La protesta agraria en la frontera exhibe músculo y bloquea los principales pasos

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

La protesta de 24 horas que un grupo de plataformas agrícolas independientes convocaron para este lunes en la frontera con Francia ha mostrado músculo en sus primeras horas de acción consiguiendo bloquear pasos importantes, como los de la AP-7 a la altura de La Jonquera

La autopista AP-7 se encuentra completamente cerrada al tráfico en dirección a Francia por las protestas convocadas este lunes por agricultores españoles. EFE/David Borrat

Efeagro.

El acto, convocado para protestar principalmente por las políticas comunitarias en el contexto de la celebración esta semana de las elecciones al Parlamento Europeo, ha contado con la participación de decenas de tractores y personas a pie en hasta ocho puntos y tiene el apoyo de agricultores franceses al otro lado.

En concreto, han pedido más control a los productos importados, prioridad a las producciones locales, y reducciones fiscales para la producción de alimentos, entre otras.

Corte en la Jonquera

Desde primera hora de la mañana, la autopista AP-7 fue completamente cerrada al tráfico en dirección a Francia por las protestas.

El Servei Català de Trànsit ha informado de que el corte definitivo de la vía, a la altura de la salida 3 en la localidad de Llers, se ha producido sobre las 09.30.

Los vehículos se han desviado por la carretera N-II y autovía A-2, donde llegaron a registrar retenciones de 4 kilómetros entre Riudellots de la Selva y Fornells de la Selva, aunque había también otras vías afectadas en Cataluña.

En Aragón y País Vasco

En Aragón, los agricultores concentrados han sumado sus fuerzas a los franceses y han logrado el corte de la carretera N-330 en Canfranc así como la A-136 en el Portalet.

Hasta esta frontera se ha desplazado un autobús con manifestantes y otros se han dirigido al paso del Somport en Canfranc, donde también han llegado agricultores con tractores, mientras que en el Portalet han sido los agricultores galos los que se han movilizado con su maquinaria de labor.

En el País Vasco, una treintena de tractores bloqueó la frontera a la altura de Irún (Gipuzkoa).

Esta protesta, secundada principalmente por vascos y navarros, ha contado con la participación de cientos de vehículos rurales de ambos lados, cuyas columnas, procedentes de distintos puntos, han confluido pasadas las 10.30 horas en la frontera de la AP-8, sin provocar grandes retenciones.

En este punto, los agricultores franceses han cortado el peaje de Biriatou al tráfico, mientras que se ha habilitado una cabina para los ligeros en dirección a España.

Y es que los grupos de agricultores galos también han bloqueado los principales pasos fronterizos entre los dos países.

¿Quién está detrás de las protestas?

La acción fue capitaneada por hasta una veintena de plataformas independientes, surgidas al calor de las tractoradas de principios de año, y no contaron con la participación de las organizaciones profesionales agrarias Asaja, COAG y UPA, Unión de Uniones y Cooperativas Agro-alimentarias.

Mientras Asaja y Cooperativas Agro-Alimentarias han decidido por el momento no hacer una valoración al respecto, UPA se ha remitido a las declaraciones de su secretario general, Lorenzo Ramos, quien este viernes insistía en que la protesta solo “perjudica” a los productores españoles, que se encuentran estas semanas en el pico de actividad.

Por su parte, el secretario general de COAG, Miguel Padilla, ha asegurado que algunas de las razones por las que no han participado en esta protesta es porque “nadie nos ha invitado” pero, en cualquier caso, “vamos a ir siempre en unidad de acción” con las organizaciones profesionales agrarias “más representativas”.

Además, no ve conveniente participar ahora que “estamos en un proceso electoral”, en referencia a las elecciones europeas.

De hecho, la “máxima” de COAG es no acudir a este tipo de protestas en una campaña electoral para que “no se instrumentalice la problemática de la agricultura”.

No obstante, reconoce que “hay motivos para reivindicar” en aspectos como las importaciones o la “competencia desleal” desde terceros.

El coordinador nacional de Unión de Uniones, Luis Cortés, ha explicado a Efeagro que en este momento mantienen un grupo de trabajo con el Ministerio para abordar cuestiones como la PAC, las cláusulas espejo o la ley de la cadena alimentaria y que solamente en el caso de que no se llegue a ningún acuerdo o estos sean insuficientes volverán a manifestarse.

“No parece que sea muy coherente por un lado estar negociando y por otro lado estar manifestándose cuando todavía no hay resultados de la negociación que llevamos a cabo”, ha insistido.

El plan del Gobierno de 43 de medidas del Gobierno sólo ha sido firmado, por ahora, con esta organización y la Unión de Pequeños Agricultores (UPA).

Desde el Gobierno central, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, manifestó la semana pasada que esta protesta era “marginal” y, a su juicio, no suponía una reactivación de las protestas.

Por su parte, la secretaria de Estado de Agricultura, Begoña García, ha asegurado que el Gobierno no negociará con organizaciones agrarias con representación no acreditada porque “en democracia hay partidos políticos, sindicatos y organizaciones agrarias con representatividad.

Ha añadido que es “respetable toda manifestación dentro de la legalidad”.