La innovación agrícola en lucha contra el hambre y el cambio climático

NADORCOTT 2024
GIRO 2024
FERTIBERIA IMPULSE
KANZI VOG
HISPATEC
Congreso subtropicales
HERNANDORENA fiabilidad varietal

Un informe de la Fundación Cerdá revela la necesidad urgente de acelerar la mejora vegetal para alimentar al mundo

Uno de los hallazgos más significativos del informe es la necesidad de un incremento del 60% en el ritmo de innovación en mejora vegetal hasta 2050. / BFC

Valencia Fruits. Redacción.

En un mundo donde los desafíos estructurales y coyunturales amenazan la seguridad alimentaria global, un informe prospectivo de la Fundación Cerda destaca la necesidad imperiosa de acelerar la innovación en la mejora vegetal. Frente a la creciente demanda de alimentos y los impactos del cambio climático, el informe señala que sin una innovación significativa en la agricultura, especialmente a través de la edición genética, no se podrá garantizar la alimentación adecuada para la población mundial.  

El informe “Capacidad del sector obtentor para hacer frente a los retos del suministro alimentario” presenta un análisis exhaustivo de los desafíos que enfrenta el sistema agroalimentario global. Entre los más destacados se encuentran la creciente demanda de alimentos debido al aumento poblacional, la imposibilidad de expandir las tierras de cultivo, el impacto adverso del cambio climático y la transición hacia sistemas de cultivo más sostenibles. 

Uno de los hallazgos más significativos del informe es la necesidad de un incremento del 60% en el ritmo de innovación en mejora vegetal hasta 2050, comparado con las tres décadas anteriores. Esta aceleración es crucial para alcanzar los niveles de producción necesarios para sostener a la población mundial. Las nuevas técnicas de edición genética, como CRISPR/Cas9, son fundamentales para lograr este objetivo, permitiendo modificaciones más precisas y rápidas en las variedades de cultivos.   

El informe también destaca ejemplos concretos del potencial de mejora vegetal, mostrando avances significativos en cultivos como el trigo, la cebada, el maíz y el tomate. Estos avances incluyen mejoras en la resistencia a condiciones climáticas adversas, plagas y enfermedades, así como mejoras en las cualidades agronómicas y nutricionales.   

Sin embargo, el informe identifica barreras significativas que impiden alcanzar todo el potencial de la mejora vegetal. Entre estas se encuentran las barreras normativas, la falta de recursos públicos para la evaluación de nuevas variedades y las percepciones sesgadas de los consumidores. 

Si no se logra que la actividad obtentora alcance su potencial completo, no se podrá garantizar la seguridad alimentaria

La reflexión final del informe es contundente: si no se logra que la actividad obtentora alcance su potencial completo, no se podrá garantizar la seguridad alimentaria. Esto conllevaría un incremento en los gastos de alimentación, posibles interrupciones en el suministro de ciertos productos, especialmente para la población más desfavorecida, y el riesgo de desaparición de sectores económicos esenciales para la población rural. 

El informe resalta la urgencia de adoptar y fomentar técnicas avanzadas de mejora vegetal para enfrentar los retos actuales y futuros del suministro alimentario. Su mensaje es claro: la innovación en la agricultura no es solo una opción, sino una necesidad imperativa para asegurar un futuro alimentario sostenible y seguro para todos.