España se posiciona con el dictamen científico respecto al glifosato

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

“Si seguimos el dictamen científico cuando es negativo, tenemos que seguirlo. Si el dictamen científico es positivo, tenemos que seguirlo. Es muy simple. El dictamen científico es lo que cuenta en este expediente”, afirmó Planas.

tractor

Los plaguicidas a base de glifosato se utilizan principalmente en la agricultura y la horticultura para combatir las malezas que compiten con los cultivos. / Archivo

EFEAGRO

El ministro de Agricultura español instó a seguir el dictamen científico de la EFSA a la hora de que la Unión Europea decida si renueva o no la autorización de uso del herbicida glifosato al llegar a la reunión de ministros de Agricultura de los Veintisiete que se celebra desde el 25 de julio en Bruselas. El 6 de julio, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) indicó que el glifosato no presenta motivos serios de preocupación, si bien faltaban datos en algunas áreas en las que no se ha podido finalizar la evaluación de riesgos.

Esas fueron las principales conclusiones a las que llegó la agencia europea en su revisión de la evaluación de riesgo del glifosato, llevada a cabo por las autoridades en cuatro países de la UE y que servirá a la Unión para decidir sobre la renovación o no de la autorización de su uso.

La EFSA compartió el 6 de julio con la Comisión Europea y los países miembros las conclusiones de su revisión, que “no identifica áreas críticas de preocupación” sobre el impacto de esa sustancia en la salud de las personas, los animales y el medioambiente.

Hay una “preocupación crítica” cuando esta afecta a todos los usos propuestos de la sustancia activa bajo evaluación, de modo que se previene de su aprobación o renovación, aclaró la agencia en un comunicado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó este producto en 2015 como “probablemente cancerígeno para los humanos”, si bien en 2022 la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) llevó a cabo una evaluación del peligro del glifosato y concluyó que no cumplía con los criterios científicos para ser clasificado como sustancia cancerígena, mutagénica o reprotóxica.

La EFSA ha utilizado la clasificación de peligrosidad de la ECHA para los propósitos de la evaluación de riesgos de la UE sobre el glifosato.

El glifosato es una sustancia química usada en herbicidas que está autorizada hasta el 15 de diciembre de 2023 en la Unión Europea, por lo que la revisión realizada por la EFSA forma parte del proceso legal de renovación de la autorización de su uso.

En la reunión de ministros de este martes, los Veintisiete abordarán, igualmente, el proyecto legislativo que pretende reducir el uso de pesticidas.

En junio del año pasado, la Comisión Europea presentó una propuesta para obligar a reducir en un 50 % el uso de pesticidas químicos y de los pesticidas más peligrosos en la Unión Europea para 2030.
El Ejecutivo comunitario no tuvo en cuenta las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania en la agricultura al presentar esa propuesta y, por ello, el pasado diciembre los Estados miembros solicitaron a la Comisión un nuevo análisis de impacto.

En el análisis de impacto adicional, publicado este mes, Bruselas asegura que la iniciativa no pone en riesgo la seguridad alimentaria, incluso si se tiene en cuenta la invasión rusa de Ucrania.
Planas declaró que, como presidencia del Consejo de la UE, España “tomará la temperatura” sobre lo que piensan los Estados miembros.

“Es un dosier en el que deberíamos avanzar. Los temas claves son dos: uno, la fijación de objetivos nacionales, y el segundo, las áreas, digamos, de especial protección. En ambos, yo creo que hay soluciones”, comunicó.

El ministro español opinó que el análisis de impacto adicional “se ha llevado a cabo de forma correcta”, pero dijo que el vicepresidente de la Comisión para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, envió a los países “una carta aclaratoria diciendo que quizá esto no es todo lo que ustedes esperaban”.
“Lo que queremos, yo creo que el estudio de impacto lo refleja, es que en cualquier caso la seguridad alimentaria quede asegurada, pero al mismo tiempo también tenemos que tener en cuenta las condiciones de producción y la sostenibilidad de las mismas”, expuso Planas.