Halvetic llega a España para revolucionar el mercado de los herbicidas

Decco nueva imagen
Hispatec otoño 2022
Fruit Attraction invitaciones
Bioibérica CT

Proplan Ciech Group presenta su tecnología BGT®, que utiliza un 50% menos de materia activa por hectárea pero que ofrece los mismos resultados a nivel de eficacia

El director general de Proplan Ceich Group, Ignacio Dávila, y Antonio Forcén, Project Manager de Halvetic, junto con los representantes de las principales organizaciones agrarias. / JULIA LUZ

Julia Luz. Madrid.

La empresa especializada en la producción y distribución de productos fitosanitarios y nutricionales, Proplan Ciech Group, presentó el pasado 14 de septiembre Halvetic, su herbicida más innovador y sostenible en el marco de la jornada “El compromiso de Proplan con el Green Deal europeo y la estrategia Farm to Fork”.

Con la sostenibilidad como paisaje de fondo, la normativa de la Unión Europea es cada vez más restrictiva respecto al uso de materias activas en la agricultura. Esta nueva exigencia ha dado lugar a nuevas necesidades dentro del sector, pues demanda productos que cumplan con las directrices europeas pero que no pierdan eficiencia ni eficacia. Halvetic cumple con todos los requerimientos al reducir el activo sin perder eficacia y marca lo que puede ser el futuro de los fitosanitarios.

Durante la rueda de prensa, el director general de Proplan Ciech Group, Ignacio Dávila, dio a conocer de manera global la compañía y su integración en uno de los mayores grupos químicos de Europa Central, el Grupo Ciech.

Herbicida “sostenible”

Halvetic es un herbicida de última generación que permite a los agricultores conseguir una significativa reducción de la dosis de materia activa por hectárea. El producto, gracias a la tecnología BGT® contiene la mitad de sustancia activa —glifosato— que sus homólogos presentes en el mercado pero ofrece los mismos resultados a nivel de eficacia. Además, su reducción de químicos le permite estar alineado con los compromisos del Green Deal europeo al reducir el impacto medioambiental.

Fue Antonio Forcén, Project Manager de Halvetic, el encargado de hablar con mayor detalle sobre el más reciente lanzamiento de Proplan, explicando su origen, lo innovador de la tecnología BGT® y los principales beneficios que ofrece a los agricultores. Entre ellos destacan que sea un producto independiente de la dureza del agua, que no necesita aditivos ni reguladores del PH y que es compatible con otro tipo de herbicidas. “Queremos ser la formulación que ayude a mantener los herbicidas en el marco del Green Deal europeo”, afirmó Forcén durante el lanzamiento del producto.

Tecnología BGT® 

Se trata de una tecnología totalmente revolucionaria para el sector agro ya que combina, en un solo producto, el ingrediente activo principal con un sistema adyuvante de última generación. Es decir, a diferencia de otros productos, no se recomienda el uso de aditivos y mejoradores para conseguir una mayor eficacia, de esta manera se garantiza el máximo aprovechamiento de cada gramo del ingrediente activo utilizado.

Sector agrario y Pacto Verde

Para cerrar la jornada, Proplan organizó la mesa redonda “Perspectivas del sector agrario en relación a los compromisos del Pacto Verde” con la participación del director general de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Gabriel Trenzado; la vicesecretaria general de UPA Madrid, Mónica Álvaro; el responsable del sector de cereales de COAG, José Roales y el coordinador sectorial de frutas y hortalizas de Asaja, Benjamín Faulí.

La ambición de la Comisión Europea de liderar las políticas verdes a escala global mediante una producción alimentaria sostenible y eficiente supone implicaciones directas para los productores, entre ellas, la propuesta de reducir en un 50% el uso de pesticidas para 2023. Esta decisión suscita más dudas que certidumbres en el sector agro comunitario, ya que augura un futuro con más requisitos pero con menos fondos.

De hecho, todos los ponentes coincidían en la necesidad de una hoja de ruta o una metodología para poder alcanzar los objetivos marcados por el Pacto Verde. “Nos han dicho dónde tenemos que llegar pero no nos han dicho cómo”, afirmaba Trenzado en este sentido. A su opinión se sumaba la del responsable del sector de cereales de COAG, José Roales, quien explicaba “los agricultores estamos de acuerdo con la finalidad pero no con el proceso” al mismo tiempo que demandaba un “periodo de adaptación” y “opciones para no perder poder adquisitivo” durante la transición hacia una agricultura ecológica.

Por su parte, Benfamín Faulí describía las posibles consecuencias del Pacto Verde en la agricultura española: la pérdida de explotaciones con una reducción de la producción de alimentos y, como resultado, un aumento de las importaciones con una seguridad alimentaria casi inexistente. Por eso, el responsable de Asaja apelaba por un lado, a la necesidad de estudios técnicos que garanticen la rentabilidad agraria dentro del Pacto Verde y, por otro, “contrapartidas y agilidad por parte de las administraciones, sobre todo en cuanto a los fitosanitarios” para poder llevar a cabo las exigencias.

Por su parte, la vicesecretaria general de UPA Madrid, Mónica Álvaro, instaba a la unión de toda la sociedad y explicaba que “vamos a gastar mucho más dinero en comida que hasta ahora, por eso es importante dejarlo en el mercado interior, es decir, en productos europeos, de calidad y de proximidad”.

Fue el director general de Cooperativas Agro-alimentarias de España quien, para concluir, explicó los puntos necesarios para que el Green Deal europeo sea posible y realista: “pedagogía, pues es necesario reunir a todas las partes involucradas y afectadas; evidencia científica y compromiso con la sociedad”.