Nace PDApp, el Grupo Operativo para reducir las pérdidas y el desperdicio alimentario

PAMPOLS
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HISPATEC

Según la FAO cada año se desperdician 1.300 millones de toneladas en toda la cadena alimentario, el 8% en el sector primario

basura comida

Se diseñará un servicio de apoyo para las empresas y agentes de este eslabón que les ayudará a prevenir las pérdidas

Valencia Fruits. Redacción.

El Grupo Operativo GO PDApp celebró su reunión de lanzamiento el día 8 de marzo, tras varios meses de trabajos preparatorios. El GO PDApp afronta uno de los principales retos actuales en la cadena alimentaria como son las pérdidas y el desperdicio alimentario, con múltiples consecuencias sociales, ambientales y económicas.

La FAO estima que el coste económico directo de pérdidas o productos desperdiciados a nivel mundial es 1.000 millones de euros por año en costes económicos, 700.000 millones de euros en costes ambientales y 900.000 millones de euros en costes sociales, para los 1.300 millones de toneladas de alimentos desperdiciados en toda la cadena alimentaria. De estas cifras, el sector primario es el responsable de cerca del 8%. En Europa, los datos más recientes apuntan a que un 20% de los alimentos producidos se acaban desperdiciando.

Su objetivo es reducir las pérdidas y el desperdicio alimentario (PDA) en el sector agrario, en particular del sector hortofrutícola, mediante herramientas digitales

Su objetivo es reducir las pérdidas y el desperdicio alimentario (PDA) en el sector agrario, en particular del sector hortofrutícola, mediante herramientas digitales. En concreto, se diseñará un servicio de apoyo a la decisión para las empresas y agentes de este eslabón que las ayudará a prevenir las PDA. Este servicio incluye el acompañamiento necesario para que puedan digitalizar su Plan de Prevención y Reducción de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, elemento que será obligatorio en el futuro.

También se trabajará en una herramienta digital que busca permitir el intercambio de los excedentes generados entre distintos agentes (industria transformadora, ONG receptoras de donaciones, personas ganaderas, fabricantes de piensos, etc.), garantizando la trazabilidad y el reporte de las PDA a las administraciones, que también se prevé obligatorio una vez aprobada la normativa estatal a este respecto. Además, se realizará un diagnóstico preciso de las pérdidas y el desperdicio alimentario en el sector hortofrutícola y se incidirá en la concienciación sobre la importancia de medir y reducir las PDA.

Estas propuestas se alinean a la perfección con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. La meta 12.3 busca, de aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha. Pero también se ajustan los objetivos transversales de la Estrategia de la Granja a la Mesa de la Unión Europea y a la futura Ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario, aprobada por el Consejo de Ministros en 2021, y en proceso legislativo en la actualidad.