Nuevos horizontes comerciales para el sector hortofrutícola

AgroFresh FRESCOS

Freshfel Europe está explorando una amplia gama de soluciones para acompañar a los productores, comerciantes y minoristas en este complejo entorno de mercado sin precedentes

La agitación internacional en los países vecinos de Europa del Este también está suscitando serias preocupaciones en cuanto a la estabilidad del mercado en la Unión Europea. / ARCHIVO

Valencia Fruits. Redacción.

El sector europeo de las frutas y hortalizas frescas está expuesto a unas condiciones comerciales sin precedentes como consecuencia de los efectos combinados del aumento de los costes tras la pandemia de la COVID-19 y la inestabilidad geopolítica en la parte oriental del continente europeo. Así, estos acontecimientos están reconfigurando por completo el entorno comercial mundial de los productos frescos.

Si bien el sector demostró ya su resistencia durante los dos años de la pandemia, la salida de la situación de alerta sanitaria provocó un aumento sin precedentes de los costes en toda la cadena de suministro, alcanzando un nivel insostenible para el sector. A esto hay que sumar que, a principios de enero, el sector se vio aún más afectado por el embargo de Bielorrusia, que fue el preludio de una guerra devastadora en Europa. Además, en los últimos meses y a medida que la economía se reanudaba tras la pandemia, el aumento de los costes de los insumos de producción, la energía y la logística se convertían en una preocupación prioritaria y afectaban seriamente a la competitividad de la producción. Esta es una de las preocupaciones dominantes, teniendo en cuenta que todavía se esperan más aumentos en los próximos meses con el estallido de la guerra, con nuevas subidas previstas, concretamente para la energía y los fertilizantes.

El delegado general de Freshfel Europe, Philippe Binard, comentó: “A principios de este mes, Freshfel Europe estimó que los costes crecientes de la producción aumentaron en el último año hasta 0,1 céntimos de euro por kg. Esta estimación incluye un amplio abanico de aumentos de los insumos de producción (productos fitosanitarios, fertilizantes), pero también de los palés, el transporte y los envases de consumo, los costes de infraestructura, la mano de obra y los servicios de consultoría, los bancos y los costes de los seguros. Para el sector de las frutas y hortalizas frescas, los efectos combinados de estos aumentos representan un coste adicional cercano a los 10.000 millones de euros al año. Además, los costes logísticos de la distribución local, del intercambio intracomunitario y del transporte marítimo o aéreo de larga distancia también aumentan considerablemente los costes de los productos. Freshfel Europe calcula que el coste adicional total de la logística en el sector europeo de los productos frescos se acerca a los 4.000 millones de euros. Esto no incluye otras consecuencias logísticas colaterales de los retrasos o simplemente la falta de disponibilidad de los contenedores, lo que hace que se pierdan oportunidades de negocio”. Según Freshfel Europe, el aumento de los costes continuará, dado que el estallido de la guerra repercute aún más en los costes de la energía.

Comercio

Por lo que respecta al comercio, el análisis de Freshfel Europe recuerda que, durante la última década, el sector de las frutas y hortalizas ha sido repetidamente rehén de las consecuencias de las disputas geopolíticas. Los destinos más importantes de la vecindad de la UE fueron suspendidos uno a uno: Rusia en 2014, Argelia en 2016, Bielorrusia en enero de 2022 y ahora Ucrania en febrero de 2022. Binard precisó que “para las frutas y hortalizas son más de 3.000 millones de euros de negocio los que están en juego cada año con estos embargos, un volumen de negocio que hay que reposicionar. En la actualidad, aunque las consecuencias del embargo ruso aún no se han asimilado del todo, la situación se ve agravada por los nuevos acontecimientos. Teniendo en cuenta las inversiones a largo plazo en los huertos y el proteccionismo en el acceso al mercado por parte de muchos países, el reto de reposicionar la producción en nuevas salidas al mercado es complejo, oportuno y costoso”.

El análisis de Freshfel Europe demuestra que mientras el sector de los productos frescos de la UE absorbe la mayor parte de la carga de estos embargos, varios destinos, entre los que se encuentran aliados en esta inestabilidad geopolítica como EEUU, Japón, Australia, Corea del Sur, Turquía o Perú, entre los que se encuentran países que disfrutan del Tratado de Libre Comercio de la UE, permanecen herméticamente cerrados para los productos frescos europeos, mientras que el acceso a destinos como México o Chile sigue siendo muy limitado y en condiciones excesivas. Más allá del acceso al mercado, también están en juego las perspectivas de exportación de todos los productos frescos europeos, dadas las actuales limitaciones logísticas, con escasez de contenedores y precios elevados.

Agitación internacional

La agitación internacional en los países vecinos de Europa del Este también está suscitando serias preocupaciones en cuanto a la estabilidad del mercado en la Unión Europea, lo que podría ejercer una mayor presión sobre los precios del mercado mientras los costes siguen aumentando. Binard explicó: “Mientras que el suministro de la UE ya estaba prohibido hace casi 10 años en Rusia, y luego en Bielorrusia y Ucrania, estos países seguían importando anualmente entre 8 y 9 millones de toneladas de frutas y hortalizas. Con la introducción de las sanciones y las restricciones bancarias, así como la suspensión del tráfico de los grandes portacontenedores, es probable que se anule la mayor parte del negocio internacional de productos frescos con estas regiones. La devaluación del 45% de los rublos y las incertidumbres económicas en Rusia harán que el negocio sea poco fiable e imprevisible para los terceros países que aún pretenden abastecer el mercado ruso. Por lo tanto, existe una importante preocupación por el desvío de volúmenes hacia Europa, inicialmente previsto para estos destinos orientales”.

Soluciones

Desde el punto de vista de Freshfel Europe y en aras de la estabilidad del mercado y de unos precios gratificantes, será importante que los volúmenes que lleguen a la UE sean los tradicionalmente previstos para las especificaciones de calidad europeas de los mercados destinados a relaciones comerciales bien establecidas. Los productos destinados al mercado europeo deben ir a destinatarios identificados del mercado con productos cultivados y etiquetados de acuerdo con las expectativas de seguridad y calidad de la UE y los requisitos de los clientes.

El poder adquisitivo de los consumidores europeos ya lo está notando el sector, ya que los consumidores se ven obligados a equilibrar cuidadosamente los presupuestos domésticos entre el aumento de las facturas de energía y el presupuesto para alimentación. Binard añadió: “En los últimos meses esto ya se ha traducido en una drástica desaceleración del consumo de productos frescos en toda Europa. En algunos Estados miembros, el consumo muestra ya un descenso de hasta el 10%. Esto es especialmente preocupante y el debate de la estrategia “de la granja a la mesa” fue dando expectativas para mover los hábitos alimenticios hacia una dieta más vegetal”. Desde la perspectiva de Freshfel, será importante que la Comisión active mecanismos de medidas excepcionales que incluyan un nuevo presupuesto de promoción y planes de retirada a través de las organizaciones de productores, que se destinarán a los refugiados.

Por consiguiente, en esta intrincada situación, Freshfel Europe, en nombre del sector europeo de las frutas y hortalizas, está explorando una amplia gama de soluciones para acompañar a los productores, comerciantes y minoristas en este complejo entorno de mercado sin precedentes. Stephan Weist, Presidente de Freshfel Europe, concluyó: “Freshfel Europe está bien situada para reconfigurar la perspectiva empresarial del sector y dar nuevas perspectivas y prioridades al sector en este entorno cambiante. Tenemos que encontrar un nuevo equilibrio que combine la competitividad y la estabilidad financiera de un sector esencial con el beneficio para el planeta y la salud de los ciudadanos, manteniendo al mismo tiempo el atractivo y la asequibilidad de los productos para los consumidores.” Y añadió: “Se trata de un gran reto, pero Freshfel Europe, con sus miembros, está bien posicionada para buscar soluciones a medida, tanto internamente en la cadena de suministro como externamente con las autoridades europeas”.