Panorama complicado para el sector de la remolacha

PAMPOLS
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HISPATEC

Asaja La Rioja convoca a los productores de remolacha para analizar el complicado panorama en el que se halla el sector debido a la bajada de precios

remolacha

Panorama complicado en el sector remolachero por la bajada de precios./ Archivo

La organización agraria ASAJA ha convocado a los productores riojanos de remolacha para analizar el “panorama muy complicado” en el que se encuentra por la bajada de precios anunciada por la empresa Azucarera.

Así lo ha explicado a EFE el secretario general de ARAJ-ASAJA, José Antonio Torrecilla, antes de reunirse con los productores pero después de mantener un encuentro con representantes de Azucarera, que hace días anunciaron la decisión unilateral de rebajar los precios que pagan a los agricultores.

Según ha detallado, la empresa ha decidido rebajar entre 6 y 7 euros el precio que abona por tonelada, lo que supondría unos 700 euros por hectárea de cultivo, lo que implicaría una pérdida de renta en la comunidad de alrededor de un millón de euros, dado que se han plantado de remolacha 1.350 hectáreas, distribuidas en 33 municipios de La Rioja Alta.

Estos municipios son los que principalmente nutren a la planta de Azucarera en Miranda de Ebro (Burgos) ya que, según los datos de esta organización, alrededor de un tercio de la remolacha de procesa allí es de La Rioja, mientras que el resto procede de parcelas de Álava, de Castilla León y Navarra.

La bajada de precios “deja en una situación muy delicada a un cultivo que ya de por sí tiene el precio muy ajustado”, ha admitido Torrecilla.

Esa situación podría deparar que “los agricultores optaran en la próxima siembra -a partir de febrero- por un cultivo con más beneficio; y eso conllevaría poner en peligro la supervivencia de la planta de Miranda de Ebro “si no tiene una masa crítica suficiente de remolacha para procesar”.

Ha lamentado que esta situación ocurra “en un momento en el que los agricultores han hecho grandes inversiones en maquinaria que solo sirve para este cultivo” e, incluso, “se han iniciado proyectos de investigación para mejorar el cultivo”.

La empresa, propiedad de un grupo británico, “toma esta decisión porque para ellos, según nos dicen, los precios son insostenibles” y “les van a provocar unas pérdidas de cuarenta millones de euros este año”.

Entre los motivos que les han explicado por los que ha llegado esta situación están “la bajada del azúcar en el mercado internacional, de 400 euros por tonelada a 320” debido a “un exceso de producción y a que mucho producto que se dedicaba a producir energía no se ha ido a ese destino por la bajada del petróleo”.

“Ha sido un poco la tormenta perfecta, se ha juntado todo”, ha reconocido Torrecilla, quien ha incidido en que “había un precio pactado con la empresa para la remolacha hasta 2020” pero “en el documento había una cláusula que ligaba esa cantidad a que no hubiera una bajada significativa del precio del azúcar”.

Cree que “en la situación en la que está la empresa es difícil pedirle que pague más” aunque “nos dicen que a partir de ahora confían en una subida del precio del azúcar” con lo que “quizás sería posible que si sube no nos den más (a los productores) a cambio de que ahora no la bajada no sea tan grande”.

También ha explicado que han reclamado un laudo arbitral por esta situación, del que esperan un resultado favorable, aunque, en cualquier caso ha pedido al sector que “no se tomen decisiones individuales, porque eso puede conducir a que se reduzca mucho la producción y la fábrica tenga que cerrar de todos modos”.

“Estamos en un momento en el que hace falta un esfuerzo de todos y dado que los agricultores ya lo están haciendo, ahora la empresa debería garantizar una remuneración para que se garantice la siembra de la próxima campaña”, ha concluido Torrecilla.