El Gobierno riojano apoya a los jóvenes agricultores en sus inicios

HISPATEC
AGROPONIENTE FEBRERO
Congreso subtropicales
Bayer cítricos Vynyty
HERNANDORENA fiabilidad varietal

El Gobierno de La Rioja destinará casi 508.000 euros al programa de acompañamiento y seguimiento de jóvenes que se inicien en el campo

Tras varios años de descenso en el número de jóvenes incorporados, se mejorará la orden que regula las subvenciones para hacerla más atractiva y accesible. / ARCHIVO

Efeagro.

El Consejo de Gobierno ha aprobado destinar casi 508.000 euros al programa de acompañamiento y seguimiento de jóvenes hasta 40 años que se establecen en los primeros años de desarrollo en su actividad agraria.

En la rueda informativa posterior al Consejo, el portavoz del Gobierno riojano, Alfonso Domínguez, ha precisado que este programa pretende impulsar el relevo generacional del sector, así como apoyar la fijación de población en las zonas rurales.

Tras varios años de descenso en el número de jóvenes incorporados, se mejorará la orden que regula las subvenciones para hacerla más atractiva y accesible con el fin de que la burocracia no sea el impedimento para dedicarse a la actividad, ha agregado.

El Gobierno de La Rioja trabaja en mejorar la formación de los jóvenes agricultores y ganaderos, ha resaltado, por lo que se impartirán cursos con una parte teórica, que integrará un módulo ambiental con especial importancia al uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

La parte práctica se destinará a aquellos que se instalen o se hayan instalado durante los últimos cinco años; y también se incluye un módulo específico sobre la aplicación de las medidas contenidas en el Código de Buenas Prácticas Agrarias y en el programa de actuación.

Por otro lado, el Consejo de Gobierno ha autorizado otro gasto de 536.000 euros en el periodo 2024-2026 para la gestión del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Fombera, labor que la Comunidad tiene encomendada a la empresa pública TRAGSATEC.

Este centro se dedica a la recuperación de los animales de la fauna silvestre que, por diferentes causas (enfermedades, traumatismos y debilidad), no pueden desenvolverse en el medio natural y precisan de una atención específica.

Durante los últimos años, el número de ingresos ha experimentado un considerable aumento, con incrementos anuales casi constantes, ha resaltado Domínguez.

Así, en 2020, la cifra anual de atención era de unos 500 animales y en la actualidad se ha más que duplicado, llegando a los 1.200 de media anual.