportamiento porque la COVID-19 ha aumentado la demanda y ha agotado antes las existencias del hemisferio sur, lo que minimiza su solapamiento en los mercados.

VF. ¿Cree que Europa empieza a valorar la importancia de una agricultura potente europea que garantice el suministro de alimentos y la calidad de los mismos?

CA. Una de las lecciones de esta pandemia es que Europa no debe dejar la alimentación en manos de otros, sino potenciar su soberanía alimentaria. Pese al confinamiento, el sector agroalimentario valenciano y español ha demostrado su capacidad para suministrar productos en suficiente cantidad y máxima calidad a la ciudadanía europea.

La UE es nuestro mercado de proximidad. Y debe seguir siéndolo porque es la mayor garantía de salud, medio ambiente y recuperación económica.

VF. ¿Está Bruselas por la labor de poner en valor la agricultura mediterránea y los productos de proximidad?

CA. Lo único que ha hecho, por el momento, es discriminar sistemáticamente a los cultivos mediterráneos en las sucesivas reformas de la PAC, desmantelar las medidas de mercado, impulsar acuerdos comerciales con países terceros que fomentan la competencia desleal, imponer restricciones fitosanitarias y medioambientales únicamente a la producción europea sin ningún tipo de compensación, eludir las responsabilidades en la lucha contra plagas y enfermedades, etc. Su teórica puesta en valor de la agricultura mediterránea se está traduciendo en más campos abandonados y en una progresiva sustitución por alimentos foráneos que tienen un mayor impacto climático.

VF. ¿En qué se puede mejorar la nueva PAC?

CA. La agricultura y la citricultura valenciana en particular necesita una PAC más justa, que aporte estabilidad al mercado, que abra mercados exteriores y que permita importaciones de países terceros que únicamente complementen la producción autóctona pero que en absoluto la sustituyan. La reforma de la PAC no puede limitarse a ser un reparto de limosnas, ha de servir para lograr su objetivo fundacional de garantizar una renta a los agricultores y ganaderos.

VF. ¿Están teniendo el apoyo necesario de las administraciones? ¿Qué es lo que piden con mayor urgencia en esta campaña a las administraciones?

CA. Lo más urgente, de cara a la próxima campaña, es dotar a los citricultores de soluciones viables económicamente y de contrastada eficacia contra el Cotonet de Sudáfrica y otras plagas y enfermedades que diezman la cosecha. No debería prohibirse una materia activa sin investigar y facilitar al sector una alternativa eficaz. Resulta insultante que el ministro Luis Planas venga a Valencia a responsabilizar del problema a los agricultores.

“Ahora que el Brexit está encima de la mesa, la citricultura valenciana necesita una apertura de mercados”

Otras reivindicaciones importantísimas son establecer unos costes efectivos de producción, a cargo de un organismo público, en la Ley de la Cadena Alimentaria; y dotar con un presupuesto ambicioso la Ley de Estructuras Agrarias.

VF. ¿Cuales son las principales dificultades sufridas en el sector por la pandemia de la COVID-19?

CA. Las administraciones han cargado sobre las espaldas del sector agrario los sobrecostes y la carga burocrática que suponen las nuevas obligaciones legisladas con motivo de la COVID-19. En el caso de la Comunidad Valenciana, el Consell no ha atendido siquiera nuestra reivindicación de hacer pruebas PCR a los temporeros antes de llegar aquí, como sí han hecho otras comunidades.

VF. ¿Cómo valora el reciente nombramiento de Ramón Espinosa de Asaja en la presidencia de Intercitrus? ¿Cuáles son los principales objetivos en esta nueva etapa?

CA. Ramón es una persona nuestra que conocemos muy bien y que sabemos que puede aportar mucho al futuro de la interprofesional. Cuenta con nuestra colaboración para  emprender todas aquellas iniciativas que contribuyan a mejorar la situación de los citricultores y del conjunto del sector citrícola. El principal objetivo es profundizar en el camino de diálogo y consenso abierto por el anterior presidente Enrique Bellés y todo el cooperativismo. Solo incentivando al máximo la coordinación y la búsqueda de acuerdos, solo poniendo el bien común por encima de intereses personales, Intercitrus volverá a ocupar el lugar que le corresponde.

Lo más urgente, de cara a la próxima campaña, para Cristóbal Aguado es dotar a los citri- cultores de soluciones viables económicamente y de contrastada eficacia contra el Cotonet de Sudáfrica y otras plagas y enfermedades que diezman la cosecha. / ARCHIVO

VF. ¿Ha habido cierta polémica con la reciente creación de asociaciones internacionales del sector? ¿Cuál es la posición de AVA Asaja? ¿Y cómo es posible que el primer exportador del mundo, España, no lidere este tipo de iniciativas?

CA. La gran mayoría del sector citrícola español no ha querido participar en la Asociación Mundial de los Cítricos porque los exportadores sudafricanos dijeron que quieren impulsar este club para sacar ventajas comerciales en la Unión Europea y nadie, ni siquiera los pocos socios españoles, han salido a desmentirlo.

Tampoco esta plataforma tiene entre sus fines establecer medidas para garantizar la sanidad vegetal de los cítricos procedentes de Sudáfrica y otros países terceros, cuando lo cierto es que cada vez aumentan los casos de interceptaciones de falsa polilla, mancha negra y cáncer de los cítricos en sus cargamentos con destino a la UE.

VF. ¿Qué importancia tiene el Corredor Mediterráneo para el sector citrícola y la agricutura mediterránea?

CA. Esta infraestructura permitirá conseguir un ahorro estimado en tres céntimos por cada kilo de frutas y hortalizas españolas que se envíe al centro y norte de Europa. Supondrá, por tanto, una mejora de la competitividad, así como una reducción del tiempo de transporte, una mayor frescura del producto y un menor impacto medioambiental.

VF. ¿Qué recomendaciones realizan a los agricultores en esta campaña citrícola?

CA. Todos los factores objetivos del mercado permiten a los productores defender un precio digno por encima de los costes de producción. Recomendamos, en este sentido, tranquilidad y serenidad a la hora de negociar con los operadores comerciales. Si todos los agentes que intervienen en la cadena alimentaria gestionamos la campaña con rigor y profesionalidad, hay argumentos sólidos para que todos salgamos ganando.

“Todos los factores objetivos del mercado permiten a los productores defender un precio digno por encima de los costes de producción”

VF. ¿Cómo ve el futuro del sector?

CA. Nuestro sector citrí- cola tiene un futuro por delante siempre y cuando las administraciones dejen de poner palos en las ruedas y establezcan medidas de apoyo que verdaderamente garanticen una rentabilidad digna de los productores.

El reequilibrio de la cadena alimentaria, la modernización de las explotaciones, el control de plagas y enfermedades o la diferenciación de nuestros cítricos respecto a los foráneos que no cumplen los mismos estándares de seguridad alimentaria, sanidad vegetal o medioambiente son algunas de las prioridades que deben abordarse cuanto antes.

Finalmente, ahora que el Brexit está encima de la mesa, la citricultura valenciana necesita una apertura de mercados. Apenas enviamos el 7% de la producción fuera de la UE. Hay que buscar una solución diplomática para acabar con el veto ruso, hay que suprimir los aranceles de Estados Unidos, hay que evitar a toda costa aranceles del Reino Unido. Muchas asignaturas pendientes frente a las cuales nuestros políticos deben ponerse las pilas.

Puedes leer el dossier completo de cítricos aquí.

thumbnail of 2917_201117_46-46

thumbnail of 2917_201117_47-47