La alcachofa andaluza amenazada por la sequía y el aumento de costes

Decco nueva imagen
Hispatec otoño 2022
Fruit Attraction invitaciones
Bioibérica CT

Como consecuencia la cosecha en Sevilla, la principal productora andaluza, se reducirá al menos un tercio

alcachofa

Sevilla es la principal productora andaluza de alcachofa. / Archivo

Efeagro. 

La falta de agua y el aumento del precio de todo lo relacionado con la producción provocarán que la cosecha de crucíferas en la provincia de Sevilla, la principal productora andaluza, se reduzca al menos un tercio, e incluso algunos agricultores renuncien a cultivos como el de la alcachofa.

Según han informado a EFE fuentes de la COAG, cultivos como la col, el brócoli, la coliflor, la col lombarda o las coles de Bruselas se están viendo muy afectadas por la sequía, lo que se nota especialmente en la provincia sevillana, mientras que en Cádiz, la segunda en hectáreas, el problema es el mismo, así como en el resto de provincias, “donde hay un número testimonial de plantaciones”.

Los productores están pendientes de que la lluvia solvente algo el problema, “pero si no llueve se irá un tercio de la producción”, con el problema añadido de que en una provincia donde se plantaron el año pasado 700 hectáreas de espinacas, ahora hay 80, “ya que a la sequía se han unido los problemas para encontrar tierras para cultivar”, con precios como “los 42.000 euros que están pidiendo para plantar en 18 hectáreas”.

Los productores están pendientes de que la lluvia solvente algo el problema

Con una producción, como ejemplo, de 1.000 hectáreas de coliflor, los agricultores de enfrentan a unos costes que no compensan las ventas en muchos casos, de modo que la alcachofa se ha reducido a 14 hectáreas, a pesar de que durante cinco años tuvo un crecimiento que ahora se ha detenido.

La alcachofa se ha reducido a 14 hectáreas, a pesar de que durante cinco años tuvo un crecimiento que ahora se ha detenido

Además, este cultivo en concreto tiene un ciclo de tres años, pero hay agricultores “que en el tercer año ya están arando”, ante la falta de compensación en costes con respecto al beneficio final que les pueda dar el producto una vez vendido.