¿Va a desaparecer la figura del temporero en el campo?

DECCO MIX
Lainco Laiguant
Bioibérica CT

En la reforma laboral que propone Gobierno, la contratación temporal no podrá superar el 15% de la plantilla anual de una empresa

Temporeros trabajando en una producción de melones. / ARCHIVO

Valencia Fruits. Redacción.

La reforma laboral que pretende aplicar el Gobierno es uno de los temas estrella en los medios de comunicación. Sin embargo, poco se habla de cómo afectará al sector agrario. La propuesta de reforma de la ministra Yolanda Díaz pasa por acortar la temporalidad laboral de nuestro país. “La contratación temporal no podrá superar el 15% de la plantilla anual de cada empresa”, indica el documento propuesto por el ministerio de Trabajo, y además, indica en que únicamente podrán podrán justificarse los contratos temporales en dos situaciones: cuando haya un “incremento ocasional e imprevisible de la actividad empresarial que no pueda ser atendido con la plantilla habitual de la empresa” y para “sustituir a una persona con derecho a reserva de su puesto de trabajo”. ¿Qué pasa entonces con la figura de los temporeros en el campo?

La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (Asaja) de Ciudad Real ha mnostrado su máxima preocupación ante la posible supresión de la figura del temporero en el campo, que vendría aparejada a esta reforma. La organización agraria ya ha trasladado su rotundo rechazo a lo que en este momento es un proyecto de Real Decreto que, a ju juicio, no contempla la peculiaridad de algunos sectores como el campo y que “solo en la provincia de Ciudad Real, pondría en peligro a más de 20.000 contratos de trabajadores de campaña”.

La supresión de la figura del temporero en el campo vendría aparejada a la reforma laboral que propone el Gobierno

“¿Qué hacemos con las campañas de recolección? ¿Qué alternativas tenemos para las necesidades cortas y temporales de mano de obra que exige el campo? ¿Cómo gestionamos los recursos humanos los agricultores?”, se preguntan desde la organización.

Mano de obra

Como en cualquier otro lugar de España, y como en cualquier otro cultivo, el sector agrario necesita mano de obra de manera eventual, ya que las campañas vienen determinadas por la cosecha de cada año. El sector agrario emplea a miles de personas en agosto-octubre y noviembre-enero a través de contratos que se ajusten a los temporales, contratos que, para Asaja Ciudad Real “están condenados a desaparecer según reza el proyecto de Real Decreto”.

Por este motivo, la organización ya ha puesto este asunto en conocimiento de la Junta de Castilla-La Mancha y a los responsables políticos de la provincia para evitar que se puede llegar a esta situación en el campo, o por lo menos que el proyecto de Real Decreto tenga en cuenta las particularidades de la temporalidad en el sector agrario.