¿Cómo afecta el abonado de fondo racional a los cultivos?

DECCO MIX
Lainco Laiguant
Bioibérica CT

Una parte del nitrógeno podría aplicarse en fondo para mejorar la productividad de los cultivos, a la vez que se minimiza el riesgo de pérdidas

Las estrategias de fertilización más eficientes con el uso de los nutrientes son aquellas en las que se fracciona el abonado. / ARCHIVO

Valencia Fruits. Redacción.

El nitrógeno (N) es el nutriente que más frecuentemente limita la producción en cultivos hortícolas, y establecer los momentos adecuados para la aplicación de fertilizante es fundamental para que haya un buen suministro de los nutrientes del suelo a los cultivos. Las estrategias de fertilización más eficientes con el uso de los nutrientes son aquellas en las que se fracciona el abonado. Pero es cierto que el suelo tiene una capacidad de reserva de nutrientes, y que en un buen manejo de la fertilización se debe tener en cuenta.

Las prácticas de fertilización que incluyen abonado de fondo y fertirrigación han sido recomendadas en cultivos hortícolas por muchos autores. De hecho, la aplicación de N y K antes de la siembra en la zona radicular proporciona unas condiciones de crecimiento óptimas durante un periodo de tiempo en el que puede no ser necesario el riego. Por tanto, el abonado en fondo combinado con fertirrigación reduce la lixiviación de nutrientes, aumenta la NUE (eficiencia del uso del N) e incrementa los rendimientos cuando se compara con prácticas de abonado dónde todos los nutrientes se aplican en la siembra o mediante el sistema de riego por goteo.

Además, hoy en día se cuenta con fertilizantes con tecnología, como la gama ENTEC® que nos permite ser más eficientes con el N aplicado en fondo y reducir las pérdidas al medio ambiente. ENTEC® incorpora la tecnología de los inhibidores de la nitrificación, que retrasan la actividad de las bacterias del género Nitrosomonas, responsables de la transformación del amonio (NH4+) a nitrato (NO3). El nitrógeno está en su totalidad disponible para las plantas desde su aplicación, pero permanece en el suelo en forma de amonio durante un mayor periodo de tiempo y eso hace que se minimice el riesgo de pérdida por lavado.

EuroChem, en colaboración con centros de investigación y universidades, ha estudiado las prácticas de abonado que incluyen la combinación de fertilización de fondo con ENTEC® + fertirrigación en los últimos años. Como ejemplo, en 2019, el centro de experimentación de la fundación Cajamar en Paiporta realizó un ensayo para comparar sistemas de fertirrigación convencional (100%) con estrategias de abonado de fondo con ENTEC® (35%) y fertirrigación (65%) en el cultivo de brócoli. La práctica con abonado de fondo ENTEC® + fertirrigación incrementó la producción temprana en un 51%, y la producción total en un 5%.  Estos datos corroboraron los resultados obtenidos en ensayos de sandía y lechuga (2017-18) y en col china (2017) en la misma estación experimental. La combinación de abonado de fondo con ENTEC® con fertirrigación obtuvo un 21% más de producción (comercial) de sandías, un 6% más de lechugas y un 14% más en col china que el tratamiento dónde solo se utilizó fertirrigación (Figura 1). Demostrando también una mayor eficiencia en el uso del fertilizante.

igura 1. Respuesta del rendimiento de diferentes cultivos a la aplicación de fertilizante ENTEC® de fondo + fertirrigación en comparación con el tratamiento exclusivo de fertirrigación. / ENTEC

ENTEC® contribuye a reducir las pérdidas de N durante las fases de crecimiento de menor absorción de este nutriente y a dejar más N disponible en el suelo para los momentos de máxima necesidad. Pero también, es una tecnología ideal para las coberteras o la fertirrigación, ya que favorece una nutrición mixta de los cultivos con importantes ventajas fisiológicas para las plantas, una mayor absorción de otros nutrientes igualmente esenciales, y en definitiva la obtención de mejores cosechas y de calidad.