Agricultores y ganaderos protestan frente al Ministerio de Agricultura

Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Centenares de agricultores y ganaderos se han concentrado este miércoles a las puertas del Ministerio de Agricultura, en Madrid, para denunciar la crisis que vive el sector

Agricultores y ganaderos protestan a las puertas del Ministerio de Agricultura por la grave crisis que atraviesa el sector. / ASAJA

El campo está en pie de guerra. Ayer, las organizaciones agrarias UPA, COAG y ASAJA, junto con centenares de agricultores, trasladaron su protesta a la capital de España para manifestarse frente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para denunciar la pésima situación que atraviesa el sector. Esta movilización forma parte de la oleada de manifestaciones convocadas en toda España.

No se han registrado altercados, aunque los manifestantes llegaron a cortar por completo el paseo de la Infanta Isabel, próximo a la estación de tren de Atocha, durante unos 45 minutos, lo que obligó a desviar el tráfico. Los concentrados COREABAN, entre trompetas y silbatos, lemas como “El campo no se vende, se defiende”, y había también pequeños carteles en los que se podía leer “Nos pagan poco y nos cobran de más” o “Sin campo, no hay vida”.

Los convocantes de las protestas leyeron un comunicado en el que reclaman precios justos para los productores y combatir los elevados costes de producción.”Queremos reivindicar precios justos. Los agricultores no queremos política. Los del campo llevamos viviendo así 40 años, llevamos en crisis 40 años reivindicamos precios justos”, indicaba un portavoz de los manifestantes.

Las demandas del colectivo son varias. Tras la subida del SMI y las amenazas de recortes en los fondos de la Política Agrícola Común, los agricultores quieren conseguir un sistema de seguros agrarios «fuerte», la gestión de la fauna salvaje, impulsar un etiquetado transparente, prestar especial atención a sectores vulnerables como el apícola, y el apoyo al sector agrario.

Los agricultores y ganaderos denuncian «la falta de futuro» para sus explotaciones agrarias debido a la baja rentabilidad. Con su movilización quieren conseguir que el Gobierno trabaje para equilibrar la cadena agroalimentaria para evitar los abusos que sufren por parte de algunas empresas de la industria y la distribución.