Inseguridad ante las nuevas pólizas para frutales

DIEGO MARTÍNEZ
FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

UAGA-COAG alerta de que las nuevas pólizas no garantizan las rentas en el caso de tener pérdidas importantes por culpa de la meteorología

Las heladas conllevan una importante reducción en la producción asegurable. / FCAC

Efeagro.

La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, considera “bastante inseguras” las líneas de cobertura para las producciones frutícolas presentadas por Agroseguro para este año, porque no garantizan las rentas en el caso de tener pérdidas importantes por culpa de la meteorología.

Según denuncia UAGA en una nota de prensa, las nuevas condiciones del seguro agrario “confirman los peores presagios de los fruticultores/as al ser castigados por partida doble”, ya que las heladas conllevan una importante reducción en la producción asegurable mientras el sistema de seguros aumenta la penalización a la hora de contratar la nueva póliza en el caso de repetición de siniestro.

“No se puede permitir que los seguros se enfoquen exclusivamente a que no haya desviación entre el pago de la prima y la siniestralidad”

Debido a los reiterados daños por meteorología adversa que se registran en Aragón, UAGA considera que “no se puede permitir que los seguros se enfoquen exclusivamente a que no haya desviación entre el pago de la prima y la siniestralidad”.

En este sentido, la organización agraria recuerda que la contratación de una póliza de seguro es para permitir que en caso de siniestro el agricultor pueda continuar con su actividad, por lo que el seguro “debe facilitar la declaración de la producción real de una parcela, no unos rendimientos de cosecha rebajados por culpa de la siniestralidad”.

UAGA insiste en la “imperiosa necesidad” de reorientar el funcionamiento del sistema público de seguros agrarios para que realmente sirva para indemnizar en caso de que se produzcan daños por culpa de la meteorología

Pese a las ayudas de la administración estatal y autonómica para apoyar las líneas de contratación en leñosos (fruta, frutos secos y viña), UAGA insiste en la “imperiosa necesidad” de reorientar el funcionamiento del sistema público de seguros agrarios (ENESA 2) para que realmente sirva para indemnizar en caso de que se produzcan daños por culpa de la meteorología.

La organización agraria está recopilando datos de cómo afectan estas medidas en las diferentes comarcas y trasladará sus inquietudes tanto al Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón como al Ministerio.

En este sentido, pone como ejemplo que un agricultor que el año pasado tenía asegurados 9.585 kg/ha y pagó 1.905,57 euros, con un garantizado del 70% para helada y resto de adversidades climáticas, este año Agroseguro solo le permite asegurar 1.538 kg/ha, con un coste de 328,10 euros y un garantizado del 50%, lo que implica que solo tendrá asegurados, para helada y resto de adversidades, la “ridícula” cifra de 769 kg/ha en toda su explotación y, solo en el caso de que tenga menos producción, cobraría la diferencia hasta los 769 kg.

En el hipotético caso de que en 2023 Agroseguro le reconociera a este fruticultor siniestro total 3 en cereza, solo cobraría 1.255,24 euros que, descontado el importe del seguro, se quedaría con un único ingreso, proveniente de las cerezas, de 927,14 euros.