La suspensión de aranceles acordada por EEUU y la UE entra en vigor

Gregal abril 2021
Fedemco 2021 01
Bioibérica AQ-Flow

Los aranceles que EEUU y la UE se habían impuesto recíprocamente por su disputa sobre los subsidios a Boeing y Airbus han quedado suspendidos oficialmente por un periodo de cuatro meses

El sector agroalimentario ha sido el gran perjudicado por los aranceles de EEUU. / Archivo

Efeagro.

Los aranceles que Estados Unidos y la Unión Europea se habían impuesto recíprocamente por su disputa sobre los subsidios a Boeing y Airbus quedaron suspendidos este jueves oficialmente, después de que ambas partes acordasen la semana pasada dejar de aplicarlos durante un periodo inicial de cuatro meses.

“Los aranceles por Airbus-Boeing están ahora suspendidos”, anunció en Twitter el vicepresidente de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis, quien lo calificó de “noticias positivas para los exportadores a ambos lados del Atlántico”. El “próximo paso”, indicó el responsable europeo de Comercio, es “encontrar soluciones sobre futuros subsidios al sector aéreo”.

La UE y EEUU acordaron el viernes pasado suspender por un periodo inicial de cuatro meses estos aranceles, mientras se trabaja hacia una solución permanente, durante una llamada telefónica entre la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el nuevo presidente estadounidense, Joe Biden.

Durante el mandato de su predecesor, Donald Trump, Washington impuso a la UE en 2019 aranceles por 7.500 millones de dólares (unos 6.200 millones de euros) por las ayudas ilegales concedidas por la UE a Airbus, después de que la Organización Mundial del Comercio (OMC) le diera la razón en la disputa que ambos iniciaron ante este organismo.

Uno de los gremios económicos españoles más afectados por los aranceles impuestos por Estados Unidos ha sido el sector agroalimentario, que ha tenido que soportar tasas que grababan productos como el aceite de oliva, la aceituna de mesa, el vino y los licores, las frutas y hortalizas en conserva, los cítricos, la carne de porcino, conservas de moluscos y los quesos. Por ello, la decisión de congelar durante cuatro meses los aranceles por ambas partes ofrece un respiro a la espera de lograr una solución definitiva y duradera.

Por su parte, la UE respondió en 2020 imponiendo aranceles a las importaciones de Estados Unidos por 4.000 millones de dólares (unos 3.300 millones de euros), cuando la OMC avaló sus alegaciones de que Washington había concedido ayudas ilegales a Boeing. En concreto, Bruselas impuso unos aranceles del 15% a la importación de aeronaves y del 25% a productos como licores, el zumo de naranja, las motocicletas o los tractores.

Tras un mandato de Trump marcado por la imposición de aranceles a la UE, Bruselas se había propuesto tras la llegada de Biden pactar con la administración estadounidense la administración de estos aranceles, así como avanzar en otras áreas que consideran de interés común en materia de comercio, como la reforma de la OMC.

Nueva etapa

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha celebrado este jueves que “se abre una nueva etapa” de colaboración entre la Unión Europea y los Estados Unidos tras la suspensión de los aranceles derivados del conflicto entre Airbus y Boeing. Este conflicto que “no ha beneficiado a ninguna de las partes”, afirma Maroto en un comunicado remitido por el Ministerio de Industria.

Ambas potencias están “destinadas a ser aliadas y estrechas colaboradoras frente a los desafíos actuales”, asegura la ministra, y por eso la suspensión de aranceles supone “un gran paso para alcanzar una solución definitiva que permita desarrollar el marco de apoyo a la industria aeronáutica del futuro” y resolver otras disputas comerciales.

Maroto ha aludido específicamente al sector agroalimentario, que había sido uno de los más afectados por los aranceles pese a haber “invertido muchos esfuerzos y recursos en los últimos años” para posicionar los productos españoles en el mercado estadounidense.