Castilla-La Mancha aprobará 40 millones de ayuda para la agricultura de secano

DIEGO MARTÍNEZ
FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

Castilla-La Mancha es una comunidad autónoma, sobre todo, de secano, que riega solo el 15% de su superficie agrícola

El objetivo de las ayudas es que los agricultores puedan impulsar la viabilidad y rentabilidad de sus explotaciones. / ARCHIVO

Efeagro.

El Gobierno regional aprobará en el Consejo de Gobierno del próximo 23 de mayo una línea de ayuda, anunciada por el presidente Emiliano García-Page, por valor de 40 millones de euros, para la agricultura de secano, que permitirá a los agricultores de Castilla-La Mancha hacer frente a los efectos de la sequía.

Así lo ha avanzado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, durante una visita a la empresa Saleplas ubicada en la localidad toledana de Madridejos.

Martínez Arroyo ha señalado que las ayudas que se aprobarán forman parte de una línea “pionera” en toda España y que los agricultores podrán solicitar al pedir la Política Agraria Común (PAC) “de manera muy sencilla”, pues solo tendrán que marcar una casilla llamada sequía.

En este sentido, ha destacado que el regadío es “fundamental” para la agricultura porque la dota de un valor añadido que es entre cinco y seis veces más alto que cuando no se riega, si bien ha indicado que Castilla-La Mancha es una comunidad autónoma, sobre todo, de secano, que riega solo el 15 por ciento de su superficie agrícola.

Castilla-La Mancha es la que tiene más porcentaje de superficie de riego por goteo, de modo que un 65% de ese 15% se riega por goteo

Sin embargo, ha resaltado que Castilla-La Mancha es, en cambio, la que tiene más porcentaje de superficie de riego por goteo, de modo que un 65% de ese 15% se riega por goteo.

Ha recordado que el Ejecutivo autonómico tiene abierta una convocatoria de ayudas, publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), por importe de 15,4 millones de euros, para que los agricultores puedan impulsar la viabilidad y rentabilidad de sus explotaciones.

Con todo, ha significado que, actualmente, el regadío en Castilla-La Mancha es 1,5 veces más eficiente que la media nacional y que se ha reducido el consumo por hectárea en un 32 % desde el año 2000.