Alto riesgo de propagación de la Xylella en España

PAMPOLS
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HISPATEC

Una auditoría de la CE concluye que los retrasos en las medidas de erradicación elevan el peligro de extensión

Xylella

Las dificultades jurídicas han retrasado la aplicación de medidas en Alicante.

Una auditoría elaborada por la Comisión Europea a principios del pasado mes de marzo —hecha pública ahora por la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria— concluye que los retrasos en las medidas de erradicación de la Xylella en España hacen que “su riesgo de propagación sea elevado”.

En la auditoría se evalúa la situación y los controles oficiales para erradicar o prevenir esta enfermedad que ya se ha detectado en Islas Baleares, la provincia de Alicante y la Comunidad de Madrid. Una bacteria con un rango de plantas hospedantes muy amplio, que puede producir graves daños en cultivos leñosos como almendros, olivos, cítricos, viñedo y fruta de hueso, así como en numerosas especies ornamentales y forestales.

Los auditores observan retrasos importantes en la aplicación de las medidas de erradicación en la provincia de Alicante, debido a “varias dificultades jurídicas” y a problemas de acceso a las parcelas valladas. En este informe, la Comisión Europea apunta que en esa fecha “solo” se habían talado 4.645 almendros de un total de 52.200, y veía “poco probable” que las medidas de erradicación finalizasen antes del comienzo del próximo periodo de vuelo de los vectores.
El olivo, de acuerdo a sus datos, a pesar de ser considerada una planta hospedadora en la legislación de la Unión Europea “no se tala en un radio de 100 metros de las plantas infectadas” y otras especies hospedadoras “no se destruyen adecuadamente”.

Además, continúa el informe, debido a las limitaciones inherentes del método de análisis para la determinación de la subespecie, que actualmente tiene una tasa de éxito de tan solo el 20%, la información sobre la subespecie de Xylella presente en la zona demarcada de Alicante no es concluyente.

La auditoría sí valora los esfuerzos realizados en Islas Baleares para atajar la enfermedad y señala que las operaciones en el archipiélago “están en consonancia” con la normativa comunitaria y “proporcionan una garantía adecuada de contención”.

El documento reconoce que la intensidad de las prospecciones en España, fuera de la zona demarcada, especialmente en cultivos de gran importancia económica ha aumentado de “forma considerable”, salvo con la excepción de la “principal región olivarera (Andalucía), donde sigue siendo desproporcionadamente baja”.
El informe concluye con un conjunto de recomendaciones a la Organización Nacional de Protección Fitosanitaria de España para corregir las deficiencias identificadas.

Dificultades jurídicas

Las comunidades autónomas señaladas por la auditoría de la Comisión Europea en la que se pone en cuestión su gestión para erradicar o prevenir la Xylella fastidiosa defienden sus acciones y han subrayado sus esfuerzos para atajarla.

La consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, Elena Cebrián, ha señalado que, tal y como refleja el informe comunitario, el Gobierno autonómico se ha encontrado con “dificultades jurídicas” para desarrollar las medidas de erradicación oportunas, como el arranque de los árboles en las zonas afectadas.

Según ha explicado la titular del agro valenciano, algunos propietarios de las parcelas afectadas han presentado recursos judiciales para evitar los arranques: más de 600 hasta ahora, de los que nueve ya están inmersos en un proceso contencioso-administrativo.

La justicia, “en muchos casos”, ha paralizado “todas” las actuaciones mientras se resuelven esas actuaciones. “Estamos tramitando todos esos recursos y en la medida en que se vayan resolviendo y los jueces tomen decisiones podremos acelerar los trabajos de erradicación”, ha señalado Elena Cebrián.

La consellera ha agradecido el “ejercicio de responsabilidad” de los propietarios que sí han permitido el acceso a la maquinaria en las fincas y ha insistido en la necesidad de medidas adoptar eficaces para “contener y confinar el foco”.

Elena Cebrián ha defendido asimismo la gestión que está llevando a cabo el Gobierno autonómico con la ejecución en 2017 de más de 25.000 análisis y el control de más de 2.200 vectores de transmisión en la zona alicantina afectada: “Es la fortaleza que estamos aportando y eso lo reconoce el informe”.
La consellera ha destacado también las líneas de ayudas activadas para los afectados, con 2,3 millones de euros destinados este año y que podrían ampliarse si fuese necesario, así como el plan de recuperación de la zona que incluye estudios para determinar nuevos cultivos que podrían adaptarse mejor a ese terreno.

Desde Andalucía, fuentes de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural han remitido un comunicado en el que han señalado que se pondrán en contacto con la Comisión Europea para aclarar “cualquier punto o duda” que pueda tener en cuanto a las medidas que se están desarrollando. En ese sentido, han señalado que el Gobierno autonómico está cumpliendo con lo establecido en el Plan Nacional de Contingencia y se “ha reforzado además” con un plan regional propio.

Las mismas fuentes han indicado que en 2018 “no solo han cumplido” con lo exigido desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) “sino que el número de prospecciones se ha superado ya con creces” puesto que se han realizado hasta el momento 748 en campo, de las que 414 han sido en olivar, con 1.009 muestras tomadas y si se suman las realizadas en los viveros y otras zonas de riego, la cifra es de 1.316 prospecciones y 10.089 muestras.

La Consejería ha destacado asimismo el trabajo desarrollado en 2017, cuando se duplicó el número de inspecciones respecto a 2016, por lo que considera que la región está manteniendo un “alto nivel de actuaciones” que incluyen incluso puertos y aeropuertos.

Andalucía ha reforzado también la red de laboratorios de Producción y Sanidad Vegetal, en los que las muestras son sometidas a un análisis molecular al objeto determinar la presencia del ADN de la bacteria en las mismas, así como la formación y cualificación de personal.

Desde el Gobierno regional también están implementando formación sobre Xylella en todas las acciones formativas del Instituto Andaluz de Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) e incluso disponen de un teléfono de atención y consulta.