El control de la seguridad alimentaria de frutas y verduras es una prioridad, según la UPV

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

Los resultados de la investigación llevada a cabo por un equipo de la UPV revelan que los consumidores podrían estar expuestos a protozoos patógenos al consumir vegetales orgánicos crudos

El estudio destaca la importancia de lavar las frutas y verduras previamente a su ingesta./ ARCHIVO

Efeagro.

Un equipo de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) ha analizado la presencia de varios protozoos patógenos en un total de 110 muestras orgánicas de lechuga, espinaca, col y fresas y los resultados subrayan la importancia de controlar la seguridad alimentaria.

Investigadores del grupo de Biodiversidad Microbiana del Ciclo del Agua (Biomica) del Iiama y el Centro Avanzado de Microbiología de Alimentos (CAMA) de la UPV han llevado a cabo este estudio en el marco del proyecto Ecofood, subvencionado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

El estudio del equipo de la UPV, publicado en la revista ‘Food and Waterborne Parasitology’, aboga por mejorar y promover medidas preventivas para reducir los riesgos asociados con la contaminación microbiológica de dichos alimentos.

Mediante técnicas avanzadas de inmunofluorescencia y qPCR, el equipo del IIAMA analizó la presencia de varios protozoos patógenos en 110 muestras orgánicas de lechuga, espinaca, col y fresas de mercados locales de València.

La primera autora del estudio e investigadora de Bioma-Iiama de la UPV, Laura Moreno Mesonero, sostiene que “conocer los posibles riesgos microbiológicos asociados con la producción de frutas y verduras procedente de cultivo orgánico, en un escenario marcado por la escasez de agua y la necesidad de conservar los recursos naturales, ayudaría a implementar medidas de tratamiento y desinfección efectivas para garantizar la seguridad microbiológica del agua reutilizada”.

Junto a ella, firman este trabajo Lara Soler, Inmaculada Amorós, Yolanda Moreno, María Antonia Ferrús y José Luis Alonso.

Detalles del estudio

El estudio representa un avance significativo en la investigación de la seguridad alimentaria, ya que proporciona información valiosa para reguladores, productores de alimentos y profesionales de la salud pública.

Según los investigadores, “los resultados revelan que los consumidores pueden estar expuestos a protozoos patógenos al consumir vegetales orgánicos crudos, al igual que ocurre con los vegetales de agricultura convencional”.

“Por ello, debemos abordar los riesgos microbiológicos de manera integral y aprovechar el potencial de la reutilización del agua, mientras protegemos la salud pública y promovemos la sostenibilidad ambiental. Como medida preventiva, es importante realizar un buen lavado de los vegetales, tanto orgánicos como convencionales, antes de su consumo”, añaden.

“Al comprender mejor los posibles riesgos y adoptar enfoques proactivos para mitigarlos, podemos garantizar la seguridad alimentaria, impulsar la reutilización y promover prácticas sostenibles en la producción de frutas y verduras orgánicas frescas”, concluyen.