Se prevé buena campaña del tomate en Extremadura, pero precios a la baja

Registro suscriptores
HISPATEC 09
EFEAGRO

Coag Extremadura avanza que se espera una producción de dos millones de toneladas si, durante el verano, no se producen situaciones climatológicas adversas

tomate en extremadura

El agricultor extremeño, en el ámbito del tomate, recibe 25 euros menos por tonelada con respecto a un agricultor italiano. / JE

La campaña del tomate en Extremadura, que arrancará dentro de unas dos semanas, estará marcada por una producción en niveles medios respecto a los últimos años si el verano se desarrolla con normalidad, y por un escenario de precios a la baja en relación a otros mercados europeos.

Así lo ha manifestado a Efe el presidente de la organización agraria Coag Extremadura, Juan Moreno, quien ha afirmado que se espera una producción de dos millones de toneladas si durante el verano no se producen situaciones climatológicas adversas.

El clima durante primavera y lo que va de verano ha sido positivo para el cultivo aunque “hay que ser cautos en un escenario como el actual, con cada vez mayor incidencia del cambio climático, pues la campaña se desarrollará además durante más de mes y medio”.

Las expectativas por tanto no son malas en cuanto a producción, ha dicho, lo que contrasta con los precios, pues el agricultor extremeño, como ocurre en todo el país, se encuentra en “desventaja” en relación a los productores de otros mercados europeos.

Este es el principal “hándicap” con el que se encuentra el agricultor extremeño en el ámbito del tomate, ha dicho, pues por ejemplo recibe 25 euros menos por tonelada con respecto a un agricultor italiano.

El sector comercializador y la industria imponen estos precios a la baja, un mal “endémico” ante el cual el Gobierno central y la Junta de Extremadura “miran hacia otro lado” y la Comisión Nacional de la Competencia no es efectiva, ha lamentado Juan Moreno.

El presidente regional de Coag ha afirmado que esta situación acontece también en otros cultivos, aunque en el caso del tomate, como los precios se suelen fijar en la época de la siembra, el agricultor tiene al menos la opción de plantar otro cultivo.

Por tanto, Juan Moreno espera que la producción se mantenga en los valores medios de los últimos años, a tenor de las cantidades contratadas y de los rendimientos esperados, pero en un entorno de precios que “no es el adecuado” ni para el agricultor ni para la importancia de este cultivo en la comunidad extremeña.