El Gobierno español presenta su propuesta de ecoesquemas para la PAC

Gregal abril 2021
Fedemco 2021 01
Bioibérica AQ-Flow

Esta propuesta ha sido actualizada a partir de la última información facilitada por la Comisión Europea y definida “con un mayor grado de detalle”

Las organizaciones agrarias consideran prioritario definir cuanto antes aspectos vitales de la nueva PAC. / Óscar Orzanco

Efeagro.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha presentado el repertorio, que arranca con un primer ecoesquema dirigido a mejorar la sostenibilidad de los pastos, aumento de la capacidad de sumidero de carbono y prevención de incendios mediante el impulso del pastoreo extensivo; y uno segundo sobre el manejo apropiado de dichos pastos: siega de prados y márgenes sin segar, según ha especificado este martes el Departamento en un comunicado.

El resto de los ecoesquemas están dedicados a prácticas para la mejora del carbono orgánico; la calidad y la fertilidad del suelo en tierra arable: fomento de la rotación de cultivos con especies mejorantes; agricultura de precisión con planes de gestión de nutrientes; y el quinto sobre prácticas alternativas a la quema al aire libre de restos de cosecha y poda (cubiertas vegetales inertes, valorización energética de biomasa vegetal y compostaje).

El MAPA incluye otros tres esquemas verdes: sobre prácticas en el uso sostenible de fitosanitarios; para la mejora de la conservación del suelo mediante cubiertas vegetales vivas en cultivos leñosos; y para prevenir la erosión del suelo y mejorar su contenido en carbono y materia orgánica: agricultura de conservación-siembra directa.

Finalmente, propone a las regiones uno relativo a la mejora de la biodiversidad a través de márgenes multifuncionales e islas de biodiversidad y de zonas de no cosechado y mantenimiento del cultivo.

La relación, “abierta al análisis y debate” con las comunidades autónomas, se cerrará en la Conferencia Sectorial monográfica que se celebrará en primavera sobre el modelo de aplicación de la PAC.

Estos nueve ecoesquemas pueden diferenciarse entre aquéllos cuyo importe puede ser calculado como incentivo y aquellos cuyo importe debe ser calculado como compensación, ha detallado.

El Ministerio ha recordado que este modelo es “una de las principales novedades” de la próxima programación que se empezará a aplicar en 2023.

Ha recordado que cada Estado miembro debe incluir en su plan estratégico un catálogo de prácticas voluntarias encaminadas a incrementar la sostenibilidad de las explotaciones, en aspectos “tan importantes” como la protección de los suelos, el incremento de su capacidad como sumidero de carbono, la preservación de la biodiversidad o la reducción de emisiones.

En base al Acuerdo del Consejo de Ministros de la UE de octubre de 2020, los Estados miembros deben destinar al menos el 20% de los pagos directos a esta finalidad. A este respecto “es necesario tener en cuenta”, según el MAPA, que las negociaciones trilaterales entre el Consejo, la Comisión y el Parlamento Europeo todavía no han concluido.

Previamente a la entrada en vigor de la línea de ecoesquemas, se realizará el desarrollo normativo así como las labores de formación e información para que los productores puedan acceder “más fácilmente” a los mismos.