La inflación impulsa la compra de la marca blanca

DAYMSA KELPACK 2022 OCT
Decco nueva imagen
Hispatec otoño 2022
Bioibérica CT

Las ventas totales de bienes de consumo en las estanterías de los supermercados españoles han subido en un año un 11,5% en valor

La compra de productos de marca blanca ocupa casi la mitad de la cesta. / ARCHIVO

Efeagro.

La cuota de mercado de la marca blanca en la compra de alimentos alcanzó en junio el 49,4% del valor de la cesta de la compra, lo que supone 2,5 puntos más que en el mismo mes de 2021, debido principalmente al repunte de la inflación.

Así lo han indicado en un comunicado la consultora NielsenIQ con los datos relativos a las ventas totales de bienes de consumo relativas al pasado mes junio, en el que achacan a la inflación este cambio en las elecciones de compra de los consumidores.

Para el conjunto de los bienes de consumo -que incluyen alimentación, droguería y perfumería-, la marca de distribuidor o marca blanca ha crecido un 2% respecto a junio de 2021, lo que sitúa su cuota en el 41,8%.

“Las preferencias de los españoles a la hora de ahorrar se han ido decantado por las marcas de distribución, con un avance en el gasto del 17,1%, frente al 7,9% que aumentó en las marcas de fabricante”, han señalado.

A su juicio, “las prolongadas tensiones económicas provocadas por la guerra de Ucrania, cuyo fin es incierto, unidas al aumento de los costes de producción han provocado que en junio hayamos asistido a una inflación generalizada en todo el mundo y en Europa y España en particular”.

Han añadido que, “mientras que las medidas económicas que se han adoptado puedan frenar la escalada de precios, el consumidor está cambiando sus hábitos de compra para adaptarse a la situación” y prueba de ello, es que “la marca de distribuidor sigue ganando cuota de mercado mes tras mes”.

Las ventas totales de bienes de consumo en las estanterías españolas, según NielsenIQ, han subido en un año un 11,5% en valor, hasta los 4.453 millones de euros, mientras que en volumen lo han hecho tan solo un 1,4%.

Han indicado que “la inflación, en la mayoría de los productos, explica esta importante subida” del valor de la cesta de la compra.

Han destacado que en junio se ha producido un ligero aumento de las compras, a diferencia de lo que ocurrió en mayo, cuando el volumen de ventas disminuyó un 2,9% respecto al mismo mes de 2021.

La alimentación fue el segmento que registró el mayor desembolso de los españoles, con un crecimiento del 12,9% de las ventas en valor en junio de 2022 respecto al mismo mes del año anterior; el volumen de alimentos comprados, sin embargo, se mantuvo casi estable (+0,1 %).

Los alimentos que más subidas de precio registraron fueron los ahumados (53%), el aceite (51%), la margarina (40%) la mantequilla (31%) y las pastas (30%).

También han resaltado los repuntes registrados en valor de las categorías de leches y batidos (15,3%), alimentación seca (15,2%), derivados lácteos (14,9%), congelados (14,3%), platos cocinados y precocinados (13,0%), quesos (9,6%), conservas (9,2%) y charcutería (6,8%).

En la categoría de bebidas, el crecimiento interanual en junio se situó del 9,2% en valor respecto a junio de 2021 pero, a diferencia de la alimentación, aquí sí hubo un crecimiento de las ventas en volumen, en concreto, del 4,7%.

NielsenIQ ha precisado que la inusual ola de calor que se vivió en España en junio hizo que se disparase la venta de agua envasada, con un crecimiento en valor del 16,3%, así como la de refrescos y zumos (+14%), cerveza (+3,7%), vinos y espumosos (+5,9%) y el resto de bebidas alcohólicas (+4,5%).

El gasto en supermercados pequeños se elevó un 14,8% en junio en su tasa interanual, frente al 12,8% que lo hizo en los medianos, el 12,4% en los grandes y el 7,5% en los hipermercados; las estaciones de servicio aumentaron sus ventas en valor un 8,1% y el comercio online, un 4,7%.