La agricultura, una invitada de última hora a la campaña electoral europea

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

Ucrania, las políticas verdes, la burocracia, los acuerdos comerciales y la competencia de países terceros, así como los bajos precios que reciben llevaron a los agricultores a las calles

Unión Europea

El inicio de la legislatura estuvo marcado por el impacto de la pandemia en la agricultura, así como por el acuerdo sobre la Política Agrícola Común (PAC) para 2023-2027. / Archivo

Efeagro. / Julio Gálvez

Las protestas de agricultores los últimos meses han situado el campo en primera línea de la campaña electoral europea, si bien durante la mayor parte de la legislatura que concluye el sector había quedado en segundo plano, pese a las transformaciones y crisis que ha afrontado.

El inicio de la legislatura estuvo marcado por el impacto de la pandemia en la agricultura, así como por el acuerdo sobre la Política Agrícola Común (PAC) para 2023-2027, que ponía el acento en la transición ecológica. Siguió el impacto de la guerra en Ucrania, especialmente en países vecinos, donde los agricultores denunciaban una competencia desleal de las mercancías ucranianas.

Ucrania, las políticas verdes, la burocracia, los acuerdos comerciales y la competencia de países terceros, así como los bajos precios que reciben llevaron a los agricultores a las calles.

La UE respondió suavizando exigencias medioambientales de la PAC y reduciendo carga administrativa. Además, la Comisión Europea planteó medidas para reforzar la posición de los agricultores en la cadena de suministro.

La existencia de “mucha normativa que no se ha explicado suficientemente ni adecuadamente bien” sobre los compromisos de sostenibilidad es una de las razones que apuntó a EFE la eurodiputada del PSOE Clara Aguilera como una de las razones de las protestas en esta legislatura “convulsa”.

Desde el PP, Juan Ignacio Zoido pidió la Comisión “una hoja de ruta clara para garantizar que el sector agroalimentario continúa siendo un pilar estratégico de la economía europea”.

“Es hora de hacer una PAC de la mano de los agricultores, no contra ellos, y con el presupuesto suficiente para poder financiarla adecuadamente”, subrayó Zoido.

Desde Vox, Mazaly Aguilar aseguró que “ha sobrado mucho Pacto Verde” en la agricultura y que la PAC ha sido “un puñetero desastre”.

“Ojalá hubieran escuchado mucho más a los agricultores que, hartos de que no se les escuche, se pusieron en pie de guerra”, expresó.

La eurodiputada por Unidas Podemos y miembro de Sumar María Eugenia Rodríguez Palop señaló que estos cinco años “se han mejorado algunos aspectos, como el medioambiental, el social o la perspectiva de género”, pero “de forma demasiado tímida y sin cambios estructurales que permitiesen transformar la PAC en una auténtica política de desarrollo rural y cohesión territorial”.

Para ella, la supresión de medidas verdes ante las protestas “es un error”. “Hay una falsa dicotomía entre campo y medioambiente que exacerban actores externos al campo, interesados en mantener la tensión por razones electorales o políticas”, criticó.

Futuro

Aguilera consideró que la próxima Comisión debe hacer “un debate en serio” con los sectores agrarios y la sociedad sobre si el club comunitario quiere seguir teniendo “una agricultura propia en Europa”. Para ella, depender de países terceros “sería un error”.

También consideró importante ver “si vamos a seguir subvencionando adecuadamente (la agricultura y las zonas rurales) y de qué forma vamos a exigirle los compromisos medioambientales y sociales a los sectores agrarios y durante qué tiempo”.

Los cuatro eurodiputados reclamaron un cambio en la política comercial que acabe con la competencia desleal por importaciones de terceros países.

Para Aguilera, el problema “real” del agricultor es “el precio que percibe”. Y Zoido llamó a “seguir fortaleciendo la posición del sector en la cadena agroalimentaria, combatiendo prácticas tan nocivas como la venta a pérdidas”.

Copa-Cogeca, que representa a grandes explotaciones agrícolas, pidió que haya un comisario de Agricultura que sea vicepresidente, pero para Aguilera es “simbólico” y consideró más importante “la impronta personal”, ya que el actual comisario, Janusz Wojciechowski, “no ha pintado nada”.

Aguilar opinó que sí debería ser vicepresidente, y pidió que el comisario tenga “coraje y valor”. Admitió que no ha habido “mucha suerte” con Wojciechowski, quien pertenece a su grupo político.

Palop consideró que “sería, en principio, positivo (un vicepresidente), aunque todo dependerá de la estrategia y el rumbo” de la CE en ese ámbito, y Zoido se conformaría con contar con un comisario “capaz de defender a los agricultores”.

Copa-Cogeca pidió “conciliar la mitigación del cambio climático, la conservación de la naturaleza y la producción de alimentos”, y abogó por empoderar a agricultores en la cadena agroalimentaria, así como una PAC “sólida con un presupuesto para después de 2027 que se corresponda con las crecientes necesidades del sector”.

Desde la Coordinadora Europea Vía Campesina (pequeños y medianos agricultores), Andoni García Arriola aseguró a EFE que la PAC a partir de 2027 debe “profundizar mucho más en la regulación de los mercados, en los ingresos de los agricultores, en frenar la pérdida de agricultores” y tener “mayor” presupuesto.