El cambio climático eleva la siniestralidad en la actividad agraria a cotas inauditas

NADORCOTT 2024
FERTIBERIA IMPULSE
KANZI VOG
GIRO 2024
HISPATEC
Congreso subtropicales
HERNANDORENA fiabilidad varietal

La superficie agrícola siniestrada hasta el pasado 30 de noviembre superaba los 3,4 millones de hectáreas, del total de casi 17 millones de hectáreas de cultivo del campo español

El futuro que espera al agricultor

El invierno pasado estuvo marcado por varias heladas y el año tan seco no ha evitado que se declarasen siniestros en diferentes cultivos por pedrisco, inundaciones y lluvias. / CIENCIA MX

Efeagro. / Rubén Figueroa.

Pedrisco, heladas, lluvias torrenciales y, sobre todo, una grave y persistente sequía han elevado este año la siniestralidad de la actividad agrícola a cotas nunca antes vistas y a una previsión récord de indemnizaciones por parte del seguro agrario, que superarán los 1.200 millones de euros.

Es el dato que maneja el sistema español de Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro) a falta aún de contabilizar los sucesos de este mes de diciembre y supone ya un 48,7 % más que el total de 2022, cuando se superaron todos los registros con 807 millones en indemnizaciones.

La superficie agrícola siniestrada hasta el pasado 30 de noviembre superaba los 3,4 millones de hectáreas, del total de casi 17 millones de hectáreas de cultivo del campo español.

La crisis climática ha recrudecido las inclemencias meteorológicas, algo especialmente visible en las altas temperaturas, como demuestra que 2023 sea uno de los dos años más calurosos desde, al menos, 1961.

La otra gran evidencia es la falta de precipitaciones, con un año hidrológico -1 de octubre 2022 al 30 de septiembre 2023- que dejó aproximadamente un 12 % de lluvia menos de lo normal.

Esta sequía es la culpable de la mayor siniestralidad del año en el campo español y supondrá más de 470 millones de euros en indemnizaciones, sobre todo en cultivos herbáceos (416 millones) pero también en uva de vino (29,9), olivar (12) y hortalizas (9,1), según datos de Agroseguro.

Las tierras de cultivo que no acabaron siniestradas se vieron gravemente perjudicadas por este clima seco y de calor extremo, con hasta cuatro olas de calor durante el año y máximas por encima de 40 grados en gran parte del país, como demuestra la caída en la cosecha de la vendimia (-15 %).

También es visible en el pobre desempeño que se espera del olivar, con una producción de aceite de oliva que se limitará a 765.300 toneladas, un 15 % más que en la anterior campaña pero un 34 % por debajo de la media de las últimas cuatro, lo que incide directamente en el incremento del precio al consumidor de este producto.

Más allá de la sequía

La inestabilidad climática de 2023 ha quedado patente también en la irrupción de eventos virulentos como la DANA del pasado mes de septiembre, que trajo consigo lluvias torrenciales acompañadas de pedriscos y vientos de gran intensidad.

El invierno estuvo marcado por varias heladas y el hecho de que haya sido un año tan seco no ha evitado que se declarasen siniestros en diferentes cultivos por pedrisco, inundaciones y lluvias persistentes.

“El cambio climático deriva en una alteración de las condiciones, donde se pueden dar circunstancias de tener sequía a la vez que inundaciones, incrementos de temperaturas y heladas potentes”, explica a Efeagro el técnico de seguros de la organización agraria UPA, Javier Alejandre.

El pedrisco ha sido el segundo evento que más daño ha causado en 2023 al campo, con una estimación de indemnizaciones de casi 270 millones por siniestros en frutales, cítricos, herbáceos, uva de vino, hortalizas, caqui, olivar y uva de mesa.

“Siempre ha existido el pedrisco, pero la novedad es que cada vez es más intenso y más destructivo, por la intensidad de la piedra, por el tamaño y por la duración en el tiempo”

“Siempre ha existido el pedrisco, pero la novedad es que cada vez es más intenso y más destructivo, por la intensidad de la piedra, por el tamaño y por la duración en el tiempo”, comenta Alejandre.

Las heladas supondrán más de 100 millones en indemnizaciones por daños en frutales, cítricos, uva de vino, frutos secos y hortalizas; mientras las lluvias obligarán al seguro al pago de, al menos, 83 millones por siniestros en los cultivos de ajo, hortalizas, cerezas, uva de mesa, frutas y cultivos industriales.

Los vientos han causado daños en los cítricos, el caqui y el olivar hasta superar los 30 millones en indemnizaciones.

El resto de indemnizaciones hasta completar el total estimado hasta ahora de unos 1.200 millones se corresponden a los riesgos pecuarios que afectan a la actividad ganadera, así como a los que se derivan de daños por fauna e incendios.

Modificaciones al seguro agrario

“Yo esto lo entiendo en un contexto de cambio climático. El incremento de la inestabilidad para mí claramente tiene ese origen. Están cambiando las condiciones en las que los agricultores y los ganaderos desarrollamos nuestra actividad”, expresa Alejandre.

El experto indica que esta situación demuestra que el seguro agrario es “cada vez más imprescindible”, pero aboga por que se le introduzcan modificaciones para evitar su “colapso” y que siga siendo asumible por los agricultores y ganaderos.

Una de sus propuestas pasa por diferenciar entre una “siniestralidad normal” y otra “extraordinaria” que pueda achacarse a las consecuencias del cambio climático y de cuyas indemnizaciones, por ser un fenómeno causado por la sociedad, en general, se encargue el Consorcio de Compensación y no el seguro agrario.

Esta visión la comparte también la organización agraria COAG, que ha reclamado recientemente “sacar las indemnizaciones extraordinarias derivadas del cambio climático del seguro agrario, para que no repercuta en el precio de éste” y que estos riesgos los asuma Consorcio de Compensación de Seguros.