Comienza la plantación de kiwis en la Ribera de Ebro

Bioibérica CT

Se trata de la prueba piloto que se enmarca en el Plan de diversificación de cultivos del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural

Uno de los momentos de la visita a la nueva plantación de kiwis/ Gencat

Valencia Fruits. Redacción.

La introducción de plantaciones de kiwi en la Ribera de Ebro es una de las propuestas del Plan de diversificación de cultivos que promueve el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural para hacer frente al virus de Sharka, que ha originado daños muy graves en los frutales de hueso. Los campos experimentales serán un banco de pruebas abierto a la visita y consulta de los agricultores interesados.

El 2 de junio en Benissanet, la directora general de Agricultura y Ganadería, Elisenda Guillaumes, acompañada del director de los Servicios Territoriales de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural en las Tierras del Ebro, Jesús Gómez, y técnicos del IRTA, han participado en los trabajos de plantación de kiwis, en el marco del proyecto piloto puesto en marcha por el Departamento para estudiar la viabilidad de este cultivo en la zona.

Los trabajos de plantación durarán un par de semanas. Se plantean como una prueba piloto y se han realizado en cuatro parcelas distintas de 0,75 hectáreas de terreno del término municipal de Benissanet. Los datos obtenidos estarán a disposición de quien esté interesado y el proyecto busca sentar las bases para un futuro cultivo industrial del kiwi en la comarca. En esta línea, se plantearán jornadas de transferencia y visitas a las parcelas de aquellas personas que estén interesadas.

El proyecto busca sentar las bases para un futuro cultivo industrial del kiwi en la comarca

Se experimentará con diferentes variedades de kiwi, con variado valor de mercado pero también con diferente grado de dificultad de cultivo, y se probarán diversas estrategias de sombreado, ya que esta fruta originariamente se cultiva en lugares sombríos y con una humedad media-alta y de carga de materia orgánica en el suelo. En definitiva, se trata de probar distintas estrategias exitosas de cultivo para ver cómo se adaptan a las características climáticas y de suelo de la comarca. El seguimiento y acompañamiento en el sector se hará durante los próximos cinco años con el objetivo de trabajar conjuntamente en la adaptación del cultivo y también de implementar estrategias adecuadas al terreno. Los primeros kiwis esperan para el año 2024.

Se experimentará con diferentes variedades de kiwi, con variado valor de mercado pero también con diferente grado de dificultad de cultivo

También está previsto crear un grupo de trabajo entre personal técnico del IRTA y del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural y personal encargado de llevar a cabo la prueba para compartir conocimientos y hacer frente de forma conjunta a los problemas que puedan ir surgiendo.

El seguimiento y acompañamiento en el sector se hará durante los próximos cinco años con el objetivo de trabajar conjuntamente en la adaptación del cultivo/ Gencat

La Ribera de Ebro, un buen lugar para plantar kiwis

La Ribera de Ebro es una comarca claramente agrícola, donde los cultivos predominantes son: la almendra (9.241 ha), el viñedo (6.036 ha), el olivo (5.949 ha), los extensivos (889 ha) y la avellana (444 ha). En cuanto a fruta dulce, las principales especies presentes en la comarca son el cerezo (226 ha) y el melocotonero (42 ha).

La posibilidad de diversificación es un factor muy importante en cualquier zona agraria, ya que hace que sea más resiliente en épocas en las que un determinado cultivo, por razones comerciales o climáticas, desciende su rentabilidad. Según algunos expertos, la climatología y el tipo de suelo serían muy favorables y el kiwi tiene una adaptación más que suficiente; por ejemplo, en el Segrià y en el Pla d’Urgell o la Terra Alta.

La posibilidad de diversificación es un factor muy importante en cualquier zona agraria, ya que hace que sea más resiliente en épocas en las que un determinado cultivo, por razones comerciales o climáticas, desciende su rentabilidad

Además, un estudio de análisis de mercado de alternativas productivas para la diversificación de cultivos del sector de la fruta dulce en la Ribera d’Ebre concluye que cereza, kiwi y almendra serían tres de los cultivos con mayores posibilidades de éxito comercial . El kiwi es un mercado de alto crecimiento en los últimos años y Cataluña es una gran consumidora. En 2021, sólo se declararon 80 hectáreas de este cultivo, 19 más que en 2020, que producen 1.903 toneladas. En Cataluña se consumen 3.11 kilogramos de kiwis por persona y año a un precio medio de 3,70€/kg y con un volumen de negocio que representó en 2021 un total de 79.766 euros.

El kiwi es un mercado de alto crecimiento en los últimos años y Cataluña es una gran consumidora/ Gencat

Alternativas de cultivos para combatir el virus de Sharka

El kiwi puede ser una alternativa muy válida para diversificar los cultivos habituales y evitar la incidencia del virus de la Sharka que existe en la zona. El Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural ha dedicado muchos esfuerzos a la prevención y lucha contra el virus de Sharka. La erradicación no ha sido posible en la Ribera d’Ebre, a pesar del importante esfuerzo realizado, porque se propaga con mucha facilidad. El Departamento ha indemnizado a los agricultores por la destrucción obligatoria de plantaciones con un importe total de 7,6 millones de euros.

El kiwi puede ser una alternativa muy válida para diversificar los cultivos habituales y evitar la incidencia del virus de la Sharka que existe en la zona

Además de las indemnizaciones por arranque, el Departamento, desde el año 2018, otorga ayudas a la diversificación de cultivos en las parcelas donde se ha obligado a arrancar y destruir plantaciones de melocotoneros y nectarineros afectados por el virus de la Sharka . Así, el Departamento ha dado ayudas por valor de 152.000 € euros para plantar cultivos alternativos al melocotón y la nectarina. Hasta el año 2021, se han acogido a 49 agricultores.

Entre los años 2018 y 2021, se han plantado 103 hectáreas con los nuevos cultivos alternativos al melocotonero y el nectarino. Desde el olivo hasta la alcachofa, con un importante esfuerzo del Departamento por ayudar a los agricultores afectados.