El 50% de fitosanitarios utilizados en el campo son fungicidas

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

El Ministerio de Agricultura fija en 77.052 toneladas el volumen total de fitosanitarios comercializados en España en 2016

fitosanitarios

El uso de fitosanitarios se redujo un 0,62% respecto a 2015.

El 50,5% de los fitosanitarios que se utilizan en agricultura son fungicidas, según los resultados de la Encuesta de Comercialización de Fitosanitarios 2016 que acaba de difundir el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama).

El documento, que el Mapama elabora desde hace seis años, fija en 77.052 toneladas el volumen total de fitosanitarios comercializados en España en 2016, un 0,62% menos respecto al de 2015 (77.536 toneladas). En 2014 se alcanzó la cifra más alta (78.926 toneladas), por encima de las 71.547 toneladas de 2013, las 63.559 toneladas de 2012 y las 73.198 toneladas de 2011.

En 2016, la categoría de fungicidas y bactericidas se fijó en 38.919 toneladas, de las que 32.843 toneladas fueron sustancias inorgánicas; 2.999 toneladas, “otros fungicidas”; 2.917 toneladas, carbamatos y ditiocarbamatos; 146 toneladas, bencimazoles y, otras 14 toneladas, microbiológicos y botánicos.

En el segmento de herbicidas (15.225 toneladas), los más vendidos son los clasificados como “otros herbicidas” (14.264 toneladas), ya que el volumen de los tipos urea, uracilo o sulfornilure alcanzaron las 658 toneladas, frente a las 277 toneladas de triazinas y triazionas y las 26 toneladas de carbamatos y bicarbamatos.

El uso de insecticidas y bactericidas alcanzó las 7.599 toneladas, de las que 7.313 toneladas fueron de “otros insecticidas”, 188 toneladas de piretroides y 98 toneladas de biológicos-botánicos.

El último capítulo corresponde a “molusquicidas (108 t), reguladores de crecimiento (152 toneladas) y otros (15.049 t)”, que en total supusieron en 2016 un total de 15.309 toneladas.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente resalta que el uso de molusquicidas, aunque solo representa el 0,14% del total de sustancias comercializadas, ha aumentado un 58,8% respecto a 2015.