El consumidor cambia sus hábitos para hacer frente a la inflación

BAYER ESTRATEGIA CÍTRICOS
ETIGRAF WEB
AGROPONIENTE WEB
HISPATEC 2023
SORMA FRUIT LOGISTICA
FRUIT LOGISTICA 2023

El 90% de los consumidores ha cambiado sus hábitos alimentarios para hacer frente a la subida de los precios de la cesta de la compra y ahora prioriza los productos en ofertas o las marcas blancas en detrimento de los alimentos frescos

La compra de frutas y hortalizas frescas ha caído un 18%. / ARCHIVO

Efeagro.

Esta es una de las principales conclusiones de una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre este asunto, que revela también que ha crecido en España el número de hogares con dificultades financieras, que ha pasado del 23 al 35 por ciento en los últimos ocho meses.

Según el estudio, realizado el pasado mes de diciembre, la mayoría de las familias se han visto obligadas a recurrir a sus ahorros para llegar a final de mes, a pedir dinero a familiares y amigos, y a solicitar un préstamo al banco.

En cuanto a los hábitos alimentarios, destaca que nueve de cada diez consumidores consultados los ha cambiado, priorizando los productos de oferta y reduciendo los productos frescos, como la carne y el pescado (32 %), pero también las frutas y verduras (18 %).

Por el contrario, se incrementa el consumo de productos de amplia vida útil, como los alimentos envasados y congelados (28%), según la encuesta de la OCU realizada, en colaboración con otras tres asociaciones europeas de consumidores, a 5.268 personas (1.307 residentes en España) de entre 25 y 74 años.

El estudio pone de manifiesto que la inflación también está promoviendo nuevos hábitos de consumo domésticos en el ámbito de la energía en nueve de cada diez hogares.

El más común, apagar la luz cada vez que se sale de una estancia (72% de los encuestados), pero también reducir las horas de calefacción (63%), desenchufar el cargador del móvil o de la tablet cuando no se usan (59%) o acortar la duración de la ducha o darle preferencia frente al baño (51%).

Junto a estos se añaden nuevos hábitos de ahorro como reducir el gasto en ocio y hostelería (87 %); en ropa y complementos (84%); en viajes (84%); en actividades culturales (80%) y en el uso del coche (74%).

Pero también en el presupuesto doméstico para prácticas deportivas (60%), formación (45%) y atención sanitaria (41%), en concreto a lo que corresponde al dentista, al fisio o a las consultas y pruebas diagnósticas.

Ante estos resultados de la encuesta, la OCU pide al Gobierno un incremento urgente de las ayudas a los consumidores más vulnerables, así como la aplicación del IVA del 0 por ciento a la carne y el pescado.