El Puerto de Bilbao hace balance de un pésimo 2020 y prepara su recuperación

Gregal abril 2021
Fedemco 2021 01
Bioibérica AQ-Flow

La mejora del servicio de estriba, el Brexit y la inyección de liquidez e inversión de la autoridad portuaria serán las bases para el inicio de la recuperación del Puerto de Bilbao tras un año pésimo

Vista aérea del puerto de Bilbao. / PB

Valencia Fruits. Redacción.

2020 ha sido un año pésimo, sin paliativos, para todos los sectores económicos. En esta linea, durante el catastrófico año, el Puerto de Bilbao movió un total de  29,5 millones de toneladas, un 16,7% menos que en el ejercicio anterior, lo que  equivale a un descenso de 5,9 millones de toneladas.  

Pese a que la recuperación no será rápida en el tiempo y de momento las acciones se plantean a corto plazo, la Autoridad Portuaria confía  en que en 2021 los datos serán mejores que los del ejercicio recién terminado. 

Algunos de los pilares en los que se basará la recuperación serán: la recuperación  de la actividad económica en nuestro ámbito geográfico y empresarial; la  consolidación de un servicio de estiba flexible, competitivo y eficaz; el impulso de  aspectos internos tales como una nueva y diferente política comercial; la  consolidación de nuestra apuesta, entre otros objetivos, por la digitalización, la  innovación y la sostenibilidad; las oportunidades derivadas de la entrada en vigor del  Brexit; y la recuperación de la calidad de las infraestructuras y los servicios del Puerto de Bilbao. A todo ello hay que sumarle las medidas económicas adoptadas por la  Autoridad Portuaria en pos de ayudar a las empresas privadas y a las inversiones  programadas para crear nuevo suelo para proyectos estratégicos y para ser más  competitivos.  

Análisis de los tráficos

En 2020, los tráficos han estado influenciados, principalmente, por la crisis causada  por la pandemia, que ha originado, entre otros, la caída de la demanda de productos  petrolíferos, y por la lamentable situación y calidad del servicio de estiba.  

Si se analiza la evolución del 2020, hasta el mes de junio, pese al efecto de la  pandemia, el Puerto tenía un descenso contenido, por debajo de la media de Puertos  del Estado. En septiembre, la crisis, junto a la “fuga” de tráficos que supuso varios preavisos de huelga, el descenso se igualó al del resto de los puertos. Y  en diciembre, por la huelga de estiba iniciada en octubre, el tráfico ha quedó en ratios de 2013, y la pérdida de tráficos llegó a situarse por encima de la media estatal.  

Los tráficos que más han sufrido son, por un lado, el crudo de petróleo y fuel-oil por  la falta de demanda de combustibles, que ha llevado a Petronor- el principal cliente  del Puerto- a parar una de sus dos unidades de producción, lo que ha reducido en  un 40% su capacidad para procesar petróleo. Por otro lado, ha habido una caída importante de los productos siderometalúrgicos por la crisis y por preavisos y huelga de estiba, que ha llevado a algunas empresas a llevar sus productos por otros enclaves o modos de transporte.  

Desglosada la pérdida de tráficos por los motivos comentados, se calcula que en torno al 9% del 22% del descenso de la carga seca es atribuible al “efecto covid” y el  13% restante, a la huelga de estiba.  

Las importaciones suponen el 66% del total. Sin embargo, si aislamos los líquidos, Bilbao es un puerto exportador, ya que supone el 54% del tráfico, cifra similar a la  de 2019. 

Reino Unido sigue siendo el principal mercado del Puerto de Bilbao, y Bilbao la principal puerta del comercio entre España y este país. Si antes del Brexit el 66%  del tráfico era con terceros países, ahora con Reino Unido fuera de la UE ha pasado a ser el 76%.  

Reino Unido sigue siendo el principal mercado y con el Brexit se prevé atraer  nuevo tráfico que ahora utiliza la carretera

En cuanto al número de buques, en 2020 se registraron 2.338 escalas, 480 menos que en 2019; y la caída del pasaje se debe a que, debido a la pandemia, el ferry reduce sus tráficos en un 56% y no se ha permitido el atraque de cruceros.  

Descuentos en tasas y medidas de inyección de liquidez

El importe de la cifra de negocio ha ascendido a 58,9 millones frente a los 69,3 millones de 2019, lo que representa una reducción del 14,9%. Este descenso en la  facturación de 10,3 millones es debido al menor volumen de tráficos portuarios, así como a las medidas de apoyo económico a concesionarios y usuarios aplicadas por  la Autoridad Portuaria en este pasado ejercicio 2020.  

Concretamente, se han adoptado descuentos en tasas de ocupación, actividad y  buque por importe total de 2,8 millones, dentro de las posibilidades que proporcionó  el Real Decreto Ley 26/2020, dando apoyo a las empresas que han experimentado una mayor caída de actividad y a la totalidad de aquellas que han reunido las  condiciones necesarias para acceder a las mismas. 

Por otra parte, la Autoridad Portuaria ha concedido aplazamientos en tasas, sin intereses ni garantías, por importe total de 22,8 millones y reducido el plazo de pago  a proveedores a cero días con un impacto financiero adicional de 1,5 millones, entre  otras medidas.

En conclusión, se han aplicado rebajas por un total de 2,8  millones de € y medidas de inyección de liquidez por un valor de 24,3 millones de €

Estas medidas de apoyo económico coyunturales, aprobadas con ocasión de la  pandemia del covid-19 al amparo del Real Decreto 26/2020, complementan las  medidas estructurales que se vienen aplicando conforme a lo dispuesto en el Plan Estratégico en vigor y que están suponiendo un ahorro anual a concesionarios y usuarios de 4,4 millones de euros (rebaja del 10% en la tasa a la mercancía (T3) y  nueva valoración de terreno y lámina de agua).  

Si bien la propia Autoridad Portuaria ha resultado afectada en sus ingresos por la pandemia y posteriormente por la huelga, se ha entendido que, dentro de sus  posibilidades, debía priorizar la actividad y empleo de la Comunidad Portuaria,  aunque ello supusiera realizar un esfuerzo adicional interno de optimización de la  gestión y reducción de gasto. 

En otro orden de cosas, en el ejercicio 2020 se han cancelado anticipadamente 10 millones de deuda bancaria en el Banco Europeo de Inversiones. De esta manera,  la deuda bancaria neta al cierre del ejercicio se sitúa en 33,1 millones, 1,30 veces dentro de los límites del marco financiero de la Autoridad Portuaria. Sin los citados aplazamientos y descuentos, este ratio hubiera sido de 0,36 al cierre del  ejercicio. La empresa mantiene, por tanto, un perfil de endeudamiento medio-bajo que ha permitido implementar con recursos propios estas ayudas sectoriales en este  momento de mayor dificultad, gracias a su autonomía financiera y de gestión. 

Los recursos generados (Ebitda) han alcanzado los 25,5 millones de €. Asimismo, hasta el momento, se han cobrado 8,8 millones de la Comisión Europea,  en el ámbito del programa de ayudas CEF 2015 Connecting Europe Facility,  correspondientes a la obra de la primera fase del Espigón Central. 

Inversiones para recuperar tráficos

Pese al descenso de los tráficos y la facturación, la Autoridad Portuaria continua con  su plan de inversiones al objeto de, por un lado, responder a las necesidades  operativas del Puerto a corto, medio y largo plazo; y, por otra parte, colaborar a la  reactivación económica del sector privado a partir de las inversiones a realizar por  las administraciones públicas.  

La inversión prevista también se mantiene, siendo la creación de suelo para  nuevos proyectos empresariales uno de los principales objetivos

No obstante, debido a la covid-19 y a trámites administrativos que se han prolongado  más de lo previsto, algunos proyectos llevan retraso en su ejecución o licitación. 

Las principales obras en ejecución o previstas en este ejercicio son:  

Urbanización de la primera fase del Espigón central, que abarcará 201.399  metros cuadrados. La obra, ya en ejecución, cuenta con presupuesto de 8,5  millones de euros y finalizará en otoño de 2021. La Comisión Europea ha aportado el 20% del importe de construcción de este  muelle, en el ámbito del programa Connecting Europe Facility (CEF), y el resto  ha sido sufragado con fondos propios de la Autoridad Portuaria.  

Ampliación del muelle AZ1, que generará 50.000 metros cuadrados de  superficie y una línea de muelle de algo más de 200 metros lineales y 21 metros  de calado para acoger nuevos proyectos. Las obras se licitarán esta primavera  (pendiente de la inminente aprobación del Consejo de Ministros), por un importe  de 29 millones aproximadamente.  

Nuevo acceso rodado a la ZAD 2, recientemente adjudicado por un importe de  4,2 millones de euros. Esta obra se iniciará este mes de febrero, el plazo de  ejecución es de nueve meses y aliviará la congestión de tráfico existente en el  control de acceso del Puerto de Bilbao por el Kalero, permitiendo un acceso  directo y separado desde el vial interno del Puerto a la ZAD 2.  

Proyecto de acondicionamiento estructural de pavimento en el muelle A2, por  un importe (a falta de completar el proyecto) de entre 15 y 20 millones de euros,  que se licitará en otoño de este año 2021  

Muelle de Emergencias, al abrigo del dique-muelle de Punta Sollana, para el  atraque de buques que tengan algún tipo de restricción para su atraque en  muelle comercial, como averías mecánicas o similares, que impidan la  navegación en condiciones de seguridad. El proyecto se ha adjudicado en otoño por un importe de 1,17 millones. Las obras se iniciarán en marzo, con un plazo  de ejecución estimado de 8,5 meses  

Refuerzo estructural de viaducto en la N644, por un importe de 1,9 millones,  que se iniciará en primavera de este año, con un plazo de ejecución estimado  de 9 meses.  

Compromiso con la sostenibilidad

A las inversiones de la Autoridad Portuaria hay que sumar las inversiones privadas,  algunas de ellas de lenta maduración por los trámites administrativos y el tiempo que  necesitan para su ejecución.  

La empresa privada ha anunciado que invertirá, concretamente, más de 79 millones.  La principal inversión es la puesta en marcha, por parte de Petronor, de un proyecto  de marcado carácter estratégico, de alcance global y referencia mundial, vinculado  a la innovación y la sostenibilidad medioambiental, que contribuirá a la reducción de  emisiones de CO2 y a desarrollar la economía de hidrógeno en torno al Puerto de  Bilbao como núcleo neurálgico. 

Este proyecto consiste en la construcción de una de las mayores plantas mundiales  de producción de combustibles sintéticos a partir de hidrógeno verde, generado con  energía renovable. La principal característica de estos combustibles es que se  producen con agua y CO2 como única materia prima, pudiendo utilizarse en motores  

de combustión de coches, camiones o aviones, así como otras aplicaciones. En una  primera fase la inversión ascenderá a 67 millones de euros, con la previsión de que  estas instalaciones se encuentren operativas a partir de 2024. 

Este proyecto de Petronor se vincula con aspectos como la innovación, la tecnología  puntera, la sostenibilidad, la descarbonización y la transición energética que  contribuye a la reducción de la huella de carbono, criterios que se alinean con la estrategia de la propia Autoridad Portuaria de hacer del Puerto de Bilbao un espacio  más sostenible e innovador  

El Puerto de Bilbao promueve, asimismo, otras iniciativas para contribuir a la Agenda  2030. Una de ellas es potenciar el suministro de GNL a buques. En esta línea,  Repsol construirá su primera gasinera en este puerto para abastecer de gas a los  buques.  

La Autoridad Portuaria de Bilbao impulsa otros proyectos para ser un enclave más  eficiente y sostenible como: la sustitución de las calderas convencionales por  bombas de calor que, además, reducen las emisiones de CO2; la adquisición de  vehículos propulsados por energías alternativas (eléctricos 100%, hibridos y GLP);  y la puesta en marcha de un Plan estratégico energético que evalúe las necesidades  energéticas actuales y futuras, y establezca una hoja de ruta de descarbonización  para el horizonte 2030 y 2050, a partir del análisis del potencial de renovables y el  cambio del marco energético en una primera fase.