La UE y EEUU ponen fin a la disputa comercial entre Boeing y Airbus

Gregal otoño
Hispatec 2021
FA pases y entradas
Bioibérica CT
Fedemco 2021 01

La industria alimentaria española recibe con “alivio” la suspensión de los aranceles por un periodo de cinco años

Los alimentos y bebidas españoles han sufrido las consecuencias de un conflicto ajeno al sector. / Archivo

Valencia Fruits. Redacción.

La UE y EEUU han puesto fin a la disputa comercial entre la estadounidense Boeing y la europea Airbus a través de un acuerdo por el que se amplia la suspensión de los aranceles por un periodo de cinco años, según ha anunciado este martes la representante de Comercio de Estados Unidos, Katherine Tai.

En una llamada telefónica con periodistas, Tai ha precisado que el acuerdo prevé extender la suspensión de los aranceles mutuos por cinco años, a partir del 11 de julio. Aun así, la responsable estadounidense indicó que su país mantendrá la suspensión “siempre y cuando el apoyo de la UE a Airbus sea coherente con los términos del acuerdo”, es decir, que no cruce ninguna “línea roja y los fabricantes de EEUU puedan competir de forma justa”.

Tai ha explicado que ambas partes han convenido, en el marco de este pacto, ser claras sobre lo que es “un apoyo aceptable a grandes fabricantes aeronáuticos civiles” y entablar un proceso de cooperación para abordar ese respaldo.

Otro punto del arreglo entre EEUU y la UE es “superar las diferencias frente a China”. A ese respecto, ambas partes se han comprometido a colaborar de manera “significativa para confrontar las inversiones en el sector aeronáutico por parte de actores ajenos al mercado en nuestras economías”, ha señalado Tai.

La disputa Airbus-Boeing es una de las más largas de la historia de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Se inició en 2004 cuando comenzó el proceso de denuncias por los subsidios concedidos por ambas partes a esas dos grandes compañías.

La OMC declaró ilegales esas ayudas y en 2019 permitió al expresidente de EEUU Donald Trump (2017-2021) imponer represalias sobre productos de la UE por valor de 7.500 millones de dólares (6.172 millones de euros). Un año más tarde, la UE respondió con aranceles a exportaciones estadounidenses valoradas en 4.000 millones de dólares (3.292 millones de euros). En marzo pasado, EEUU y la UE acordaron suspender esos aranceles durante cuatro meses, hasta el 11 de julio, para dar tiempo a negociar una solución.

La disputa entre ambos había afectado a 113 categorías de productos de la industria de alimentación y bebidas españolas que representan el 53,1% de los productos exportados a EEUU, y que están entre los 20 productos más vendidos a ese país, según la plataforma de sectores afectados por los aranceles.

Las exportaciones de estos productos agroalimentarios han descendido en gran medida entre noviembre de 2019 y febrero de 2021, periodo en el que se aplicaron tales aranceles, en comparación con el periodo sin aranceles comprendido entre noviembre de 2017 y febrero de 2019.

El anuncio de EEUU se produjo poco antes de que el presidente Joe Biden, que se encuentra en Bruselas, participe en una cumbre entre su país y la UE, antes de partir hacia Ginebra para reunirse mañana con su homólogo ruso, Vladímir Putin.

Industria alimentaria española

La industria alimentaria española ha recibido con “mucho alivio” la suspensión por cinco años de los aranceles que gravaban con una tasa adicional la entrada de varios productos agroalimentarios nacionales en suelo estadounidense.

El director general de la patronal del sector, Mauricio García de Quevedo, ha destacado que se abre ahora una nueva oportunidad para que España fortalezca su posición en este mercado y recupere su presencia.

“Los alimentos y bebidas españoles han sufrido durante mucho tiempo las consecuencias de un conflicto ajeno al sector —vinculado con las ayudas públicas concedidas a las empresas aeronáuticas Boeing y Airbus— y que ha supuesto un importante retroceso para muchas empresas en favor de otros países competidores”, ha recordado.

El responsable de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha mostrado su satisfacción con el acuerdo alcanzado y ha subrayado en un comunicado que llega “en un momento clave”, en pleno proceso de recuperación económica tras la pandemia.

La entidad patronal confía en que Bruselas y Washington lleguen a un consenso “negociado y definitivo” durante el próximo lustro para poner fin al conflicto y ya prevé que las exportaciones españolas crezcan tras este pacto.

Estados Unidos es el quinto destino más importante para las exportaciones españolas de alimentos y bebidas, y en 2020 este comercio generó 1.885 millones de euros. Los aranceles estuvieron vigentes desde octubre de 2019 —aprobados por la Administración Trump— hasta marzo de 2021, cuando se llegó a un primer acuerdo para suspenderlos temporalmente hasta julio de este mismo año.

El impuesto suponía una tasa adicional del 25 %, y en el caso de España afectaba a una lista de 113 categorías de producto, entre ellas el aceite de oliva, la aceituna de mesa, el vino y los licores, las frutas y hortalizas en conserva, los cítricos, la carne de porcino y los quesos.

No obstante, la patronal ha recordado que además de los aranceles vinculados al conflicto Boeing-Airbus todavía hay otros que continúan vigentes por no tener nada que ver con este caso, en alusión al gravamen del 35% aplicado a la aceituna negra de mesa española.

Cooperativas Agro-alimentarias

Cooperativas Agro-alimentarias de España aplaude la decisión anunciada esta mañana que pone fin por un periodo de cinco años a los aranceles impuestos entre los Estados Unidos y la Unión Europea por la disputa comercial que mantienen ambos bloques desde hace 17 años por las ayudas a Airbus y Boeing.

Cooperativas Agro-alimentarias de España espera que un litigio originado por las ayudas a estas dos compañías aeronáuticas no vuelva a afectar a un sector tan estratégico como el alimentario. Los esfuerzos realizados por el sector español y su liderazgo en uno de los principales mercados se han visto seriamente comprometidos durante estos años debido al mayor protagonismo que han alcanzado en el mercado estadounidense otros Estados miembro y terceros países competidores.

Ahora es necesario recuperar la cuota de mercado perdida por lo que desde Cooperativas Agro-alimentarias de España solicitamos apoyo institucional para la realización de campañas de promoción específicas para este mercado de 328 millones de habitantes con gran potencial para los productos agroalimentarios españoles y europeos. A pesar de que EEUU es el segundo mercado para los productos europeos tras el Reino Unido, las exportaciones en 2020 han caído más del 17%. Cooperativas Agro-alimentarias de España espera que esta tendencia cambie y las exportaciones españolas aumenten a partir de ahora. Según la Comisión Europea por cada 1.000 millones de exportación se crean 18.000 puestos de trabajo en la UE.

Cooperativas Agro-alimentarias de España confía que este acuerdo, abra también la posibilidad para resolver el conflicto de la aceituna negra. La Administración estadounidense acusó a la industria española de llevar a cabo prácticas de dumping y percibir subvenciones ilegales para favorecer su competitividad, cuestionando las ayudas de la PAC. Como consecuencia, desde mediados de 2018 se impusieron a las importaciones de aceituna negra española unos aranceles medios del 35% sobre el valor del producto, lo que ha reducido gravemente las exportaciones, un 65%, a uno de los principales destinos comerciales.