Una cosecha de cereales abundante pero desigual por la sequía y los precios

AgroFresh FRESCOS

El campo español afronta la nueva campaña de cereales con mejores perspectivas que 2023

En el sur -Andalucía y Extremadura- y en el centro ya se han segado los campos y poco a poco van entrando a la recolección los agricultores de todo el territorio. / Archivo

Mercedes Salas. / Efeagro.

España duplicará su producción anual de cereales en la nueva campaña 2024-2025, en la que se esperan cosechas abundantes pero desiguales según la zona, porque muchos territorios encadenan tres años de sequía; además, los agricultores se quejan de los precios bajos frente a sus altos costes.

El campo español afronta la nueva campaña de cereales con mejores perspectivas que 2023 -cuando vivió la peor del siglo- y garantías de una cosecha copiosa, pero con zonas como Aragón, Cataluña o el sureste aún afectadas por la sequía.

En el sur -Andalucía y Extremadura- y en el centro ya se han segado los campos y poco a poco van entrando a la recolección los agricultores de todo el territorio, como Castilla y León -primera productora-.

Los aforos muestran subidas anuales notables pero rendimientos dentro de la media de lo que sería una campaña normal.

España es un país deficitario en cereales y necesita importar para el abastecimiento de su industria de alimentos y de piensos; desde el comercio auguran que este año habrá oferta suficiente, animada también por las buenas perspectivas internacionales de producción.

Las cifras

Los productores españoles cosecharán 22,5 millones de toneladas de cereales, con un repunte anual del 120%, según las estimaciones de Cooperativas AgroAlimentarias.

Por cultivos, las cooperativas prevén 7,2 millones de toneladas de trigo blando (+128,15%), 8,7 millones de toneladas de cebada (131,1%), 3,48 millones de maíz (+29,38%) y 932.363 de trigo duro (128,33%).

Por su parte, la Asociación de Comerciantes de Cereales y Oleaginosas (Accoe) prevé un incremento anual del 128,7% y una producción de 18,3 millones de cereales de invierno (excluido el maíz), categoría que incluye a los que se están recogiendo ahora, como el trigo y la cebada, según ha informado a Efeagro.

Por cultivos, Accoe estima 6,7 millones de toneladas (+111,28%) de trigo blando, 977.103 toneladas de trigo duro (+169%) y 8,8 millones de cebada (130,76%).

Valoraciones del comercio y de los agricultores

Para el secretario general de la patronal de comerciantes Accoe, José Manuel Álvarez, las previsiones son “una buena noticia” y a escala internacional “también se apunta a cosechas magníficas y suministros normales”.

El director de cultivos herbáceos de Cooperativas AgroAlimentarias, Antonio Catón, ha señalado esta semana en un seminario virtual de la Plataforma Tierra (Cajamar) que tras un año “nefasto” (2023) la campaña que empieza es positiva y los agricultores volverán a sonreír.

Desde la organización agraria Asaja, su representante sectorial de cereales, Nato Meneses, ha calificado de “irregular” la campaña, en declaraciones telefónicas a Efeagro desde Palencia: “En algunas zonas muy buena y en otras un desastre”.

Lo más preocupante para los agricultores, ha añadido, es que los precios son “irrisorios”, con partidas “a 180 euros/toneladas, cuando hace dos años estaban en 360 euros/tonelada… Incluso ahora se venden cien euros/toneladas más baratos que antes de la guerra de Ucrania”.

En las zonas que haya buena cosecha, ha señalado, la campaña “quedará en tablas” (empate) o las pérdidas serán leves.

Sin embargo, las organizaciones agrarias han advertido de que en áreas como el sureste se encadenan tres años de sequía y se están abandonando muchas tierras, o cambiando los cultivos por almendros.

El responsable sectorial de cereales de COAG, José Roales, ha declarado, en conversación telefónica desde Zamora, que la campaña será normal salvo esos territorios, a los que suma Cataluña y parte de Aragón, donde las recolecciones son “nulas”.

“Los precios son bajos y el agricultor pierde, porque los insumos no dejan de subir -gasóleo, electricidad y fertilizantes- (…) Por muy buena cosecha que tengamos no vamos a recuperar lo perdido”, ha recalcado

Roales ha remarcado que el agricultor está cansado “de cosechas malas y de precios bajos”, lo que se acentúa con los problemas climáticos.

Como solución, ha pedido un “acuerdo nacional de agricultores, ganaderos, administraciones que implique a la sociedad” para asegurar una renta a los productores a través de los precios, y medidas para garantizar la soberanía alimentaria y que no se agrande el déficit español en grano.