La cosecha de espárrago se reduce un 40% con pérdidas de hasta 55 millones

DIEGO MARTÍNEZ
FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

La campaña de 2022 en Granada dejó una cosecha de 37 millones de kilos de espárragos y supuso un 15% menos de la media, una cifra negativa que empeorará este año, cuando se estima que se recogerán unas 25.000 toneladas de espárragos

El motivo de esta caída de producción está vinculado a la sequía. / VF

Valencia Fruits. Redacción.

UPA Granada ha cuantificado en 55 millones de euros las pérdidas que sufrirán los agricultores por la reducción de un 40% en la cosecha del espárrago, una caída vinculada a una sequía que dibuja un panorama “muy negro” para la continuidad de las explotaciones.

El secretario general de UPA Granada, Nicolás Chica, ha calculado que los productores de espárrago en esta provincia, principal productora de espárrago verde, soportarán pérdidas de 55 millones por una mala cosecha vinculada a la sequía que hará que la recolección caiga hasta un 40%.

Chica ha advertido de que la falta de lluvia dibuja un panorama “muy negro” y ha apuntado que, si no llueve en las próximas semanas, muchas explotaciones se exponen a un serio riesgo de cierre.

“Ya podemos dar por perdida el 40% de la producción de espárrago, entre otras cosas porque el secano está muy perjudicado por la falta de lluvia y porque estas altas temperaturas, también, están adelantando el final de la cosecha”, ha apuntado el secretario general de UPA, que ha temido que esta sea la peor campaña de los últimos diez años.

Ha explicado que el espárrago es un cultivo delicado que hay que rotar cada año porque no se puede plantar siempre en el mismo sitio, lo que limite la superficie.

La campaña de 2022 en Granada dejó una cosecha de 37 millones de kilos de espárragos y supuso un 15% menos de la media, una cifra negativa que empeorará este año, cuando se estima que se recogerán unas 25.000 toneladas de espárragos.

A estos datos, Chica ha sumado el encarecimiento de los suministros y el bajo precio que reciben los agricultores por su producto.