La crisis de costes amenaza el empleo en la industria alimentaria

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Los costes energéticos, la inflación y las tensiones logísticas son los tres factores que más están afectando al sector de los alimentos y bebidas

En relación al empleo femenino, la cifra total de ocupadas en el sector en el primer semestre de 2022 se ha incrementado un 1,3% con respecto al mismo periodo de 2021. / ARCHIVO

Efeagro.

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha destacado la aportación del sector agroalimentario al mercado laboral —incrementó sus niveles de empleo un 3,7 % durante el primer semestre del año— pero cree que esa contribución está amenazada por la inflación y por los costes energéticos.

Es una de las principales conclusiones que extrae la Federación del Informe de Empleo que ha realizado en colaboración con la Asociación Centro de Predicción Económica (Ceprede) y con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Pesca.

En los seis primeros meses del año, el sector contabilizó un promedio de 518.400 ocupados, de los que 465.200 pertenecen al segmento alimentación (89,7%) y 53.200 a bebidas (10,3%).

A pesar de que el sector “ha sabido mantener el equilibrio” en ese periodo, la FIAB advierte de la “vulnerabilidad” de la actividad industrial a causa del contexto actual, con una ralentización del consumo por la elevada inflación, los altos costes energéticos que impactan en las empresas y las tensiones logísticas, entre otros.

Todos estos factores “ya están afectando gravemente tanto a la productividad industrial como al consumo y, de no establecer las medidas adecuadas, podría tener su repercusión en el empleo”, ha añadido la federación. En este sentido, la Federación ha pedido al Gobierno no introducir más costes a las empresas, sino “ofrecerles seguridad jurídica” para que “puedan seguir aportando al crecimiento económico y laboral”.

Entre otras medidas, FIAB ha vuelto a pedir una bajada temporal del IVA a los alimentos y a las bebidas que “redunde en la reactivación del consumo, el cual ya se está viendo seriamente perjudicado”. La Federación también ve “vital” la llegada de ayudas directas, especialmente a las pymes, y acelerar la aprobación del Perte agroalimentario.

Ritmo de crecimiento

En el primer semestre de 2022 hay 18.500 ocupados más que en el primer semestre del 2021, según los datos recogidos de la Encuesta de Población Activa (EPA). En este sentido, el ritmo de crecimiento del empleo se sitúa por encima de la dinámica industrial, aunque lo hace por debajo del conjunto de la economía.

Aun así, los alimentos y bebidas representan el 21% del empleo de la industria manufacturera, es decir, uno de cada cinco trabajadores desarrolla su actividad en la industria, “reafirmando su capacidad para generar riqueza y estabilidad social en nuestro país”. En cuanto a la distribución por autonomías, Cataluña (20,3%), Andalucía (14,1%) y Comunidad Valenciana (10,6%) encabezan el listado.

En relación al empleo femenino, la cifra total de ocupadas en el sector en el primer semestre de 2022 se ha incrementado un 1,3% con respecto al mismo periodo de 2021; por edad, el empleo juvenil es el que mayor crecimiento registra; mientras que en el ámbito contractual son “de forma mayoritaria, los puestos indefinidos” los que siguen dominando en esta industria.

El director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo, ha destacado que, al ser “el primer sector industrial” en España, un comportamiento “inestable” en el mercado laboral dentro del sector sería un “mal síntoma” para el conjunto de la economía del país. “No estamos todavía en este escenario, pero sí vemos con preocupación la deriva que pueda tomar la situación tan compleja en la que nos encontramos”, ha añadido. Por eso, ve necesario “adelantarse y evitar la adopción de cualquier medida legislativa o fiscal que pueda perjudicar la competitividad y el empleo de las industrias”.