La Autoridad Portuaria de Bilbao presenta su plan estratégico

FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
DIEGO MARTÍNEZ
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

La transición energética, la competitividad del puerto y su contribución al entorno social y económico ocupan un papel protagonista

El presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Ricardo Barkala, ha presentado el plan estratégico de la entidad 2023-2026 que señala el camino para hacer de Bilbao un puerto verde, competitivo y responsable. / PB

Valencia Fruits. Redacción.

El Plan estratégico de la Autoridad Portuaria de Bilbao 2023-2026 señala el camino para que Bilbao siga siendo  un puerto verde, competitivo y responsable. Con estas tres premisas, la entidad que gestiona el Puerto de Bilbao hace tres propuestas de valor: traccionar y acompañar a los clientes del puerto a afrontar los impactos derivados de la transición energética; sostener la competitividad de la industria del territorio adaptando las infraestructuras y servicios a sus necesidades y requerimientos; y redoblar el esfuerzo por contribuir al entorno social y económico, garantizando su puesta en valor ante la sociedad.

En la presentación oficial del Plan ante una nutrida representación de la comunidad portuaria, su presidente, Ricardo Barkala, ha señalado que dentro de la estrategia a seguir se fija la misión de impulsar la competitividad de los clientes del Puerto contribuyendo al desarrollo socioeconómico sostenible de su zona de influencia. Esta misión se llevará a cabo desde la visión de ser un puerto de referencia en las cadenas logísticas con el eje atlántico, contribuyendo a la mejora de la competitividad del tejido económico-empresarial a través de la prestación de servicios de valor añadido y sostenibles. Los valores serán: la orientación al cliente; la cultura colaborativa; el compromiso con las personas; la excelencia, ética y profesionalidad; y la sostenibilidad social, económica y medioambiental.

Con todo ello, se perfilan cinco ejes dentro del Plan estratégico para los próximos cuatro años, tres externos y dos internos, y unos objetivos asociados de cara a 2026:

  • Referente medioambiental: promover la transición energética del Puerto, entendiendo la sostenibilidad medioambiental como un factor crítico para la competitividad. En este sentido se fija como objetivo de descarbonización una reducción del 40% de las emisiones de CO2; la electrificación del 30% de los muelles (OPS); y la instalación de 30 MW para la autogeneración.
  • Especialización inteligente y creación de valor: convertir al Puerto de Bilbao en referente del tráfico del Atlántico, mientras se aprovechan nuevas oportunidades de crecimiento y se maximiza la generación de valor para el territorio. El objetivo será duplicar el tráfico ro-ro, aumentar en un 30% el tráfico contenerizado e incrementar en dos millones de toneladas los graneles.
  • Servicios e infraestructuras diferenciales: reforzar la oferta de servicios de alto valor añadido, centrados en generar valor para sus clientes (digitalización, infraestructuras). Para ello se trabaja en una ventanilla única predictiva y en completar los desarrollos estratégicos (Espigón central y AZ1).
  • Personas, conocimiento y talento: desarrollar las capacidades futuras de la APB, garantizando la transferencia del conocimiento y la atracción de nuevo talento.
  • Sostenibilidad económico-financiera: asegurar el mantenimiento del equilibrio económico financiero, con un endeudamiento controlado y un esfuerzo inversor, solo de la APB, en torno a 200 millones de euros en el periodo 2023-2026.

Análisis de las tendencias, entrevistas y Marco Estratégico

Para la elaboración del Plan se ha realizado un exhaustivo análisis de las tendencias de futuro que impactarán en el horizonte 2030, además de una visión a 2050, y las implicaciones que tendrán sobre el propio Puerto. En el estudio se perfila que a nivel externo existen siete macrotendencias: sostenibilidad y transición energética, digitalización, integración de las cadenas logísticas, nuevas rutas marítimas, regulaciones estatales, cambios socioeconómicos y el ESG (incremento del peso de los aspectos medioambientales, sociales y de gobernanza en la toma de decisiones de las Autoridades Portuarias).

A nivel interno se identifican cuatro retos estratégicos relacionados con: el modelo organizativo, forma de trabajo y capacidades; la innovación y digitalización; la comunicación corporativa; y la situación económico-financiera.

Paralelamente, la reflexión estratégica se ha elaborado mediante un proceso participativo en el que han sido consultados, además de todas las áreas y departamentos de la APB, más de 70 representantes de la comunidad portuaria y grupos de interés, como consignatarios, operadores, transportistas, navieras, transitarios, industriales, cargadores, servicios técnico-náuticos e instituciones públicas relacionadas. Asimismo, el Plan está alineado con el Marco Estratégico trazado por Puertos del Estado y aprobado en diciembre del año pasado.