FCAC denuncia la pérdida de 32 millones en ayudas

PAMPOLS
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HISPATEC

La Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña planteará posibles soluciones a la pérdida de 32 millones de euros en ayudas en el sector de la fruta seca

almendra

El fruto que se ha visto más afectado por las pérdidas es la almendra./ Archivo

La Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) ha alertado de la pérdida de 32 millones de euros en ayudas para el sector de la fruta seca, especialmente la almendra.

Según la FCAC, la situación se agrava por el abandono de más de 5.500 hectáreas ubicadas en las zonas “más marginales y con menos aptitudes agronómicas”.

Ante esta situación, la federación planteará posibles soluciones en la Mesa Sectorial Agraria de la fruta seca que ha convocado el Departamento de Agricultura.

El responsable de fruta seca de la FCAC, Roger Palau, asegura que “la proliferación de nuevas plantaciones de regadío supondrá un salto cualitativo y cuantitativo en la oferta”.

No obstante, se pregunta “qué pasará con el almendro y el avellanero de secano”.

Estas plantaciones, según Palau, deberían de seguir siendo viables pese a convivir con otras más competitivas, ya que asegura que están manteniendo la actividad económica y evitando la desertización en zonas donde ningún otro cultivo es factible.

La FCAC data el inicio de esta situación en 2011, cuando el Ministerio de Agricultura comenzó a reducir el presupuesto que se destinaba como ayuda directa a la fruta seca y que se situaba en un máximo de 120,75 euros por hectárea.

A partir de 2015, el importe pasó a ser “insignificante” y desde 2016 no se hace efectivo.

Por zonas territoriales, la provincia más afectada ha sido la de Tarragona, que ha dejado de percibir ayudas por valor de 11,8 millones de euros, seguida de la de las Terres de l’Ebre (8,4 millones de euros), Lleida (10,7 millones de euros) y Barcelona, Catalunya Central y Girona, con 1,1 millones de euros cada una.

Finalmente, la FCAC pide que se tenga en cuenta la “gravedad” de la situación y que se garantice la implementación de los diferentes instrumentos que permite la PAC para asegurar la viabilidad estas explotaciones.