Agricultores de melón y sandía apuestan por el control de plagas con insectos beneficiosos

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

En la última campaña de Almería, el 12% de la superficie de sandía y el 20% del melón se cultivaron bajo técnicas de lucha integrada

La superficie de control biológico en sandía ha sido de 1.285 hectáreas y para melón de 595 hectáreas en 2021. / ARCHIVO

Gía. Almería.

La agricultura almeriense ha sido ejemplo de control biológico en las últimas campañas con importantes ejemplos de cómo atajar los problemas de plagas con insectos beneficiosos en cultivos como el pimiento, donde prácticamente el 100% de la superficie invernada de Almería recurre al control biológico.

Por el contrario, han sido siempre las frutas de verano como el melón y la sandía las que más han lastrado los datos de control biológico en Almería. Sin embargo, sin ser especialmente boyantes, las cifras para la campaña 2020/21 han sido positivas ya que han crecido ligeramente en estos dos cultivos propios de la primavera almeriense.

En concreto, de acuerdo a los datos ofrecidos por la Delegación territorial de Agricultura de la Junta de Andalucía, la superficie de control biológico en sandía ha sido de 1.285 hectáreas y para melón de 595 hectáreas. En ambos casos, aunque la superficie con lucha integrada es baja con respecto a otros cultivos del campo almeriense, si se comparan estos datos con la campaña de 2019/20, la extensión de sandía se ha visto incrementada un 2% llegando a un 12% sobre el total y en melón se mantiene muy similar, en torno a un 20% de la superficie total.

Después de más de una década de aplicación en el campo almeriense, son muy pocos los que ponen en duda las buenas repercusiones del control biológico en los cultivos. Está claro que permiten desarrollar una agricultura más sostenible, de acuerdo a la normativa vigente y futura donde el uso de productos químicos está cada vez más cercado y peor visto por los propios consumidores finales. Igualmente, es evidente que el uso de insectos beneficios, además de demostrarse eficaz para muchas plagas y cultivos, permite llevar al mercado productos más sanos y sin perder calidad.

Previsiones

Sin datos cerrados aún del ejercicio agrícola en marcha, la Delegación territorial de Agricultura de la Junta de Andalucía estima que, en la campaña en marcha, habrá unas 1.150 hectáreas de sandía en control biológico y 570 de melón. Ambas cifras son más bajas que las registradas en la campaña en marcha, pero lo cierto es que la superficie general prevista para estas frutas en la primavera de 2022 será menor debido a distintos factores pero, especialmente, motivado a los buenos precios de los hortícolas de invierno que animan a ir a ciclo único en los invernaderos y a la escasez hídrica, que compromete el cultivo de estas frutas en algunas zonas como el Levante o la comarca del Almanzora.

Por lo que se refiere a la superficie de melón y sandía ecológicos en Almería, aún son cifras bajas. En el ejercicio agrícola 2020/21 hubo 349 hectáreas de producción bio de sandía (40 más que la campaña previa) y solo 39 hectáreas ecológicas de melón.