La campaña de patata temprana se sitúa en 10.500 hectáreas

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

La campaña de siembra de patata temprana de 2022 se sitúa en 10.500 hectáreas en Andalucía Occidental y Cartagena

Campos de patata. / FEPEX

Valencia Fruits. Redacción.

La campaña de siembra de patata nueva temprana ha finalizado con una superficie de 10.500 hectáreas, en las dos principales regiones productoras. Andalucía Occidental y Cartagena (Murcia), superficie similar a la del año pasado, según daos de la Asociación de Empresas Productoras y Exportadoras de Frutas y Hortalizas de Andalucía, Asociafruit, basados en estadísticas de importación de semillas.

El sector de patata temprana  asiste con gran preocupación e incertidumbre a las consecuencias del actual contexto político y económico, ya que por un lado está sufriendo- como todo el medio rural- las consecuencias de la subida generalizada de precios en todos los inputs necesarios para la producción, manipulación y transporte, y por otro, están aún por descontar los más que posibles efectos que la actual guerra en Ucrania, y sus consecuencias indirectas, pueden tener sobre el mercado y la campaña de comercialización.

El desvío de producciones de países competidores- como puede ser Egipto, habitual proveedor del mercado ruso- al mercado europeo por la devaluación del rublo, podría tener unas consecuencias desastrosas sobre la campaña de comercialización de la patata nueva temprana, que tiene en los mercados de la UE uno de sus principales destinos.

Para analizar la situación del sector y promocionar el consumo de la patata nueva española, Asociafruit celebrará el 28 de abril, en Sevilla, el V Congreso de la Patata Nueva de España, bajo el titulo “La sostenibilidad del cultivo de la patata ante las nuevas exigencias normativas y del mercado”.  El Congreso es coorganizado por Fepex y cuenta con el apoyo de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

Asociafruit, pondrá de manifiesto en el transcurso de este, la enorme injusticia y el indiscutible agravio comparativo, del que es objeto este sector frente al resto de las frutas y hortalizas. El cultivo de la patata, una vez más, por decisión de nuestro Ministerio de Agricultura, quedará excluido del régimen de intervenciones sectoriales, en la nueva PAC que comenzará a aplicarse a partir del próximo 1 de enero. Ello quiere decir, que no podrá beneficiarse de los programas y fondos operativos- del que se benefician el resto de las frutas y hortalizas-, que ayudan a estos sectores en sus políticas de inversión para mantener su competitividad, y sostenibilidad en un sentido amplio.