El campo continúa pidiendo justicia

FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
DIEGO MARTÍNEZ
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

Las organizaciones agrarias califican la situación actual de “hartazgo” y mantienen el calendario de movilizaciones

Agricultores concentrados en el Puerto de Valencia el pasado jueves 22 de febrero. / MARTÍN CERVERA

Alba Campos. Redacción.

La gran tractorada de Madrid, la manifestación en Valencia, el bloqueo del puerto de Algeciras y la tensión de la protesta en Zaragoza, son algunos de los acontecimientos de la última semana que reivindican la desfavorable situación que están viviendo los agricultores, no solo del país, sino de toda Europa. 

Unas protestas que surgieron a principios de 2024 en distintos países del continente y que ya cumplen tres semanas en el territorio nacional a causa, principalmente, de la baja rentabilidad, la competencia entre países y la emergencia climática. 

Más de cuarenta actos han salpicado la geografía española y este 26 de febrero organizaciones agrarias como Asaja, COAG y UPA han vuelto a convocar a los trabajadores del campo en la capital con una tractorada que ha transcurrido desde Arganda del Rey hasta la sede del Parlamento Europeo. De forma simultánea, Europa clama en protestas en el corazón de Bruselas coincidiendo con la reunión de ministros europeos de Agricultura. 

Madrid

Tras un extenso calendario de manifestaciones, la organización Unión de Uniones ya inició la llamada como “gran tractorada” el pasado 21 de febrero en Madrid frente a las puertas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Una protesta que congregó a miles de manifestantes procedentes de distintas partes de España, según la organización agraria. 

Desde primera hora de la mañana, cinco columnas formadas por cerca de 500 tractores llegaron a Madrid por cinco vías diferentes y provocaron un corte temporal de la autovía A-42, que fue disuelto por la Guardia Civil. Según Unión de Uniones, de los 1.500 tractores que se movilizaron sólo pudieron acceder a la capital 500 y apenas 70 llegaron a las puertas del ministerio.

El coordinador estatal de la organización agraria, Luis Cortés, calificó de “éxito” la tractorada. Sin embargo, según cifras de Samur y Protección Civil, diez personas tuvieron que ser atendidas, entre ellas cinco manifestantes por golpes y fracturas, y cinco policías por contusiones.

Unión de Uniones afirma que existe un “hartazgo general” del campo, que está exhausto por, según explican, unos precios que no compensan unos costes de producción encarecidos extraordinariamente en los últimos años; una PAC que, en lugar de apoyar su competitividad y su rentabilidad, les carga con más burocracia y más exigencias; una desprotección del modelo agrario español frente a la competencia desleal de importaciones de países terceros que no cumplen los condicionantes obligados para las producciones europeas y españolas; y por la falta de democracia en el campo, que está hurtando a los profesionales del sector su derecho a elegir quienes le representan.

Desde la organización afirman que “pese a todas las trabas administrativas que nos pusieron, pese al despliegue de fuerza para impedir que los tractores llegarán a Madrid, pese a la mala fe del delegado del Gobierno retrasando hasta el último momento su resolución, allí estuvimos los agricultores reivindicando que queremos que nos dejen ganar honradamente el pan con nuestro trabajo y seguir alimentando a la sociedad”. Por ello, Unión de Uniones agradece la compresión y el apoyo recibido de los madrileños, que acogieron y despidieron los tractores con aplausos a lo largo de todo el recorrido de entrada y salida. “Son increíbles las muestras de afecto que recibimos los agricultores y la defensa que no prestaron en algún momento tenso” expresan “porque han entendido que también luchamos por ellos”.

Algeciras

Un día después de colapsar Madrid los agricultores lograron bloquear los puertos de Algeciras y Valencia mientras los Agentes de la Policía Nacional frenaron la entrada de los manifestantes. 

Quema de paja y arrojo de alimentos a la calzada eran la fotografía del momento. Los manifestantes de Algeciras, provenientes de diferentes regiones, lograron bloquear la salida de mercancías del Puerto de Algeciras, uno de los puertos más importantes de Europa, después de cambiar el recorrido de la marcha lenta. Los agentes de Policía Nacional frenaron la entrada mientras los manifestantes lanzaban objetos al cordón policial. La A-7, en Algeciras, permaneció cortada durante una hora.

Valencia

En Valencia también intentaron acceder al puerto tras la quema de paja con la que los agricultores denunciaron la competencia desleal en otros países. En un momento dado, los agricultores empujaron contra el cordón policial y finalmente se produjo la detención. Esta protesta, organizada por La Unió Llauradora i Ramadera, AVA-Asaja, Asaja Alicante, la CCPV-COAG y UPA-PV, acogió a más de 3.000 manifestantes y 300 tractores de comunidades como Castilla la-Mancha y Castilla y León, además de la valenciana. Con esta, las organizaciones agrarias valencianas ya suman seis acciones de protesta a lo largo de las últimas semanas. 

La jornada empezaba temprano con la salida de los tractores y manifestantes desde el norte y el sur de Valencia que confluyeron a partir de las 10 en el Edificio del Reloj del Puerto de Valencia. Exigían a todas las administraciones “un cambio radical de las políticas agrarias y ambientales de la Unión Europea que están hundiendo la rentabilidad de los productores y poniendo en peligro la soberanía alimentaria europea”.

Después de los parlamentos, las entidades quemaron paja creando una cortina de humo y lanzaron al suelo diversos productos agrarios que están sufriendo una insostenible crisis de rentabilidad, tales como naranjas, mandarinas, vino, almendras, cereales, etc. Entre los carteles hubo mensajes que interpelaron a los políticos y los consumidores: “Europa, ¿quieres agricultores o no?”, “Sin agricultores comeremos piedras” o “Cuidamos el bosque verde que no se quema”.

A continuación, varios manifestantes de todas las organizaciones se dirigieron hacia el puerto comercial con el objetivo de entrevistarse con la presidenta del Puerto de Valencia, Mar Chao, pero la policía nacional cortó el paso provocando fuertes cargas y empujones y la detención del secretario comarcal de la Unió Llauradora en la Plana Baixa, David Esteban, que permaneció durante seis horas en la comisaría de Zapadores para más tarde ser puesto en libertad sin medidas cautelares.

Zaragoza

En Zaragoza decenas de asistentes intentaron entrar en la Consejería de Agricultura del Gobierno de Aragón, sin embargo, la Policía Nacional lo impidió, aunque los momentos de tensión eran palpables. Finalmente, únicamente los representantes de las organizaciones agrarias accedieron al edificio institucional y le entregaron al consejero aragonés, Ángel Samper, su tabla reivindicativa, que posteriormente entregaron también al delegado del Gobierno en Aragón, Fernando Beltrán. En la Plaza del Pilar tiraron al suelo cebada, trigo y vino mientras decían: “esto es lo que valen nuestros alimentos, ruina, nada”, y repartieron entre los presentes fruta y carne.

Continuarán las protestas

A pesar de todo, las organizaciones no se desmovilizan. Unión de Uniones tiene planteados nuevos actos para los próximos días 27 y 28 de febrero en la frontera con Francia, y examinará la oportunidad de convocar o apoyar otras acciones.

Acceso a la noticia en la página 3 del ejemplar de Valencia Fruits.

Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits.