“Cítricos, fuente de riqueza y salud”, por Carmen Crespo

FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
DIEGO MARTÍNEZ
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

La Consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, opina sobre la importancia de la citricultura en la comunidad

La consejera Carmen Crespo afirma que desde Andalucía han reiterado al Gobierno Español que exija la aplicación de las cláusulas espejo en los acuerdos de importación con terceros países. / Conserjería de agricultura de Andalucía

Carmen Crespo (*)

El protagonismo de los cítricos en la realidad agrícola española es indiscutible, y la aportación de los productores andaluces a la escena española es fundamental; se trata de un sector que aporta riqueza al país y salud a los consumidores. En la campaña 2023/2024 Andalucía va a producir el 32% de los cítricos de toda España y el 44,6% de las naranjas, con un total de 1,86 toneladas en una campaña que será similar a la anterior pese a la sequía, que se está haciendo notar más en las provincias de Sevilla y Córdoba, donde esperamos unos descensos de entorno al 20%, pero que dejan el conjunto regional con un leve descenso del 1,7% en comparación a la campaña anterior.

“En la campaña 2023/2024 Andalucía va a producir el 32% de los cítricos de toda España y el 44,6% de las naranjas, con un total de 1,86 toneladas en una campaña que será similar a la anterior pese a la sequía”

Estas cifras revelan la fortaleza de un sector que está siendo objeto de continuas amenazas y soporta desde una normativa comunitaria que en vez de respaldar al sector le pone trabas, hasta las agresiones de los agricultores franceses vertiendo sus iras contra las producciones españolas, cítricos con frecuencia, cuando atraviesan su frontera. Ante estas circunstancias, la Junta de Andalucía viene respaldando a los citricultores frente a las administraciones comunitaria y española con insistencia y convicción. El Gobierno andaluz  y, en su nombre, la Consejería de Agricultura que encabezo, hemos reiterado al Gobierno de España que exija en las instancias comunitarias la aplicación de las cláusulas espejo en los acuerdos de importación con terceros países para que la entrada de mercancía no supongan una competencia desleal hacia los productores españoles en general y que, además, aseguren a los consumidores que los cítricos que entran en la UE procedentes de países extracomunitarios tienen las mismas garantías de seguridad alimentaria. 

Las razones del Gobierno andaluz no han sido tenidas en cuenta y lamentablemente el Ministerio ha esperado a que las carreteras del todo el país se llenaran de tractores en manifestación para, al fin, oír las demandas de los productores de cítricos, cuando podía haber hecho valer su Presidencia en la Unión Europea para impulsar esta iniciativa, que se ha demostrado indispensable para los citricultores y el resto de productores andaluces, españoles y europeos, como le pedimos desde la Junta de Andalucía. Con esta herramienta buscamos proteger a Andalucía y al resto de España de enfermedades y plagas externas y asegurarnos de que los terceros países respeten las prácticas sostenibles que exigimos a nuestros productores.

Y llegados a este punto esperamos que, a raíz de las movilizaciones del sector agrícola, el Gobierno español haga valer en Europa otra de las demandas de la Junta de Andalucía en favor de los productores de cítricos, como es el freno en la disminución de los aranceles para las producciones de países extracomunitarios, una medida que afecta a un competidor natural de España, como es Sudáfrica o Egipto, ya que las importaciones coinciden con la época de cosecha en España. Por todo ello es necesario que Bruselas dé prioridad a producciones que no coincidan con las campañas europeas y es fundamental que el Estado solicite a Bruselas nuevos acuerdos que marquen un calendario específico para las importaciones con el fin de evitar que influyan en las producciones andaluzas.

Además, la Junta de Andalucía ha llamado la atención al Gobierno de España para que exija en la Unión Europea un control más riguroso de las fronteras, para que se respeten los contingentes y no se permita la entrada de cítricos, y otras producciones, sin los correspondientes aranceles. 

Junto a estas amenazas, los productores de cítricos están sufriendo los estragos de una sequía que es ya estructural en la comunidad andaluza. Dado que el Gobierno central no ha incluido a los profesionales de los cítricos entre los beneficiarios de las ayudas estatales por la sequía y la Reserva de Crisis solo afecta a las provincias de Sevilla, Córdoba y Huelva, la Junta de Andalucía ha reclamado que esas ayudas sean del 100% para todas las provincias. Asimismo, el sector de los cítricos ha podido acogerse a la Medida 22, una línea impulsada en Bruselas por Andalucía, del Programa de Desarrollo Rural, lo que ha permitido hacer llegar al sector 12,6 millones de euros repartidos entre 3.217 beneficiarios principalmente de las provincias de Córdoba y Sevilla, que han concentrado el 67,5% de estas subvenciones.

“El sector citrícola está siendo objeto de continuas amenazas y soporta desde una normativa comunitaria, que en vez de respaldar al sector le pone trabas, hasta las agresiones de los agricultores franceses vertiendo sus iras contra las producciones españolas” 

El sector citrícola desempeña un papel fundamental para el desarrollo económico de las zonas rurales y ofrece una forma de vida a numerosos pueblos y comarcas de Andalucía, prueba de ello es que las labores relativas a la producción de cítricos van a generar unos cuatro millones de jornales en la campaña 2023-2024, de los que 2,3 millones se corresponden con la recolección de los frutos.

En defensa de esta fuente de riqueza que supone el sector citrícola, la Junta de Andalucía ha redoblado esfuerzos en materia de agua para poner a disposición de los regantes nuevas fuentes hídricas, especialmente valoradas en situaciones de gran necesidad como la actual. Las aguas regeneradas tienen que ser una oportunidad para el futuro y por eso, pese a no ser competencia de la Junta de Andalucía, hemos ofrecido al Estado nuestra colaboración para impulsar los tratamientos terciarios de las depuradoras de la cuenca del Guadalquivir, una vez que se hayan concedido las dotaciones definitivas a los regantes para que puedan utilizarlas en sus explotaciones.

También en materia de investigación e innovación, el Gobierno andaluz apuesta y apoya al sector citrícola con iniciativas para impulsar sus sostenibilidad y su compromiso con el medio ambiente. Una muestra de ello es el acuerdo de investigación suscrito por la Consejería de Agricultura y el Ayuntamiento de Palma del Río en Córdoba para impulsar la ejecución de un proyecto sobre el cultivo sostenible de cítricos y por el que los expertos del centro del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa) “Las Torres” en Alcalá del Río (Sevilla) asesorarán al ayuntamiento palmeño en técnicas de producción sostenible.

La sanidad vegetal es otra de las preocupaciones de la Junta de Andalucía y un apartado en el que colabora de manera estrecha con los productores citrícolas a través del Plan Andaluz de Vigilancia Fitosanitaria y el proyecto Life for Citrus.

La Junta de Andalucía emplea todos los recursos a su alcance para dar cobertura a los productores de cítricos y una muestra de ello es que Andalucía es la primera comunidad autónoma en fondos destinados a las OPFH, donde se incluyen productores citrícolas, pues en los últimos cinco años, el montante económico de la región para estas subvenciones e inversiones de las organizaciones de productores ha crecido en un 45%. De hecho, los fondos se han elevado de 88 a 128 millones de euros que actualmente reciben un centenar de organizaciones de productores de frutas y hortalizas y asociaciones de todo el territorio andaluz. Se trata de un proyecto que no tiene techo y con el que vamos creciendo en una tendencia al alza continua, de modo que este año pondremos a disposición del sector de frutas y hortalizas, donde se incluyen los cítricos, un total de 140 millones de euros de ayudas para 99 OPFH y dos asociaciones de toda Andalucía.

El sector citrícola es fuente de riqueza para nuestra tierra y de salud para toda Europa, mercados en los que Andalucía pisa fuerte y va a distribuir en la campaña 2023-2024 los frutos del cultivo de 89.700 hectáreas de la comunidad autónoma, de las que 60.800 hectáreas se dedican a naranjo dulce y 20.240 a mandarino. Quiero dejar constancia de que mientras que la escasez hídrica ha mermado, aunque levemente la producción de naranja, no ha ocurrido así con las mandarinas, cultivo para el que se espera un incremento de la producción del 17% en mandarina. 

El sector de los cítricos es un orgullo para la comunidad autónoma andaluza, es bandera de Andalucía y de España y es deber de todos protegerlo. 

(*) Consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía

Acceso al artículo de opinión en la página 8 del suplemento de cítricos en el ejemplar de Valencia Fruits. 

Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits.