La producción de verduras congeladas modera su descenso al 1%

NADORCOTT 2024
KANZI VOG
GIRO 2024
FERTIBERIA IMPULSE
HISPATEC
Congreso subtropicales
HERNANDORENA fiabilidad varietal

El 62% de la producción nacional se destina a la exportación, confirmando el liderazgo español a nivel mundial del sector de las verduras congeladas

En el actual contexto de inflación, las verduras congeladas se han convertido en una solución más económica, asequible y estable en precio durante todo el año, lo que ha llevado a un aumento de su demanda. / ASEVEC

Valencia Fruits. Redacción.

La producción de verduras congeladas ha moderado este año su descenso a apenas el 1% respecto a 2022, mejorando el dato registrado el pasado ejercicio cuando descendió más de un 8% según ha comunicado la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC).

Esta evolución confirma la fortaleza de la categoría que, en diez años, ha aumentado la producción en un 83%, y mantiene al sector español como la segunda potencia europea en términos de producción. En los últimos diez años la producción ha crecido de forma sostenida, hasta que en 2022 se registró el primer descenso del 8% y en 2023 de un 1%, una bajada marcada por el impacto de la climatología que ha afectado de forma generalizada al conjunto de la agricultura en España.

El sector contiene un descenso en la producción, que en 2022 llego a bajar hasta un 8%, a pesar de ser el segundo año más cálido desde 1961 según la AEMET

La producción en 2023 ascendió a 834.052 toneladas de verduras destinadas a la ultracongelación, frente a las 843.864 toneladas registradas el año anterior y a las 919.534 toneladas de 2021 que marcan, hasta ahora, la mayor campaña registrada en el sector. El descenso de estos dos últimos años se ha debido fundamentalmente a “la falta de agua derivada de la sequía, las alteraciones en las estaciones, con temperaturas inusualmente cálidas en invierno o un frío inesperado en primavera – lo que ha afectado a la sincronización de los ciclos de vida de los cultivos-, así como algunos fenómenos climáticos extremos que se han desarrollado durante el año”, ha señalado José Félix Liberal, presidente de ASEVEC.

Una climatología muy adversa que, según la Agencia Española de Meteorología, ha convertido al 2023 en el segundo año más cálido desde 1961, solo superado por 2022, y en el sexto año más seco.

Por categorías, entre las verduras de mayor volumen destaca el crecimiento de la producción de las judías verdes planas, con un incremento del 55%, seguidas de la berenjena (44%), las patatas (42%), el maíz (40%), el calabacín (35%) o los guisantes (27%).

Entre las categorías que se mantienen, o que aumentan ligeramente la producción, destacan las judías verdes redondas, el arroz y la cebolla. Por último, entre las categorías que descienden encontramos la coliflor, un 50% menos, seguido del puerro (-49%), las alcachofas (-37%), el brócoli (-15%) y los pimientos (-14%).

Las judías verdes planas, las berenjenas, el maíz y la patata son las verduras que mejores datos registran, casi el doble que en 2022. La coliflor, el puerro y los ajetes, por el contrario, descienden hasta un 50%

“Las empresas españolas trabajan diariamente para hacer frente a los retos actuales. Aunque sea un descenso por segundo año consecutivo, la industria ha conseguido casi mantener el volumen de producción y la calidad del producto pese a las dificultades, y eso demuestra la capacidad de respuesta y adaptación que existe. Sin olvidar, por supuesto, el compromiso firme con el medio ambiente, la innovación y el capital humano”, ha añadido José Félix Liberal.

La exportación, factor clave del sector

La industria española de verduras congeladas es la segunda más importante del continente, después de la belga, y los índices de exportación corroboran la buena situación que atraviesa el producto.

El pasado año se exportó el 62% de los vegetales congelados cultivados en campos españoles, un 10% menos que en 2022 por el descenso de la producción. La Unión Europea es el principal destino de la producción de verduras congeladas españolas; los principales mercados de nuestro producto son: Francia, Alemania, Portugal, Italia y Países Bajos.

Si hablamos de fuera de la UE, los principales mercados de la verdura congelada española son Reino Unido, Estados Unidos, y Canadá

Si se analiza la exportación, por tipo de producto, encontramos que, más del 80% del brócoli, la coliflor y los pimientos cultivados en España para ultracongelar se envían a mercados internacionales.

Generando empleo rural y apostando por el talento senior

El sector de las verduras congeladas apuesta por la vertebración de los territorios, contribuyendo a la profesionalización del sector primario y al desarrollo socioeconómico de las zonas rurales, ofreciendo una alternativa de calidad y futuro, con cultivos de vanguardia y un saber hacer nacional a la cabeza de Europa y gran parte del mundo.

Entre las ocho compañías que conforman ASEVEC suman 4.700 empleos directos y 15.000 indirectos. Un talento que, además, tiene un alto componente senior, con un 27% por encima de los 50 años, aportando una experiencia y conocimiento de un valor incalculable para el sector.

Las verduras congeladas ganan terreno en la cesta de la compra

En el actual contexto de inflación, las verduras congeladas se han convertido en una solución más económica, asequible y estable en precio durante todo el año, lo que ha llevado a un aumento de su demanda. Y es que, según el último estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) comprar congelado puede suponer un ahorro de hasta el 40% en el caso de las verduras.

Las verduras congeladas, además de ser un alimento clave en la cesta de la compra para ahorrar dinero, también son un gran aliado a la hora de cocinar – como ingrediente o plato principal – y contribuyen totalmente al cero desperdicio alimentario. Y es que, al elegir estos productos, se reduce el tiempo dedicado a la preparación, ya que las verduras congeladas vienen cortadas, limpias y totalmente listas para ser cocinadas.

Además, gracias al proceso de ultracongelación, que se realiza tras la recogida de la verdura en su punto óptimo de maduración, las verduras mantienen sus propiedades nutricionales intactas, siendo una fuente de vitaminas y minerales para consumir en la alimentación diaria.