Natural, biodegradable y reciclable: así es el envase de madera

FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
DIEGO MARTÍNEZ
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

¿Cuál es el material más sostenible para elaborar los envases del sector agroalimentario?

El futuro de la madera en el sector hortofrutícola es prometedor. / VF

Valencia Fruits. Redacción.

El envase o packaging forma una parte fundamental de los alimentos. Más cuando se trata del sector agrario, el transporte de las frutas y verduras, así como en el momento de su venta, muchas veces requiere de un envase que preserve las cualidades, frescura y estado de los productos. Son muchos los materiales utilizados, pero no todos son igual de respetuosos con el medio ambiente. Con el paso de los años y tras numerosos estudios, la madera ha salido a relucir como una de las mejores opciones. FEDEMCO explica algunos de ellos.

Larga vida gracias al reciclaje

La madera es el material más natural de todos los empleados para la fabricación de embalajes. Una materia prima 100% biodegradable y reciclable, respetuosa con el medioambiente.

El reciclaje de las cajas de madera es muy sencillo. Los envases se compactan a través de prensas separando las partes metálicas mediante electroimanes.

Una vez limpia, la madera se tritura o astilla. Tras este proceso, será usada como compost para agricultura o elaboración de tableros de aglomerado para muebles o construcción. ¡Incluso podrá servir como combustible en forma de pellets o briquetas de leña!

Huella de carbono negativa

En Europa, la superficie forestal crece 300.000 hectáreas al año. Los bosques cultivados para producir envases de madera contribuyen año tras año a este crecimiento.

Los sellos de calidad PEFC y FSC certifican que los envases de madera estén fabricados a partir de bosques y cultivos gestionados de forma sostenible. Entre otras muchas cosas, esto significa que por cada árbol aprovechado asumimos la plantación de uno nuevo.

Cada hectárea de bosque absorbe cerca de 20 toneladas de CO2 al año. De este modo, los bosques de silvicultura actúan como sumideros de carbono contribuyendo a evitar el cambio climático.

Mínima huella hídrica

La madera es un material ya existente en la naturaleza. Esto hace que el proceso de transformación en envase sea muy sencillo y consuma pocos recursos.

La huella hídrica es un indicador medioambiental que define el volumen total de agua dulce utilizado para fabricar un producto. En la fabricación de los embalajes de madera, la huella hídrica es mínima o inexistente.

Debido a la creciente escasez de agua a nivel mundial, la huella hídrica de los bienes de consumo está cobrando importancia. Adquirir productos con baja huella hídrica es elegir sostenibilidad.