Intercitrus reclama más control a las exportaciones de naranjas sudafricanas

FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
DIEGO MARTÍNEZ
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

Intercitrus reclamará a la Comisión Europea “pruebas documentales y un sistema de verificación” de que Sudáfrica está cumpliendo en sus exportaciones de naranjas con el tratamiento en frío regulado en 2022

A las interceptaciones de Falsa polilla en naranjas se han sumado las de otros cítricos y las de Mancha negra, haciendo necesaria la petición de incrementar la vigilancia. / MAPA

Valencia Fruits. Redacción

La interprofesional, que ha insistido en ampliarlo a mandarinas, se ha pronunciado ante la “evidencia” de que las medidas establecidas hasta el momento “son insuficientes para que el principal proveedor extracomunitario de cítricos a la UE deje de exportarnos” la “peligrosa plaga” de la Falsa polilla.

Según indica en un comunicado, las tres interceptaciones (2 en naranja y 1 en mandarina) de partidas de Sudáfrica por Falsa polilla en 2022 y las dos que ya se acumulan este año hasta julio (una en mandarina y otra en pomelo) “acreditan que las medidas adoptadas son insuficientes para protegerse frente a esta plaga prioritaria”.

Además, señala que los 21 rechazos por Mancha negra acumulados –a falta de los tres meses comercialmente más intensos- auguran que Sudáfrica “batirá su marca del año pasado y que esta otra grave enfermedad está desatada y/o no es controlada con los tratamientos más eficaces (y más caros)”.

Por ello, la presidenta de Intercitrus, Inmaculada Sanfeliu, reclama “que el tratamiento de frío vigente se amplíe a todos los cultivos que son hospedadores del insecto, como lo son también las mandarinas y pomelos”.

Sanfeliu señala, tras analizar el desarrollo de la presente campaña de importaciones del hemisferio sur, de que junto a la referida Thaumatotibia leucotreta ha reemergido la amenaza de una segunda plaga cuya lucha es igualmente catalogada como ‘prioritaria’ por la regulación europea, la Mancha negra.

Antes de afrontar los meses de mayor flujo exportador desde Sudáfrica –agosto, septiembre y octubre- el país austral ya acumula 21 interceptaciones por esta enfermedad fúngica por las 28 que se dieron en todo 2022.

Considera que estos datos “sólo pueden acreditar que la enfermedad –seguramente agravada por los recientes extremos episodios de lluvias- está desatada, resulta incontrolable y/o no la están combatiendo ni con tratamientos suficientes, ni con los fungicidas más eficaces”.

Señala que la experiencia vivida en 2022 –tras entrar en vigor el tratamiento en frío- y la situación generada ahora, “aconseja adoptar nuevas medidas, cambios en la normativa que aseguren un mayor grado de transparencia en la aplicación de lo regulado en cuanto a la ‘Falsa polilla’”.

“Durante el pasado año se pudo acreditar un incumplimiento reiterado, premeditado y probado del tratamiento de frío por Sudáfrica”, describe Sanfeliu, quien cree necesario implementar un sistema que permita verificar que éste se aplica tal y como marcan las normativas internacionales y fue recogido en su momento en el Diario Oficial de la UE.

Intercitrus reclama que, antes de partir hacia el destino europeo, el operador concrete cuál será su puerto de entrada, y exige que todos los contenedores incorporen las tres sondas de pulpa que deben medir y registrar la temperatura de la parte central de la fruta.

Además, propone crear una plataforma virtual en la UE donde se almacenen los registros de las temperaturas de estas tres sondas de pulpa, y que éstos se conserven durante al menos un año, así como los certificados fitosanitarios emitidos en origen a fin de permitir un sencillo y automático rastreo de los lotes tratados.

También Mancha negra

Respecto a la plaga de la Mancha negra, Intercitrus señala que también está regulada como organismo cuarentenario y prioritario en la UE y “lejos de ser un problema cosmético, representa un grave riesgo para los países comunitarios productores de cítricos”.

Así, está considerada a nivel científico como el patógeno fúngico más importante de los cítricos a nivel mundial y en las regiones citrícolas donde está presente son necesarios entre 4 y 6 tratamientos fungicidas al año para obtener un control aceptable de la enfermedad.

Según Intercitrus, se trata de un hongo que se puede aclimatar perfectamente al Mediterráneo, algo que demuestra su presencia confirmada en 2019 en Túnez o ahora, tras detectarse en julio una partida de naranjas infectadas originarias de Egipto, muy probablemente también en este segundo país norteafricano.

Intercitrus reclama a la Comision Europea que “renueve” o “intensifique” las insuficientes medidas fitosanitarias actuales para evitar la introducción de la ‘Mancha negra’ en territorio de la UE.

En este sentido, reclama recuperar un artículo en el reglamento comunitario que permitiera tomar a la UE la decisión de cierre automático cautelar de su frontera en caso de que se detectaran más de 5 interceptaciones de partidas contaminadas, como existió en el pasado y se eliminó en su momento, precisamente por la presión sudafricana.