El calor y la sequía causan efectos negativos en la agricultura y la ganadería valenciana

GIRO 2024
KANZI VOG
FERTIBERIA IMPULSE
HISPATEC
Congreso subtropicales
HERNANDORENA fiabilidad varietal

Según AVA-Asaja se están alterando los ciclos y ya no hay cuatro estaciones, tan solo primavera y verano

En los cítricos, la anomalía climática está causando que la fruta no madure correctamente. / Archivo

Valencia Fruits. Redacción.

La primera quincena de diciembre está siendo excepcionalmente calurosa, con temperaturas que superan en diez grados la habitual en estas fechas, y cierra uno de los otoños más secos desde que hay registros. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) advierte de las consecuencias negativas que están provocando el calor y la sequía sobre las producciones agrarias de la Comunitat Valenciana, tanto las que se encuentran en plena campaña de recolección como las que deberían permanecer en reposo para afrontar la temporada que viene.

En los cítricos, la anomalía climática está causando que la fruta no madure correctamente. Este atípico otoño, estación que normalmente se caracterizaba por la sucesión de lluvias, está obligando a los agricultores a echar mano del riego. El calor también está dificultando la erradicación de plagas como la araña o el Cotonet de Sudáfrica, el cual llega a propagarse hasta una sexta generación. El responsable de la sectorial de naranjas de AVA-Asaja, Alejandro Aparicio, lamenta que “estamos asumiendo importantes sobrecostes no previstos en energía eléctrica para regadío y en tratamientos fitosanitarios”.

Además, una de las imágenes más sorprendentes que nos dejan estas altas temperaturas a las puertas de Navidad es la brotación adelanta en frutas de hueso, viñas o aguacates, entre otras producciones que suelen empezar el ciclo vegetativo en marzo y abril. José Luis Robredo, responsable de la sectorial del vino, avisa que “los cultivos están en una fase demasiado avanzada debido a la falta de frío. Esta ruptura de su ciclo habitual va a provocar que cuando lleguen las heladas dañen las yemas y ya no vuelvan a salir, con lo que habrá menos producción. Junto a la sequía, esta situación está extendiendo la desilusión entre los viticultores, de hecho algunos están arrancando las viñas más afectadas”.

Similar situación viven las hortalizas. Vicente José Cuñat, responsable de la sectorial de hortalizas, declara que “las alcachofas, coles y otras hortalizas de invierno están abriéndose antes de tiempo debido a las cálidas temperaturas”. La siembra del cereal, prevista para el mes pasado, se ha visto alterada por la sequía. Tanto es así que agricultores como Antonio Miguel Álvaro, responsable de la sectorial de cereales, han decidido no sembrar hasta que haya previsión clara de lluvias.

“Se están alterando los ciclos y ya no hay cuatro estaciones, tan solo primavera y verano”

La ganadería no se ha librado de las consecuencias. Estas temperaturas serían positivas para los animales de no ser porque la sequía ha provocado una reducción de los pastos, así como de las reservas de agua para abastecer al ganado. La apicultura está atravesando también malos momentos: la falta de agua, así como el viento, han ocasionado que las flores se sequen y que en los dos últimos años haya cada vez más colmenas vacías. Pascual Del Valle, responsable de la sectorial de apicultura, advierte que “se están alterando los ciclos y ya no hay cuatro estaciones, tan solo primavera y verano”.

Por ello, AVA-Asaja prevé que pueda haber menos cosechas por tercer año consecutivo como consecuencia de las adversidades climáticas. La organización agraria solicita a las administraciones que establezcan medidas de apoyo a los agricultores y ganaderos afectados por la sequía y las altas temperaturas. Asimismo, urge al Gobierno a adecuar el seguro agrario a las nuevas condiciones que impone el cambio climático, introduciendo mejoras en lugar de recortes como pretende el monopolio de Agroseguro y ejecuta Enesa, la Entidad Estatal de Seguros Agrarios dependiente del Ministerio de Agricultura.

Otras reivindicaciones de AVA-Asaja son la construcción de infraestructuras que permitan almacenar y distribuir el agua procedente de las lluvias y la apuesta, por parte de la Unión Europea, de las nuevas técnicas de edición genética como ya están impulsando otras potencias agrícolas, las cuales permiten obtener cultivos más resistentes a la sequía, el calor o la salinidad, así como reducir el uso de insumos como herbicidas y productos fitosanitarios.