La Unió prevé una reducción del 27% en la campaña de cereza de Castellón

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

La Unió de Llauradors estima que la cosecha de cereza en la provincia de Castellón se verá reducida en un 27 % como consecuencia de la climatología adversa

La cereza es el cultivo más afectado por las condiciones climatológicas en los últimos meses. / ARCHIVO

La Unió de Llauradors estima que la cosecha de cereza en la provincia de Castellón, cuya campaña de recolección se inicia en las próximas semanas, se verá reducida en un 27 % como consecuencia de la climatología adversa y los productores castellonenses tendrán unas pérdidas cuantificadas de cerca de 500.000 euros.

Se trata, según han indicado fuentes de La Unió en un comunicado, del cultivo más afectado por las condiciones climatológicas adversas de los últimos meses, fundamentalmente por la falta de horas de frío necesarias durante el invierno pues en los meses de enero y febrero se alcanzaron temperaturas muy altas; así como también por el exceso de humedad durante el mes de marzo.

Este pasado mes ha habido lluvias, nieblas y días sin sol que han impedido el vuelo de las abejas y como consecuencia de ello un mal cuajado y una polinización defectuosa para el cerezo.

No obstante, la cereza que queda es de una gran calidad y los productores esperan compensar esta merma de cosecha con un mejor precio ante la menor oferta existente.

En la provincia de Castellón se cultiva el 21 % de la superficie autonómica de cereza; el Baix Maestrat con el 11 % y el Alto Palancia con el 4,9 % son las dos zonas productoras más importantes. En todas se detecta la falta de cuajado este año de la cereza.

Sobre la previsión de mano de obra para recolectar la cosecha no se detectan por el momento problemas de falta de personal en las zonas productoras castellonenses.

A menor cosecha prevista hay que sumar las medidas del Gobierno para flexibilizar la contratación de temporeros, lo que “sin duda minimizará los problemas”, añaden desde La Unió.

Sin embargo, piden “tener en cuenta las limitaciones existentes en materia de desplazamientos, la necesidad de incrementar las medidas de seguridad o posibles aspectos logísticos en el desarrollo de la campaña; circunstancias todas ellas que elevarán los costes de producción en una campaña de recolección bastante atípica”