Jorge Brotons: “Sabor, comodidad y frescura: así planteamos nuestros productos de IV y V gama”

PAMPOLS
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HISPATEC

Jorge Brotons, director comercial de Bonnysa, cuenta a Valencia Fruits la evolución de los productos de IV y V gama, su filosofía y su éxito

Jorge Brotons explica que están trabajando en desarrollar nuevas ideas. / BONNYSA

Julia Luz. Redacción.

Los productos de IV y V gama ya ocupan en torno un 20% de Bonnysa, una empresa tomatera que en 2006 decidió apostar por este segmento con un tomate ya rallado, fresco y natural. La intención de “aportar comodidad al consumidor, pero un sabor auténtico” ha llevado a esta compañía con sede en Alicante a ostentar reconocimientos como el Sabor del Año en varios de sus productos. Jorge Brotons, director comercial de Bonnysa, no duda en señalar el porqué del éxito de sus productos: “venimos de fresco y transmitimos esa filosofía a nuestros productos porque queremos que sigan esta misma premisa: sabor auténtico, naturalidad y frescura”.

Valencia Fruits. Bonnysa cuenta con más de 60 años de experiencia en el sector hortofrutícola, pero fue en 2006 cuando lanzó en Europa el primer tomate rallado fresco y natural, abriendo hueco en su portfolio a los productos de IV y V Gama. ¿Por qué decidieron diversificar e introducirse también en este mundo?

Jorge Brotons. Para nosotros el I+D es una parte muy importante de nuestra actividad. En el caso de fresco exploramos nuevas variedades, nuevos productos y nuevas tendencias. En 2006, y siendo tomateros, pensamos en cómo la gente desayunaba y observamos que el tomate estaba presente en numerosos hogares y en hostelería. Cuando no querían rallar el tomate casero se decidía por no utilizarlo, ya que las propuestas eran la conserva, cuyo sabor no tenía nada que ver con el tomate fresco. De ahí nació la idea de lanzar un tomate rallado fresco y natural, que aportara comodidad al consumidor, pero un sabor auténtico.

A partir de ahí investigamos el consumo de frutas y verduras elaboradas y desarrollamos una gama de frutas cortadas y más tarde otros productos como tomate seco, guacamole, zumos y hasta el amplio portfolio que tenemos hoy.

VF. ¿Cómo han visto la evolución del mercado de IV y V gama desde entonces?

JB. La evolución sobre todo ha sido en formatos y en exigencia del consumidor por sabores naturales. Se mira y valora lo que pone en la etiqueta. En nuestro tomate rallado el ingrediente que figura es “tomate”, sin nada más. Por tanto, nos jugamos todo a la variedad, el punto de madurez y la transformación que le damos para que sea exactamente como el consumidor lo haría en casa. Esa es la tendencia que iniciamos y que queremos seguir potenciando en todos nuestros productos.

VF. Actualmente los “productos de innovación” son uno de los grandes pilares de Bonnysa. ¿Cómo y por qué han llegado hasta aquí?

JB. En estos momentos ocupan en torno al 20% de nuestro negocio. Por un lado, estamos trabajando en seguir mejorando y optimizando nuestras recetas y por el otro desarrollando nuevas ideas.

VF. El tomate rallado fresco fue uno de sus primeros productos, pero el catálogo también ha ido creciendo, ¿con cuántos productos de IV y V gama cuentan actualmente? ¿Cuáles son los más buscados?

JB. Actualmente hay cerca de veinte productos en nuestro portfolio. Sin duda el tomate rallado y el guacamole fresco son dos de los más demandados debido a su consumo más masivo. Los dips vegetales están teniendo también muy buena aceptación, especialmente en los mercados europeos, debido a que suponen una forma de consumo desenfadada pero con muchos valores nutricionales, en contraposición de los snacks menos saludables.

VF. ¿Cuáles son las principales ventajas y beneficios que ofrecen estos productos a los consumidores?

JB. Sabor, comodidad y frescura. Así es como nosotros planteamos esta gama de productos. Tenemos que ser capaces de ofrecer sabores intensos, pero siempre de manera honesta y natural. La frescura es un aspecto diferenciador, y como vendemos fresco desde 1956 aplicamos la misma filosofía a nuestra IV y V gama.

“Nuestra postura es seguir investigando tendencias y demandas del consumidor, y no sólo en nuevos productos, sino también en formatos que se adapten a las necesidades actuales”

VF. ¿Cuáles son los canales de distribución principales para estos productos y cómo se están adaptando a las nuevas tendencias de consumo?

JB. Trabajamos principalmente con el retail, aunque desde hace dos años estamos realizando incursiones en el canal horeca. Nuestra postura es seguir investigando tendencias y demandas del consumidor, y no sólo en nuevos productos, sino también en formatos que se adapten a las necesidades actuales.

VF. ¿Qué distingue a los productos de VI y V gama de Bonnysa de otras opciones en el mercado?

JB. Que venimos de fresco y que transmitimos esa filosofía a nuestros productos. Llevamos más de 60 años cultivando diferentes frutas y hortalizas y sabemos que espera el consumidor de las mismas. Los transformados, porque nosotros no procesamos, queremos que sigan esta misma premisa: sabor auténtico, naturalidad y frescura.

“Tenemos que ser capaces de ofrecer sabores intensos pero siempre de manera honesta y natural, con la frescura como aspecto diferenciador”

El tomate rallado y el guacamole fresco son dos de los más demandados debido a su consumo más masivo. / BONNYSA

VF. ¿Qué estrategias de marketing y promoción se utilizan para dar a conocer los productos de VI y V gama de Bonnysa?

JB. En un gran porcentaje transmitir la honestidad y valor auténtico del producto. Nos encanta cuando vemos en redes que hay que prueban nuestro producto de manera espontánea y que hacen comentarios sobre los ingredientes, la tabla nutricional, el aspecto y el sabor del producto. Cuando ven los ingredientes siempre ponen en comparación con lo que ellos hacen y ven que lo harían igual, por tanto, tenemos esa afinidad con el consumidor.

Transmitimos como somos, como trabajamos, como es nuestro equipo y como se producen las cosas. Se trata de enseñarles la cocina y que vean que estamos orgullosos de tenerlo todo a la vista porque estamos seguros de lo que hacemos. Esta naturalidad en el tono es valorada como marca de confianza para el consumidor.

Todo esto hace posible ostentar reconocimientos como el Sabor del Año, donde hemos sido 4 veces premiados en el tomate rallado y 2 en el plátano, con una puntuación máxima. Esto no sólo premia el sabor, sino también todo el esfuerzo y dedicación de todo el equipo por hacer cada día un producto mejor.

VF. Los llamados productos de innovación de Bonnysa afirman ser “frescos, naturales y cómodos”. ¿Cuál es el proceso de producción y calidad detrás de estos producto? ¿Qué medidas toma la compañía para garantizar la seguridad alimentaria y la trazabilidad?

JB. El punto de partida siempre es lo que hace el consumidor en casa. Como preparamos nuestros platos favoritos y que puntos lo hacen diferente. Por ejemplo, un gazpacho, donde cada uno tiene su toque. Tras ello analizamos lo que hay en el mercado, lo más valorado y por qué, y tras ello desarrollamos nuestra propuesta teniendo en cuenta todos los factores. Luego viene escalarlo a nivel de gran producción para que siga siendo exactamente igual, y estandarizar procesos y controles para que supere las expectativas del consumidor.

VF. Bonnysa también ha dado un paso adelante con el lanzamiento de su primer envase para IV gama cuyo origen no son materias primas fósiles. ¿Qué puede contarnos sobre esto?

JB. Para nosotros es un antes y un después puesto que nos marca el camino a seguir. Gracias a un trabajo junto con nuestros proveedores investigamos qué cosas podemos hacer y qué nuevos materiales aparecen en el mercado.

Hemos utilizado un material que no procede de fuentes fósiles, por tanto estamos mejorando la huella de carbono y facilitando aún más su reciclabilidad. El trabajo está empezado, ahora tenemos que valorar que productos y materiales se adaptan, puesto que tenemos que unir sostenibilidad, seguridad alimentaria y rentabilidad, e ir haciendo el cambio hacia cosas más ecológicas.

VF. ¿Cuál es la visión de Bonnysa para el futuro de sus productos de cuarta y quinta gama y cómo esperan seguir innovando en este mercado?

JB. Proponer al consumidor nuevos productos frescos, naturales, llenos de sabor y que den un valor añadido a su cesta de la compra. Debemos ser imaginativos y adelantarnos a las demandas del mercado para ofrecer productos que se diferencien de lo habitual y se hagan un hueco en la nevera por su propuesta innovadora.

Accede a la entrevista completa en el último ejemplar de Valencia Fruits.