Los hogares españoles aumentaron un 8,6% la compra de alimentos en noviembre

Fedemco 2021 01
Bioibérica AQ-Flow
Orri invierno 20-21

La factura de la compra creció un 9,6%, hasta superar los 6.580 millones de euros, con un aumento del precio medio del 0,9%

El contexto que sigue marcado por la pandemia y una menor vida social. / EFEAGRO

Efeagro.

Los hogares españoles compraron en noviembre un 8,6% más de alimentos que en el mismo mes de 2019, en un contexto que sigue marcado por la pandemia y una menor vida social, y la factura de la compra creció un 9,6%, con un aumento del precio medio (+0,9%).

Así se recoge en el panel de consumo de hogares publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) de noviembre, que detalla que las familias compraron 2.541,2 millones de kilos y desembolsaron 6.587,96 millones de euros.

Por sectores, aumenta la compra de carne (+4,1%) con 191,6 millones de kilos y un +5,3% en valor (1.348,5 millones).

Se debe a una mayor demanda tanto de carne fresca como congelada (+4,1% y 9,6% respectivamente) ya que la transformada crece a menor ritmo (+3,4%).

La adquisición de pescado aumenta un 9,2%, con 98,1 millones de kilos, y un +9,7% en valor (857,9 millones de euros).

También sube la adquisición de pescados frescos como congelados con una variación del 14,7% para los primeros y del 14,4% para los segundos.
Repunta el consumo de marisco, molusco y crustáceos, así como de conservas de pescados/moluscos con variaciones del 3,8% y 3,3%, respectivamente.

En cuanto a la leche y lácteos, noviembre fue un mes favorable para la compra de leche líquida (+2,8%), hasta 429 millones de kilos/litros y un +4,9% en valor (725,8 millones de euros).

La adquisición de huevos aumentó un 12,5% (36,1 millones de kilos) y +12,6% en valor (83,8 millones).

Sube, por otro lado, la compra de patatas y hortalizas frescas en los hogares (+12,9%), con 328,2 millones de kilos y un gasto de 549,5 millones (+14,4%).

La fruta fresca se consumió un 7,4% más (341,4 millones de kilos) y el gasto un +11% (597,1 millones de euros).

La compra de aceite creció un 5,4% (49,2 millones de litros) y +3,4% gastado (116,5 millones), especialmente por el tirón del aceite de oliva (+9%), mientras que se redujo un 1,8% la de aceite de girasol.

En el segmento de las bebidas, subió el 45,1% en la compra de vino y derivadas (49,5 millones de litros) y un gasto de +20,7% (126,8 millones de euros).

El consumo de agua envasada creció un 11,5% (239,8 millones de litros) y un 10,6% (48,3 millones) en gasto.

Aumentó la compra de bebidas espirituosas un 19,7% (3,3 millones de litros) con una factura de 34,6 millones de euros (+18,5% ) mientras que la adquisición de refrescos repuntó un 7,1% (142,2 millones de litros) con un gasto de 122,5 millones de euros (+10,1%).

El azúcar también creció a doble dígito (+17,1%) mientras que el pan y las legumbres registraron variaciones al alza del 1,3 y del 8,1%, respectivamente.

Datos por año móvil

En cuanto al año móvil (diciembre 2019-noviembre 2020), se intensificó la compra de productos de alimentación un 10% respecto al mismo periodo anterior, hasta los 31.573,7 millones de kilos; con un gasto un 13,0% mayor, hasta los 78.422,73 millones de euros, como consecuencia de un incremento del precio medio del 2,7%.

La compra de carne subió un 9,4% gracias al impulso de la fresca y la congelada (9,6% y 17,7% respectivamente).

Creció la demanda de productos de pesca en un 8,3%, con los frescos y congelados repuntando un 6,7% y un 16,5% respectivamente.

La compra de leche y derivados lácteos se intensifica durante los últimos 12 meses con variaciones del 6,2% y 5,6%; los huevos, azúcar y legumbres ganaron presencia en el hogar español con incrementos que superan el 15% respecto al año móvil anterior.

Más contenida fue la subida para el pan, del 4,9% mientras que la adquisición de aceite también fue superior (14%).

Aumentó la demanda de patatas y hortalizas frescas (13,7% y 11,1% respectivamente) y se intensificó la compra de fruta fresca (9%).

Las bebidas ganaron presencia, destacando el incremento en compra de vino y derivados (15,2% y 22,6%, respectivamente).

Más intenso fue el repunte de la cerveza (26,8%), sidras (29,3%) o bebidas espirituosas, cuya variación al alza es del 30,2%.

La compra de agua envasada, así como de la categoría “gaseosas y bebidas refrescantes” también subió en estos 12 meses, con 9,2% y 8,5% respectivamente.