La UJI estudia una alternativa al fertilizante químico con microorganismos endófitos

FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
DIEGO MARTÍNEZ
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

El proyecto “Fijación de nitrógeno en cítricos de la Universitat Jaume I plantea el uso de microorganismos endófitos con capacidad de fijar nitrógeno atmosférico en los cultivos

mutagénesis

El proyecto está dirigido por las investigadoras Loredana Scalschi y Begonya Vicedo de este grupo de investigación de la Escuela Superior de Tecnología y Ciencias Experimentales. / Asebio

Efeagro.

El proyecto “Fijación de nitrógeno en cítricos” de la Universitat Jaume I de Castelló (UJI) plantea el uso de microorganismos endófitos con capacidad de fijar nitrógeno atmosférico en los cultivos, como alternativa sostenible al uso de fertilizantes químicos y que aporta soluciones a un problema agrícola de primer nivel.

La segunda anualidad de este proyecto desarrollado por el Grupo Bioquímica y Biotecnología de la Universitat Jaume I de Castellón ha sido concedida por la Diputación de Castellón, según fuentes de la UJI.

El proyecto está dirigido por las investigadoras Loredana Scalschi y Begonya Vicedo de este grupo de investigación de la Escuela Superior de Tecnología y Ciencias Experimentales. Además, cuenta con la colaboración del profesor Eugenio Llorens y de la doctoranda Luisa Liu Xu, del mismo grupo y la participación, en la primera fase del proyecto, de las alumnas Patricia Gargallo y Verónica Ramírez, del programa Estudia e Investiga de la UJI, que han obtenido el premio Fundació Sabadell a las mejores prácticas.

El vicerrector de Investigación, Jesús Lancis, y la vicerrectora adjunta de Investigación, Margarita Vergara, por parte de la UJI; el diputado de Acción contra la Despoblación y Desarrollo Rural, Santiago Pérez, y el asesor de gobierno, Ramón Martínez, por parte de la Diputación de Castellón, han realizado una visita al invernadero en la que el personal investigador y técnico les ha explicado detalles sobre este proyecto.

Durante la visita Jesús Lancis ha señalado que la investigación científica, con sus procedimientos y métodos basados en la experimentación, es “la única alternativa que permite abordar de forma rigurosa los retos y desafíos a los que se enfrenta la sociedad, en este caso, un sector estratégico para la provincia de Castellón, como es el sector agrícola”.

Por su parte, Santi Pérez ha explicado que este proyecto es “una apuesta más de la Diputación de Castellón en el apoyo a un sector tan importante en la provincia como es la agricultura y, concretamente, la citricultura”.

El nitrógeno es esencial en los procesos de síntesis de proteínas y en la fotosíntesis de las plantas. El estudio se inició el pasado año con la prospección, aislamiento e identificación de 70 bacterias endófitas fijadoras de nitrógeno, a partir de especies de plantas silvestres de familias de interés agronómico, con altos niveles de microorganismos endófitos y con un crecimiento óptimo sin fertilización nitrogenada.

Los estudios en los invernaderos de la universidad pública de Castellón se están realizando en plantones de cítricos, a los que se les ha inoculado la endófita vía radicular. Se están testando más de 10 especies distintas de bacterias y los resultados conseguidos hasta ahora están demostrando que algunas de ellas ayudan a superar la carencia de nitrógeno.

Los resultados conseguidos, una vez puesto a punto el inóculo, permitirán mantener en buen estado productivo los cultivos, a pesar de la reducción de la cantidad de fertilizantes nitrogenados que se prevé vendrá regulada por normativa.

Los cultivos, en este caso los cítricos, una vez colonizados por este tipo de bacterias conseguirán obtener los nutrientes que necesitan y se reducirá la dependencia de la fertilización química

Los cultivos, en este caso los cítricos, una vez colonizados por este tipo de bacterias conseguirán obtener los nutrientes que necesitan y se reducirá la dependencia de la fertilización química y los problemas relacionados con ella.

El proyecto está estructurado en tres fases diferenciadas: una primera de prospección, aislamiento e identificación de las bacterias fijadoras de nitrógeno, una segunda de testado de las mismas y una tercera fase para el desarrollo de un método de aplicación comercial. El convenio con la Diputación castellonense incluye las dos primeras, con una aportación total de 67.500 euros.